El blog d'en Joan Ferran

4.5.15








ESCRIBAS Y TERTULIANOS 



Sí, soy uno de esos tertulianos que taladran al oyente, o televidente, apareciendo en los medios de comunicación tanto privados como públicos. Practico la esgrima verbal y, de cuando en cuando, el exabrupto tolerado. Soy asiduo en un par de emisoras de radio y otras tantas de televisión. Opino con vehemencia de lo poco que se. Actúo con prudencia ante los temas que no domino. Callo y escucho ante lo que desconozco. 

 Dicen que la palabra tertulia proviene de Tertuliano, un padre de la Iglesia algo heterodoxo y amante de controversias teológicas, escritor prolífico y polemista, que allá por el siglo III de nuestra era dio que hablar. La historia nos cuenta que de tertulias ha habido muchas y de todo tipo: taurinas, deportivas, literarias, políticas… Algunas de ellas han llegado a ser famosas por haber congregado personajes ilustres y relevantes. De Valle-Inclán a Unamuno, Ortega y Gasset, Buñuel o Lorca entre muchos. Otras han dado renombre a más de un Café o ateneo… 

 En la actualidad son escasas las tertulias que cuentan con un elenco de intervinientes de la altura intelectual de los nombrados con anterioridad. Las televisiones y emisoras de radio de nuestros días prodigan los espacios de debate; cierto, pero son escasos los intervinientes de nivel. Seamos sinceros, la mayoría de los que acudimos a ellas no pasamos de ‘opinadores’ de todo y sobre todo. Las tertulias, si me permiten la expresión, se han espectacularizado. Eso sí, pueden generar corrientes de opinión –incluso fabricar lideres mediáticos- que preocupan seriamente tanto a gobiernos como a dirigentes políticos y agentes sociales. 
Sí señores, soy tertuliano de los que no cobran y me gusta polemizar con otras gentes que no ven el mundo como un servidor. Este ejercicio de esgrima verbal me parece mucho más higiénico, divertido y democrático que aquel que suelen practicar algunos escribas, de columna fija e intocable, en algún que otro medio de comunicación escrito de gran tirada. El tertuliano de a pie se enfrenta al chasco y a la contradicción en tiempo real; debe responder, y si cabe, debe encajar con elegancia. El escriba a sueldo fijo, en cambio, puede disertar y anatemizar sin temor a réplica inmediata. Su superioridad es siempre manifiesta, abusa de ella y pontifica sin miedo porque su columna está blindada y su patrón es potente; porque vive en una burbuja (algunos también de televisión) impenetrable, aséptica y sorda. Ya sabemos que el tertuliano del montón no es un Ortega, un Unamuno ni un Valle-Inclán. El que acude a los estudios de radio y televisión es un individuo atacable y vulnerable al instante. El escriba a sueldo con columna propia de un periódico de gran tirada es casi sagrado… y, si ríe las gracias del ‘establishment’, aún más. Si todo va bien le abrirán las puertas del cielo, tendrá un lugar entre los justos al llegar a Ítaca.

29.4.15








EL NACIONALISMO OMNÍVORO



La voracidad de los nacionalistas es inconmensurable.La reinterpretación sesgada que practican de la historia –con el objetivo de justificar su discurso del presente- roza el escándalo. A esta ceremonia del engaño y la confusión se han prestado un buen número de escribas a sueldo y un puñado de aficionados a la agit-prop independentista. Entre estos últimos prima lo emocional sobre el rigor científico, el sentimiento sobre el razonamiento. Ya lo advirtió en su día el catedrático de Historia Moderna, Ucelay Da Cal, cuando dijo:

 ‘Aquí parece que lo único que interesa es que se confirme lo que se tenía en la cabeza…Es necesaria una desideologización de la historia’. 

Pues bien, hace pocos días un buen amigo me hizo llegar el programa de unas jornadas de debate en las que se trazaba un paralelismo entre el movimiento libertario y el nacionalismo secesionista. Mi colega incluía en su nota una fotografía del evento en la que se mostraba una bandera estelada, supuestamente anarquista, en la que el triángulo azul era sustituido por otro en negro con una estrella roja de doce puntas en su interior. No me causó sorpresa. A veces he llegado a pensar que la espiral de silencio que impera en algunos ámbitos de este país nos ha hecho insensibles ante los dislates del nacionalismo. Aquí un hooligan organiza, con dinero público, un seminario que lleva por título ’España contra Cataluña’ y no pasa nada. Aquí se convierte una guerra de sucesión en una de secesión y tan tranquilos… El colmo del oportunismo histórico lo hemos observado recientemente en la interpretación, descontextualizada, de las ideas y palabras de diferentes líderes libertarios. A ojos de los hooligans nacionalistas aquellos próceres de la divina acracia fueron, en su época, soberanistas declarados. Nada más lejos de la realidad. Permítame, al respecto, que de la mano de la hemeroteca recupere un texto firmado por Joan Peiró. El escrito fue publicado en ‘Solidaridad Obrera’, el 5 de mayo de 1931 Considero que nos permitirá salir de dudas y desmontar el intento de instrumentalizar el movimiento libertario por parte de algún nacionalista sin escrúpulos. Bajo el título: ‘El Nacionalismo y la libertad de los pueblos’ la ‘Soli’ publicó:

 “La línea divisoria que separa el nacionalismo del federalismo y de la libertad basada en la solidaridad universal entre los pueblos, es el fundamento de los principios de la CNT frente el balbuceante separatismo catalán”

 Más adelante añadía:

 “La lengua, la cultura, las tradiciones y ni aun la diferencia de razas no son para nosotros motivo para dividir a los hombres con el artificio de las fronteras… y este delirio de grandezas y este egoísmo, sazonado con el fanatismo por las fronteras podrían un día poner en peligro el mínimo de libertades individuales y colectivas conquistado con el esfuerzo de todos.” 

Por si fuera poco Joan Peiró completaba sus ideas con unas palabras que permiten un cierto paralelismo con el momento político actual:

 “Yo declaro serenamente que en el ciudadano Francesc Macià veo a la ecuanimidad y el espíritu liberal personificados… pero al lado de Macià veo la tétrica sombra del nacionalismo que jamás ha dejado de conjugar con el sentido reaccionario de la vida política de los pueblos, y veo a grandes legiones de burgueses que giran alrededor del separatismo y semejan enormes buitres en espera de hincar el pico en el proletariado catalán. Así acaban todos los nacionalismos.” 

 A la vista de lo expuesto recomendaría a los escribas soberanistas un poco de rigor. Sé que el nacionalismo es omnívoro y desea devorarlo todo. Lo sé, pero ándense con cuidado. No todo es digerible. La bandera rojinegra se les puede indigestar. Es internacionalista, no entiende de patrias, ni de dioses, ni tribunos…

26.4.15

LA PASTELERÍA DE LA ANC








LA ANC Y EL FLAN 


Les pasa incluso a los clubs que juegan la Champions cuando empatan, pierden o ganan por la mínima al colista. A la jornada siguiente del campeonato su clientela esta desanimada y no consiguen llenar el estadio. A veces en el ámbito de las movilizaciones sociales no es raro contemplar como sindicatos, de los de toda la vida, sólo consiguen arrastrar a la manifestación del Primero de Mayo a cuadros sindicales “liberados” o a trabajadores que mantienen vivo un conflicto. Algo similar le ha sucedido a la ANC en su visita a la montaña de Montjuïc. Tras cerrar las puertas del Palau Sant Jordi -sin conseguir el pleno- esperaba llenar la anilla olímpica y no fue posible la hazaña. Eso sí, en el interior del recinto se prodigaban profesionales de la política, colaboradores y asesores varios ocupando risueños la platea… Son cosas que pasan.

 Creo que era Chicho Ibáñez Serrador, escritor y director de cine argentino, quien contaba que ‘los éxitos no enseñan nada y te llevan peligrosamente a repetirte’. No dudo de la capacidad movilizadora de la ANC. Sé que cuenta con el apoyo de muchas instituciones y medios de comunicación, pagados entre todos, que intentarán reflotar el famoso suflé. De acuerdo. Pero, a la vista de lo acontecido les invitaría a reflexionar sobre la cuestión. Sabemos que un considerable número de ciudadanos da su apoyo a la difusa hoja de ruta que preconizan, con música y letras distintas, tanto a Artur Mas como Oriol Junqueras. Mis respetos a esos ciudadanos. Ahora bien, conviene ser coherentes democráticamente, respetando también el pensamiento y las opciones políticas de aquellos que no comparten sus presupuestos. Muchos de nuestros conciudadanos desean votar en clave municipal este mes de mayo. Otros muchos desean hacerlo el 27S en clave estrictamente autonómica. Respetemos esos deseos que son derechos. La simplificación maniquea no es buena y crea confusión. No saber a ciencia cierta por qué i qué se está votando en unos comicios municipales es un despropósito mayúsculo y una falta de respeto tanto para los candidatos a alcalde como para los ciudadanos. Intentar trasformar unas elecciones autonómicas en otras plebiscitarias deviene un engaño de consecuencias imprevisibles.

 Conviene llamar a las cosas por su nombre. La obcecación de algunos y las prisas de otros nos pueden llevar a una sociedad donde nada sea lo que es. Eso rompe la cohesión social y deviene un peligro para el buen funcionamiento democrático. 
Algunos portavoces de la ANC, tras haber temblado como un flan en el Sant Jordi, tomaron la palabra e ironizaron sobre la salud del suflé. Hicieron buena aquella famosa frase de Konrad Adenauer que decía:
 ‘todos los órganos humanos se cansan alguna vez, salvo la lengua’.

25.4.15

25 DE ABRIL DE 1974 REVOLUCIÓN DE LOS CLAVELES EN PORTUGAL

20.4.15

UN LIBRO 'LIBRE' PARA SANT JORDI




Comentario de Miquel Escudero para El Heraldo de Aragón del libro 'Esperando a Noé entre el Diluvio y la independencia'

En el prólogo, Francesc de Carreras dice: "Político peculiar en estos tiempos –es culto, de sólida formación intelectual, escritura brillante y verbo afilado–, Ferran nunca ha buscado la comodidad del cargo sino que lo ha utilizado como instrumento para defender razonadamente sus ideas en el seno de su partido". 
Es cierto que Joan Ferran, histórico dirigente del partido socialista, se mueve contra cualquier abstracción e ideología que aleja al hombre de lo humano. Este espléndido ensayo analiza los meses previos al falso referéndum que se hizo en Cataluña el 9 de noviembre pasado, una corriente irracional que empujaba ‘sin remedio’. Y contrasta lo que se decía ahora con lo que hace 80 años se publicaba en el diario republicano ‘El Diluvio’; el lector se llevará sorpresas. Un ejercicio que tiene en el horizonte al mito de un personaje justo y bondadoso capaz de salvarnos del naufragio y conseguir la reconciliación. 
 Joan Ferran ve el nacionalismo como "el final de la política porque plantea que solo hay una forma ‘normal’, la suya, de ser miembro de una comunidad". Sólo piden el derecho a decidir su obsesión contagiosa, pero "no hacemos un referéndum sobre nuestros horarios, no votamos acerca de los recortes, no votamos acerca de la pérdida de poder adquisitivo". "Seamos sinceros de una puñetera vez. Europa no está para bromas secesionistas". 
Y Ferran sostiene que sólo restablecer "la validez del ciudadano solidario, hermano del resto de los hermanos, desatento a los mitos de la tribu, nos da alguna esperanza de cara al futuro

19.4.15

XAVIER TRIAS NO JUGA NET....








LAS TRAMPES DE XAVIER TRIAS

 El destí ha permès que les paraules Trias i trampes comencin amb les mateixes lletres. Sí, sota la falsa imatge d’un alcalde de Barcelona sense complexes s’amaga un polític no gaire “legal” amb les formes i poc respectuós amb les lleis. No ho dic jo; ho diu tota l’oposició i la Junta Electoral que han reaccionat en tromba davant l’incompliment per part de Trias de les indicacions de la Ley Orgánica de Régimen Electoral. 

Xavier Trias fa trampes quan inaugura sense poder inaugurar, quan passeja tallant cintes dels equipaments i serveis que el seu equip de campanya li prepara. Un servidor de vostès no parlarà de les converses entre el pequeño Nicolás i Javier de la Rosa. No, prou empastifat està el país com per que encara burxem més a la ferida. Xavier Trias sabrà si li convé donar explicacions al respecte. Tan sols comentaré que les trampes del candidat convergent d’avui no són noves. Les hemeroteques en poden donar fe. 

Fa pocs dies un bon amic periodista em recordava una vella campanya electoral en la que l’actual alcalde apareixia en un anunci duent una poma a la mà. Xavier Trias es presentava a la ciutadania vestit amb bata blanca de metge en actiu, duent al coll un fonendoscopi i recorrent la ciutat amb la fruita a les mans. Aquell candidat repartia pomes vermelles i llustroses com les del compte de la Blancaneus però... Ai! Poc temps després la Comissió d’Investigació Parlamentària del Cas Palau va preguntar un munt de cops si uns diners destinats al foment de la cultura havien estat emprats per CDC per pagar la campanya de la poma i del seu embolcall.
 Ja ho veuen, fa tan de temps que Trias i Trampes comencen igual que a la Junta Electoral li ha estat molt fàcil emetre una opinió condemnatòria.

14.4.15

LIBROS LIBRES PARA UN 23 DE ABRIL......



DIALOGO CON 'F' MAYUSCULA


Fidalgo – Tu 'esperas a Noé' y servidor está por 'el me gusta Catalunya, me gusta España'. ¿Quién está menos cuerdo de los dos?

 Ferran – Amigo Fidalgo, los dos estamos cuerdos, los que no lo están son los que quieren dividir la sociedad catalana en un momento difícil, de crisis económica, en el que el Gobierno de Artur Mas y sus aliados debería haber volcado todos los recursos en paliar las dificultades de los que peor lo están pasando, y lo que ha hecho es tapar una política de recortes sociales envolviéndose con la bandera. 

 Fidalgo – Una de las entrevistas que hice para mi libro que me sorprendió fue la de Tomás Guasch, porque con el resto de protagonistas más o menos conocía su postura política. Pero de un periodista deportivo como él, que se ha hecho famoso por su retranca, fascina su teoría del sentido común, como clama por la convivencia entre todos simplemente por lo que es obvio: porque hay muchos lazos que nos unen a todos los españoles y porque juntos nos va a ir mejor para salir de la crisis. Que está en sintonía con lo que dices: gastar en lo que toca, para ayudar a la gente, y no malgastar los escasos recursos públicos. 

 Ferran – Ya no es un tema partidista, es un tema de humanidad. Cuando hay tanta necesidad, la prioridad es solucionar los problemas, no crear otros que los agraven. 

 Fidalgo – Queda claro en tu libro que no hemos avanzado nada en ochenta años y que ese mal que denuncias ya se vivió durante la Segunda República. Algunos de los pasajes que citas del diario El Diluvio publicados en los años treinta se podrían aplicar a la Cataluña del 2015. 

Ferran – Es que a veces sorprende lo poco que aprenden los pueblos. 

 Fidalgo – "A nada provechoso ha de conducir el mantenimiento del estado de excitación del que se aprovechen, así los enemigos de la República, como los de la autonomía, para hacernos antipáticos y hasta repulsivos al resto de España". Publicado en octubre de 1934. Y a continuación, una reflexión tuya: "Se echa a faltar un Noé capaz de crear un arca milagrosa que nos permita flotar y salir del caos político, intelectual y moral en que estamos inmersos". 

Ferran – Me gustó el juego de palabras entre el nombre de un diario, El Diluvio, federalista, progresista, con el que me siento identificado y que incluso tiene pasajes que me emocionan, con el de un Noé que nos pudiera sacar del marasmo que vive la Cataluña actual. 

 Fidalgo - Es un juego que practicas durante todo el libro. 

 Ferran – Porque realmente hace falta algo o alguien que tenga la claridad de visión para cerrar la fractura social que se está creando en Cataluña, fruto de no aceptar la pluralidad del país. El nacionalismo sería democrático si se considerara a sí mismo una opción más. 

 Fidalgo – Pero eso es imposible, se consideran la fe verdadera, fuera de su patriotismo no hay salvación. 

 Ferran – De ahí que clame por un 'Noé' que nos lleve a un entendimiento. La exigencia indispensable que para ser ciudadano de primera se acepte la nacionalidad no es aceptable desde un punto de vista democrático. Definirse como "no nacionalista" es inaceptable para la lógica del 'buen patriota' cuyo único afán es la independencia de Cataluña y odia lo español. 

Fidalgo – Tú podrías hablar mucho de ello. Y Juan Carlos Girauta. O José Miguel Villarroya. O Jordi Cañas... 

 Ferran – O Dani Sirera, porque todos los que has citado hemos vivido situaciones desagradables y hemos sido increpados en la vía pública por no pensar como los nacionalistas, pero a Sirera le hicieron lo mismo cuando iba por la calle con un niño de tres años, y le cogieron por el cuello. Esta violencia latente es lo que hace inadmisible lo que ellos denominan 'proceso'. 

Fidalgo – Hablas de muchos tipos de violencia... 

 Ferran – Es que la violencia no solo es física o verbal. Es que no te puedas ganar la vida como periodista porque no encuentras trabajo en los medios por no defender la independencia de Cataluña. Es no poder expresar tus opiniones en la televisión pública por no ser nacionalista. O es ir a TV3 y que te pongan cuatro tertulianos contra uno. O que no puedas conseguir una plaza en la universidad por no tener la ideología 'adecuada'. 

 Fidalgo – Girauta, en la entrevista que le hice en mi libro, es muy claro. Él tiene claro que el gran responsable es Artur Mas, porque a un tipo con pinta de hooligan es difícil que nadie le tome en serio, pero Mas, con su pinta de persona respetable legitima unos comportamientos que rayan lo condenable. 

 Ferran – Deja que te lea este párrafo: "La estrechez de miras, el desconocimiento absoluto de la misión que corresponde a Cataluña en España son defectos de los dirigentes de nuestro Gobierno autónomo".

 Fidalgo – Parece que hablas de Mas... 

 Ferran – Sigo: "Esas faltas exigen completa reparación. Doloroso es lo sucedido pero puede enmendarse y a ello deben tender todos los esfuerzos del pueblo catalán. Y, en esta hora solemne de nuestra historia, lo que ante todo y sobre todo procede antes de emprender la nueva senda es devolver al país el sosiego, la paz perturbada por unos equivocados en un absurdo instante de obcecación". El Diluvio. 1934. Es tan real que sorprende.

 Fidalgo – Lástima que Quico Homs no leyera El Diluvio. Aunque me temo que prefiere las obras completas de Mikimoto. O de Toni Soler.

 Ferran – De todas maneras, por mucho que los dos que citas hayan montado a sueldo de CiU un Tricentenario que es una pura manipulación histórica, no han conseguido su objetivo. 

Fidalgo – Supongo que hablas del fiasco del 9N. 

 Ferran – Exacto, tras el bombardeo mediático que han hecho durante dos años, a pesar de unos fastos del aniversario de 1714 que fueron pura propagada, solo fueron a votar el treinta por ciento del censo. Los números no les salen, de ahí todo este vodevil que estamos viviendo, en el que cada tres meses acuerdan una nueva hoja de ruta independentista. 

 Fidalgo – A mí me fascina más la productividad constitucional de los independentistas. A la que nos descuidemos tendremos sobre la mesa una docena de textos diferentes para regir la futura República de Ítaca. 

 Ferran – De todas maneras no es para tomárselo todo a broma. Hay muchos independentistas de buena fe en Cataluña, y aunque no comparto sus ideas, tienen mi respeto. 

 Fidalgo – Faltaría más, yo también tengo amigos 'indepes', a los que les respeto sus ideas, siempre que también respeten las mías. Pero los que se dedican a parir constituciones como churros están en otra cosa. Están en la 'fiesta', y todos sacan algo de ello por su adhesión a la patria. Mira el caso de Santiago Vidal, un 'juez' que no ha empatado con nadie, y que lo han encumbrado como un mártir de la nueva Cataluña. Para 'mártires' los niños que estudian en barracones, o los pacientes que se amontonan en los pasillos de urgencias, mientras no falta dinero para las fiestecitas nacionalistas. O para TV3. O para los medios de comunicación privados que se ha apuntado a la 'causa'. 

 Ferran – Yo los llamo 'escribas a sueldo'.

 Fidalgo – Recuerdo como citaste a Francesc-Marc Álvaro en la presentación de tu libro. 

Ferran- Entre otros, han hecho mucho daño actuando no como opinadores libres, sino como transmisores de las consignas del poder.

 Fidalgo – Es que convencer a centenares de miles de catalanes, en poco más de un año, de las bondades de la independencia requería apretar el acelerador. Aunque lo más vergonzoso que recuerdo fueron algunas encuestas del Centro de Estudios de Opinión de la Generalidad (CEO) que eran un puro delirio.

 Ferran – Al menos algunos de los promotores de este proceso se han leído a Gramsci, o eso parece, porque han aumentado su hegemonía social y cultural gracias al papel que han jugado determinados medios de comunicación, que han difundido el credo independentista sin tapujos.  

Fidalgo - ¿Sigues pensando que esto se arregla con una República Federal, como me dijiste en la entrevista en 'Me gusta Catalunya, me gusta España'? 

 Ferran – Ya sabes que soy republicano, por razones ideológicas y sentimentales, por todo lo que significó de avance social la Segunda República. Pero de momento me conformo con una España federal, en el que la lealtad entre todas las partes nos permita convivir. Lo de la República ya llegará si todos los pueblos de España la quieren. 

 Fidalgo – Lo de "pueblos" me parece una concesión. Pueblo hay uno, el español, que está compuesto por diversas sensibilidades y por diversas culturas. Pero la batalla del lenguaje es sumamente compleja.

 Ferran – Yo no lo considero una concesión, realmente creo que España es plurinacional, y que todas las naciones que la componen podemos llegar a un acuerdo de convivencia, porque hay muchos lazos que nos unen, de todo tipo, sentimentales, históricos, económicos... 

 Fidalgo – Te entiendo y te respeto... pero una constante en las entrevistas que hice es como los nacionalistas nos han conseguido imponer sus términos, y estoy de acuerdo con ellos. Por eso prefiero simplificar. Nación hay una, España, y Cataluña en todo caso es una comunidad que reúne gente con una cultura diferente, pero integrada dentro de la cultura española. Y para mí "pueblo" y "nación" es lo mismo. Pero ya firmo ahora mismo tu visión si conseguimos llegar a un acuerdo para los próximos cien años. 

 Ferran – En eso estamos. Ahora el PSC tiene claro, con Miquel Iceta al frente, que hemos de apostar por una España federal, que es la mejor solución para conseguir el encaje territorial del Estado. 

 Fidalgo – Al menos tenéis un proyecto firme ahora. O eso parece. Me encantó cuando dijiste en un acto hace unas semanas, delante de la plana mayor del PSC, que la ambigüedad mata los proyectos políticos. Eso te da una credibilidad brutal. 

 Ferran – En el PSC siempre me han permitido decir lo que pienso. Recuerda que mi denuncia pública de la 'costra nacionalista' de TV3 y Catalunya Ràdio la dije cuando estábamos en el Gobierno catalán. 

 Fidalgo – Ya te dije que te respeto. Porque esas cosas se acostumbran a decir cuando mandan otros. 

 Ferran – Veo que le das muchas vueltas a lo que yo pienso... 

Fidalgo mójate, ¿tú como saldrías de ésta?

 Fidalgo – Lo primero es plantarnos y decirles a los nacionalistas que se acabó la fiesta. Que la ley se ha de cumplir en Cataluña, que esto no es el Far West. Y una vez restaurada la legalidad, todo puede valer. Si consiguen articular o sumar mayorías en el Congreso de los Diputados que les den más competencias, será justo. Pero respetando la soberanía nacional de todos los españoles, nada de "la legalidad española no nos sirve, porque somos un pueblo diferente". Todo acuerdo pasa por el acuerdo de las Cortes, no me sirve estas soluciones del "con 68 diputados del Parlament nos montamos una DUI porque hemos salido setecientos mil personas a la calle y nuestra propaganda ha vendido que somos dos millones". 

Ç Ferran – Veo que te va el choque de trenes. 

 Fidalgo – De esta solo saldremos dialogando, pero hay que marcar una raya: la ley es igual para todos. Y a los nacionalistas les va la ley del embudo. Primero, respeto a las normas que se han aprobado democráticamente y aceptar las reglas del juego. Luego hablamos e intentamos llegar a un acuerdo. 

 Ferran – El Estatuto se aprobó democráticamente no solo en el Parlamento catalán, también se hizo en las Cortes Generales y fue refrendado por los catalanes.

 Fidalgo – Ese fue el error. Que se aprobó conscientemente algo que se sabía que era inconstitucional. De esos lodos nacen estos barros. Por supuesto la postura oportunista de Rajoy no ha ayudado en nada, pero es que al leer el texto se veía claramente que el Tribunal Constitucional lo recortaría si alguien recurría. 

Ferran – Pero que un tribunal enmiende un texto refrendado por el electorado catalán es una situación que es fácilmente transformable en una afrenta. 

 Fidalgo – Tenía que haber sido al revés, antes del referéndum el Tribunal Constitucional tenía que haber resuelto los posibles recursos, para que los catalanes refrendaran un texto que no fuera inconstitucional. Pero la chapuza también forma parte de la 'marca España'... 

 Ferran – De todas maneras ahora es el momento de buscar soluciones. Y una República Federal, con un Senado con capacidad decisoria real sobre los temas territoriales, que no sea una cámara ornamental, con una Constitución que reconociera y respetara de manera efectiva las diferentes culturas y lenguas que hay en España, sería un buen punto de partida.

 Fidalgo – Ya te digo que si es por cien años te lo firmo ya. Pero me temo que un acuerdo así los nacionalistas se lo saltarían al día siguiente de que se aprobara. 

 Ferran – Pero si somos más los que estamos por respetar el acuerdo, al final en democracia las mayorías se imponen. 

 Fidalgo – No sé si al final arreglaremos esto, así que iremos a las pequeñas cosas. Te deseo un pre-Sant Jordi y un Sant Jordi lo mejor posible. Que vender libros en este país cuesta mucho... 

 Ferran – Así sea, e igualmente... Aunque me temo que cuando dices "país" no te refieres a Cataluña... 

 Fidalgo – Que más da... mientras un 'diluvio' se lleve a los oportunistas que solo buscan la división, ya me da igual como quieras llamar a España, o a Cataluña. 

 Ferran - ¡Brindo por ese 'diluvio'!

Entrevista publicada en  www.cronicaglobal.com

13.4.15

EDUARDO GALEANO ....



EN MEMORIA DE EDUARDO GALEANO






Los fantasmas de todas las revoluciones estranguladas o traicionadas a lo largo de la torturada historia latinoamericana se asoman en las nuevas experiencias, así como los tiempos presentes habían sido presentidos y engendrados por las contradicciones del pasado. La historia es un profeta con la mirada vuelta hacia atrás: por lo que fue, y contra lo que fue, anuncia lo que será… 
Las venas abiertas de América latina

Eduardo Galeano

12.4.15

MACHADO - HIMNO DE LA REPUBLICA ESPAÑOLA

ANGEL ROS, ALCADE DE LLEIDA, I L' ANC








ROS I L’ANC



 Diu el refrany que “qui no vulgui pols que no vagi a l’era”. El beneït de l’Àngel Ros no sols ha volgut anar a l’era si no que també volia gra i és clar... 
L’assemblea de l’ANC que s’ha celebrat a la capital del Segrià l’ha rebut amb una forta esbroncada amb crits de botifler, botifler...! Pobre Àngel! El món és injust. Que això li passi a ell que ha estat a can PSC un dels caps visibles del mal anomenat sector catalanista no és de rebut. 

Però permetin-me que fili prim. Aquesta esbroncada a l’alcalde de Lleida no és una anècdota. No és el primer cop que succeeix una cosa així. Fa poques setmanes els representants del PSC i d’IC que assitien a l’Auditori de Girona a un acte d’homenatge al jutge Santiago Vidal, també varen ser escridassats. On anirem a parar? Un servidor de vostès no sap si el suflé independentista puja o baixa; ni si l’Avinguda Meridiana s’omplirà fins a Montcada o no. Tant se me’n dona. El que sí observo són molts nervis i desconcert entre els padrins del “Procés” i els cabdills dels partits anomenats sobiranistes. Tots sabem que la gira americana del President ha estat un fracàs, que Europa no compra secessionisme, que la llista unitària de Mas és una utopia i que la ciutadania comença a estar farta d’embolics, full de ruta i afers Pujol.
 No dubto que -amb l’inestimable ajut de la ràdio i televisió públiques- la temperatura política del país pujarà malgrat l’avís empresarial de que això de fer soroll i victimisme no ens convé. Ens esperen uns mesos tensos i un estiu, sens dubte, monotemàtic a l’espera del 27S. Que hi farem! Paciència.
 Els vaticino que les bronques i les escridassades sovintejaran. Les paraules gruixudes també i els greuges reals o ficticis no faltaran a casa nostra. Això sí, al vell mig d’aquesta atmosfera més d’un quedarà “retratat”. Aquest cap de setmana li ha tocat el torn a una ANC nerviosa i necessitada de mostrar múscul. Demà...

6.4.15

SOBRE EL FUTURO DE LOS PARTIDOS....





LA FORMA DEL AGUA



 Lo confieso, para este artículo he tomado prestado el título de una famosa novela de Andrea Camilleri. Sin embargo no  escribiremos hoy sobre las cálidas noches sicilianas, ni sobre las aguas azul turquesa en las que suele solazarse el comisario Montalbano. No. Tan solo repasaremos aquellas lecciones de la infancia en las que los maestros nos contaban algo tan obvio como que el agua puede adoptar todas las formas posibles. El agua tiene la virtud de tomar la forma del recipiente que la contiene, del espacio físico donde se encuentra. Incluso, si me apuran, de manifestarse también en forma sólida o gaseosa. 

Cuenta el diario El País, basándose en encuestas del CIS, análisis y entrevistas, que la gente joven española abandona los partidos clásicos para lanzarse a los brazos de otros emergentes. Léanse Podemos o Ciudadanos. En el ámbito catalán también es relevante el eco que obtiene entre la juventud un cierto soberanismo difuso que no entiende ni se plantea cuestiones de “clase” si no tan solo identitarias. Algunos hablan de fin de época, de seísmos políticos capaces de romper las dinámicas instaladas desde los tiempos de la transición. Quizás sí, no lo discuto. Es más, confieso sentir cierta simpatía cuando contemplo como se desmoronan algunas de las liturgias oficiadas por oxidados popes. Aunque algún amigo mío pueda molestarse permítanme que, todo ello, no me preocupe excesivamente. Los nuevos escenarios que se avecinan, sí llevan en sus genes elementos de progreso, no me inquietan lo más mínimo. Dicen los del CIS que además de la corrupción y la crisis las nuevas generaciones están preocupadas, sobre todo, por el futuro y los derechos individuales y que, como consecuencia de ello, su desentendimiento de los grandes partidos va a repercutir en las urnas. Veremos. A un servidor de ustedes lo único que lo sumiría en una profunda congoja sería contemplar a esas nuevas formas emergentes adoptar un pensamiento individualista, conservador, insolidario o antidemocrático. Sin embargo, si lo emergente tiene como divisa el “aggiornamento” de la lucha por los derechos sociales y democráticos, ningún problema.

 Lo dicho: el pensamiento democrático y progresista, al igual que el agua, puede adoptar mil formas… Lo importante es que exista.

22.3.15

LAS CLAVES LAS TIENE COLLBONI





¡QUE VIENEN LAS ‘MUNICIPALES’!



A escasas semanas de unas elecciones municipales, aún con la resaca de los resultados andaluces, todo bulle en los cuarteles generales de las distintas candidaturas en liza. Se prodigan los actos públicos de los partidos, las convenciones y las declaraciones de principios. Algunos -como el alcalde Xavier Trias, sin ir mar lejos- incluso se aventuran a prometer futuros perfectos en arcadias felices cuando han sido incapaces de gobernar la cotidianidad con criterio y autoridad. Pero la vida es así, qué le vamos a hacer. Artículos de prensa tendenciosos no faltan; tampoco discos solicitados y alguna que otra protesta vecinal...
 
Pues bien, a lo largo de los últimos días también ha sido noticia la política de fichajes para acompañar en las papeletas de votación a los cabezas de lista. El anuncio, a bombo y platillo, de la incorporación a esas candidaturas de personajes procedentes del mundo de la farándula ha dado que hablar. Poco importa el brillo y la idoneidad de estos comediantes. Sus padrinos han optado por la táctica del espectáculo y ahí están. Olvidan que en política, a la corta o a la larga, aquel que se disfraza y finge ser quien no es corre peligro de desorientar a amigos y conocidos.
 
El combate por la alcaldía de Barcelona no ha hecho más que comenzar. Todo el mundo sabe que su trascendencia va más allá del ámbito de la ciudad condal. Algunas de las viejas e históricas marcas que aspiraban a gobernar la ciudad se han difuminado con el paso del tiempo y los avatares de la historia. Pienso, por ejemplo, en la buena gente de IC que compartió durante muchos años proyecto de ciudad con el PSC y hoy son como un azucarillo que se diluye en un magma de difícil catalogación ideológica. Pienso también en aquellos republicanos activos, de sólida cultura municipalista, que se han visto desplazados por predicadores de un culto legítimo pero extraño a las inquietudes de la ciudad. Y, ¡Cómo no! Reconozco la sempiterna existencia de uno de los Fernández Díaz, cual esfinge imperturbable ante el paso del tiempo, pugnando de nuevo por un puñado de votos ciudadanos… Unos cantan su vieja canción de siempre, otros desertan de ser quienes fueron mientras terceros piden paso con altanería.
 
  Pues bien, ante los oportunistas que pretenden heredar las mieles de tiempos pretéritos para justificar su discurso presuntuoso, permítanme una afirmación categórica: El candidato a la alcaldía de Barcelona que posee las claves del relato de los mejores años de la ciudad y forma parte de su árbol genealógico tiene nombre. Se llama Jaume Collboni.

17.3.15

ENSEÑANZAS DE LOS CLASICOS






SÓCRATES Y LA TROIKA



Eric Toussaint (CADTM)

En La República, Platón (1) relata un diálogo entre Sócrates (2) y un rico ateniense. Ante la afirmación del hombre rico que decía que siempre se tenían que pagar las deudas, Sócrates refutó ese argumento con el siguiente ejemplo:
 «Un hombre te presta su espada, pero luego se vuelve un loco furioso, y te busca para que le devuelvas la espada. Con justa razón, esa espada no se la puedes devolver y por ende, tampoco el préstamo».
Casi 2.400 años más tarde, la Troika (que evita desde ahora utilizar ese nombre puesto que es sinónimo de ilegitimidad) ha prestado una espada de cerca de 240.000 millones de euros acompañada de un «plan de rescate» o «memorándum». Los miembros de la Troika se volvieron locos furiosos de la austeridad, de las privatizaciones y también de las violaciones de los derechos económicos y sociales.
 Siguiendo la enseñanza de Sócrates, sería deseable que el gobierno griego y el pueblo griego rechacen el pago del préstamo ligado a esa espada, utilizada para trocear los derechos democráticos y sociales así como la dignidad y la soberanía populares.
 
Notas 1) El filósofo griego Platón nació en Atenas en -428 o -427 y murió en -348 o -347.
2) Sócrates es un filósofo griego del siglo v a. C. (nacido hacia -470 o -469 a . C., condenado a muerte y ejecutado en el -399)
Publicado por ATTAC en 'Grano de Arena'

11.3.15

POTSER DONEM LA NOTA?








SOBRE LA DEVALUACIÓ DEL PARLAMENT



No serà un servidor de vostès qui critiqui  la indumentària dels senyors i senyores diputats del Parlament de Catalunya. Diuen que cadascú vesteix com vol i el bon -o mal- gust el podem trobar tant en les samarretes arnoses com en els models més exclusius. No opinaré al respecte malgrat pensar que, al pas que anem, no trigarem gaire en veure com xancletes de tires primetes, anomenades ‘bahianes’, fan acte de presència a l’hemicicle català. Tampoc penso rememorar els suggeriments del president Josep Tarradellas adreçats a alguns diputats quan considerava que no acudien a la cambra vestits ‘com il faut’. No ho faré per que qualsevol comentari al respecte esdevé susceptible de interpretacions malicioses.

Permeti’m, no obstant, que posi per escrit un munt de sensacions que em ronden pel cap de forma reiterada. Tinc la impressió que el parlament català s’està devaluant a marxes forçades. No jugaré a la nostàlgia ni diré que qualsevol temps passat fou millor. Tampoc argüiré que els polítics d’abans eren grans oradors i el actuals no tant; ni que aquells tenien fusta d’estadistes i els d’ara només són engranatges dins un partit. No, no cal que un modest articulista digui res. En una època en que les imatges de televisió arriben a qualsevol indret només cal contemplar uns minuts els interrogatoris als membres del clan Pujol, o escoltar la retòrica farfallosa d’alguns diputats o consellers per percebre la decadència parlamentaria. I aquesta decadència, amics meus, es polièdrica. Darrerament s’ha manifestat, per exemple, tant en la ineficàcia de les comissions d’investigació, com en els continguts o les formes de les mateixes.
No s’hi val a centrifugar les culpes únicament sobre el clan dels Pujol. Els interrogatoris, la posada en escena, la buidor de les preguntes, “l’atrezzo”, la comèdia dels convergents amb reflexions de plastilina... Ha estat, tot plegat, una òpera bufa condemnada -a priori- a esdevenir inútil.
  S’acosta un període electoral. No sabem si la broma decadent continuarà o no però la sensació que quelcom s’ha devaluat a la cambra catalana hi és. Seran els actors? Seran les formes? Seran els continguts? Qui lo sa?

6.3.15

ENTREVISTA EN CRONICA GLOBAL....'ESPERAND A NOÉ....










Joan Ferran:

"Los independentistas están quebrando la convivencia en Cataluña" El ex diputado autonómico del PSC Joan Ferran presenta el 9 de marzo en el Ateneu Popular Cerdà su último libro, 'Esperando a Noé. Entre el diluvio y la independencia'. El autor compara la situación política de la Cataluña del bienio negro republicano con la actual a partir de una serie de textos publicados hace ochenta años en el diario El Diluvio. El ex dirigente socialista concluye que la sociedad catalana se encuentra en un bucle en el que los temas identitarios y territoriales se repiten.
Sergio Fidalgo

   ¿Por qué un independentista debería ir a una librería y comprar su libro?
 
Es una obra respetuosa con sus creencias, y me parece bien que las tenga porque respeto cualquier ideología que se exprese por métodos cívicos y democráticos, pero deberían pensar que hay una parte considerable de ciudadanos de Cataluña que han vivido estos cuarenta meses como los vivo yo, pero que no han tenido la oportunidad de expresarse como yo la he tenido, o mediante un libro o con intervenciones en los medios de comunicación. Sería una manera que se pusieran en la piel de los que no queremos la independencia, de los que estamos hartos de esta situación, que no lo vemos y estamos preocupando por cómo va a acabar Cataluña. Gente que merece el mismo respeto que los independentistas pero que no tienen acceso a una televisión pública ni a la mayoría de medios privados del país, porque son ciudadanos de a pie.
¿Y un no independentista?
Porque se han de armar de argumentos para romper las falacias, los mitos, esta interpretación de la historia hecha en base a una ideología nacionalista. Hay que empezar a contar de verdad lo que fue el 1714, y no lo que se ha relatado en los actos del Tricentenario. O que la Guerra Civil fue una contienda entre constitucionalistas y los que no lo eran, no un combate entre España contra Cataluña como pretende Jaume Sobrequés. No puede ser que en un país se prime a los que piensan de determinada forma en detrimento de los otros, no se puede insultar por la calle a nadie, no puede pasar lo que ha pasado en el carnaval de Solsona... Esto es lo que hay que decir, que hay que vivir en paz y que todo el mundo puede pensar lo que quiera pero nadie tiene derecho a imponer a nadie nada. ¿Cuál es el mensaje del libro?
Partiendo de la excusa de que el protagonista, que es el que publica sus reflexiones en el libro, encuentra un pliego de viejos ejemplares del periódico El Diluvio de la época de la Segunda República...
¿El Diluvio?
Era un diario de gran tirada, competía con La Vanguardia, era progresista y republicano, salvando las distancias sería como El Periódico de nuestros días. A partir de este descubrimiento hace un paralelismo entre los problemas que la sociedad catalana y española discutía en 1932, 1933 y 1934, y el seguimiento del llamado procés de los años 2012, 2013 y 2014. Dos épocas muy diferentes... No tanto si nos atenemos a las cuestiones en discusión. Casualidades de la vida, los temas son redundantes. Hace ochenta años se debatía lo mismo que ahora. Sobre el Once de septiembre, el encaje de Cataluña en España, la autonomía o los hechos de Octubre de 1934 en los que se produjo la Declaración Unilateral de Independencia. Recordemos que en este año se produjo la proclamación del Estado Catalán dentro de la República Federal Española y el encarcelamiento del presidente Companys, y en 2014 lo que se ha producido es una desobediencia manifiesta del orden constitucional. En espacios distintos hay situaciones similares porque las temáticas son redundantes. Y El Diluvio sirve de referencia...
Exacto, esos recortes muestran cómo en aquellos tiempos la prensa discutía cosas muy similares a las de ahora y catalogaba a sus gobernantes de una manera muy parecida. Conociendo su capacidad para sacar punta a las cosas, seguro que hay algo más que una simple comparación entre épocas. El libro tiene una segunda intención muy clara, que es mostrar que se ha llegado a una situación en la que el autor se preocupa muchísimo porque en Cataluña se está avanzando hacia una posible ruptura de la cohesión social, de que la sociedad se parta en dos, los que estarían por un proceso independentista y los que no lo están. Y le preocupa porque Cataluña siempre ha sido un ejemplo de conllevancia, como decía Ortega, entre unos y otros. Con esta gente, refiriéndome a los que defienden la secesión, se está produciendo una quiebra de la convivencia.
¿Qué otras cuestiones se tratan?
Otro tema que se toca es cómo las nuevas élites catalanas que han mandado durante muchos años, como Convergència i Unió, se han envuelto en la bandera del independentismo para perpetuarse en el poder político, social y económico. Quieren capitanear la secesión porque quieren seguir mandando. Y uno de los problemas que denuncia el libro es cómo a través de las estructuras de la Generalidad, de sus medios de comunicación, de las subvenciones a los medios privados se ha generado un cierto adoctrinamiento respecto a la ideología independentista y los planteamientos nacionalistas.
Entonces la prensa catalana no quedará en muy buen lugar…
El libro critica con fiereza a la televisión pública catalana y a la legión de escribas y tertulianos que han abrazado la nueva fe, la fe del nacionalismo independentista. Sin olvidarse de aquellas personas que se han desplazado de unas posiciones políticas iniciales de una forma súbita. Eso suena a un mensaje para el conseller Mascarell. Entiendo que la gente pueda evolucionar políticamente, pero eso lleva un tiempo. Lo que no se entiende es la conversión inmediata de un credo al otro en espacio de dos o tres días como ocurrió con el caso citado. O como se vio venir con el señor Ernest Maragall, o como ha sucedido con algunos ex consejeros de la época del tripartito, que toda la vida habían sido socialistas y federalistas y que paulatinamente, a distintas velocidades, han ido abrazando el credo independentista-soberanista.
¿Montserrat Tura, por ejemplo?
Montse Tura es una de ellas, que ha radicalizado sus posiciones, Marina Geli... Otros están en una situación más difusa pero no exenta de algún ribete extraño, como Quim Nadal, que quizás no se ha manifestado de una forma tan clara, pero sí que ha adoptado una posición distante de lo que acordó el PSC.
La izquierda en Cataluña parece desdibujada…
Es que otro de los elementos que el libro plantea de fondo es cómo la izquierda en general, en la que incluyo no solo al Partido Socialista, sino a gente que en estos momentos está en Izquierda Unida o Iniciativa o en algún que otro movimiento, se ha dejado por el camino sus planteamientos de política social para abrazar conceptualmente postulados del nacionalismo. La bandera lo ha tapado todo. Ese vacío de no plantear como ejes de su actividad política los elementos sociales han sido ocupados por otros de tipo identitario, nacionalista, territorial. Han desplazado su discurso hacia uno que no tiene nada que ver con la esencia de la izquierda de forma tradicional. Los principales damnificados de esta cuestión son, evidentemente, el PSC, que abandonó el eje sobre el que yo creo que debería haber gravitado su política, el eje de defensa de los trabajadores, los más desfavorecidos y las clases medias urbanas preocupadas por el Estado del bienestar. En Cataluña hay una discusión sobre la lógica territorial e identitaria y no sobre los temas sociales. El libro compara la situación de los años 30 con la actual.
¿La talla de los protagonistas políticos es la misma?
No. La situación política y social en tiempos de la Segunda República era mucho más tensa, pero que los temas sean los mismos indica que llevamos ochenta años dándole vueltas a un bucle. Los herederos de la Lliga Regionalista del señor Cambó hoy son los Pujol y los Mas, que son los que defienden los intereses de lo que podemos llamar la derecha social. Lo que pasa es que hay un descenso de la calidad política. Con todo el peso que lleva Jordi Pujol encima el nivel de sus equipos iniciales en la Generalidad es superior a los del señor Artur Mas. Los personajes de la Transición que vivieron la clandestinidad entraron con un bagaje en la política superior al actual. Con una capacidad de pacto, de maniobra, de entendimiento. No son lo mismo el señor Roca Junyent, Solé Tura, Herrero de Miñón, Ramón Tamames que el señor Artur Mas, Oriol Junqueras y la mayoría de los dirigentes actuales.
¿Y comparando con la Segunda República?
Hay personajes de talla intelectual muy importante, como Azaña, nada que ver con Mariano Rajoy o Artur Mas...
¿Y Companys?
Companys fue un dirigente político muy mitificado en estos momentos porque murió como murió, pero me remito a los dietarios de Amadeu Hurtado para comprender su talla política.
¿Y Junqueras? ¿Qué habría sido en la Segunda República?
No lo sé. Obviamente Junqueras en aquellos años, si hubiera sido un dirigente de Esquerra Republicana de Catalunya, habría tenido que acentuar más su vertiente social. Porque ERC intentó tontear más de una vez con la CNT y los sindicatos y con la lucha obrera. Entonces los sindicatos tenían una capacidad de organización impresionante, y miles y miles de afiliados activos. Y marcaban la política mucho más que ahora.
¿Qué le gustaría que se llevara un diluvio?
Que la derecha no gobernara, que los ciudadanos de buena fe que se han creído que la independencia es un 'curalotodo' se dieran cuenta de que ninguna independencia lo es, y menos en una sociedad tan interdependiente como la actual a nivel mundial. Que se dieran cuenta de que es una falacia que la independencia será la solución mágica a la crisis, que se van a superar los problemas sociales, que no va a haber listas de espera, que va a haber una Ley de Dependencia que abarcará a todo el mundo que lo necesite. Que vieran que les han estado engañando durante cuarenta meses. Y que realmente se pusieran las pilas para defender una sociedad mejor, para defender lo que nos queda de Estado de bienestar y recuperar lo que nos han quitado e intentar construir un mundo más justo, con los derechos de los ciudadanos imperando por doquier. Pero no solo aquí, a nivel global. Que un señor de Bangladesh que está haciendo una camisa que nosotros compramos aquí a dos euros tenga derechos sindicales y laborales. Y que el que más tenga, pague más. Que el diluvio se llevara el paro... Pero insisto que en Cataluña me gustaría que la gente abriera los ojos y descubriera el engaño. Y lo que me fastidia es que las personas de buena fe hayan sido manipuladas durante tanto tiempo y que se hayan utilizado 'estructuras de Estado', como son la televisión y la radio pública.
Dice que no quiere que gobierne "la derecha". Póngale nombre.
Convergència, el Partido Popular, Unió Democràtica... UDC tiene algún sector socialcristiano con sensibilidad social, y CDC también, aunque en el fondo defienden los intereses de la derecha. Esquerra Republicana es simplemente un movimiento que no se sabe bien dónde se ubica, pero que en estos momentos su hoja de ruta es absolutamente la independencia y nada más. Además con la falacia de independencia sin aclarar para qué y para quién. Y dentro del PSC hay social-liberales, pero hay muchos más socialistas de verdad y de corazón. Como en ICV y EUiA. Y en Podemos hay la indefinición. Ciudadanos me confunde, en ocasiones suscribo muchos de sus planteamientos y otras veces en temas característicos de la izquierda o tienen contradicciones, o no los quieren abordar, o prefieren estar en esta situación porque son un movimiento en ascenso, igual que Podemos.
Si todavía fuera diputado en el Parlamento autonómico catalán, y hubiera estado en la comisión que investiga a los Pujol, ¿qué pregunta le habría hecho a Jordi Pujol?
Le hubiera hecho una pregunta condicionada: "Con usted he discrepado a lo largo de muchos años, siempre he pensado que ha sido un político hábil. ¿Cómo puede ser que una persona tan inteligente no haya sabido darse cuenta que, después de tener un buen número de consejeros, por no hablar de su familia, complicados en asuntos judiciales, no se le haya subido la mosca tras la oreja y ahora ponga cara de sorpresa?".
¿Y a Jordi Pujol Ferrusola?
Le habría dicho que "usted puede ser un buen agente comercial pero el producto que nos está vendiendo, aparte de falso, está adulterado".
¿Y a Marta Ferrusola?
“Usted es un compendio de los peores tics que ha tenido una Cataluña pacata, patriarcal y xenófoba. Usted se metió con los emigrantes, con los homosexuales y con los que no comparten su 'fe' nacionalista. En el fondo es intolerante”.

4.3.15

SOBRE 'EL PROCÉS'....Y LAS ELECCIONES





Políticos y Síndrome de Sísifo



Los manuales de historia son pródigos en narrar eventos dilatados en el tiempo, de larga duración. ¿Quién no ha oído en alguna ocasión hablar de la ‘Guerra de los Cien Años’? Sí, aquella contienda bélica que, entre 1337 y 1433, enfrentó a distintas monarquías europeas con la nobleza para, una vez finalizado el conflicto, empezar a entrever los nuevos estados modernos. ¿Quién no ha oído hablar alguna  vez también de la ‘Guerra de los Treinta Años’? Una guerra que se libró entre 1618 y 1648, principalmente sobre suelo alemán, y en la que intervinieron las grandes potencias de la época hasta concluir con la Paz de Westfalia y la de Los Pirineos.

 Pues bien, parece ser que los catalanes no vamos a ser menos a la hora de dilatar nuestras vicisitudes históricas. Nuestro ‘procés’, y su colofón plebiscitario, lleva camino de convertirse en un culebrón de larga duración y sin final a la vista. Dicen que Midas, el rey de Frigia, convertía en oro todo cuanto tocaba. El presidente Artur Mas, y sus aliados refunfuñones, juegan a convertir en plebiscitario cualquier evento. Sí, sí, no exagero. Las próximas elecciones municipales no son  -según las tesis de Junqueras y Mas- unos comicios para elegir alcaldes y concejales. No, para nuestros ilustres soberanistas y su infantería esas elecciones son un paso más camino de la cima (la independencia). A partir de ahí poco importan los programas electorales, los candidatos o los proyectos de ciudad. Lo único realmente importante es conseguir que el trampolín este bien engrasado y sea lo suficientemente flexible para saltar hacia la desconexión de España. Espectacular lo que algunos pueden llegar a maquinar para justificar su deriva o para perpetuarse en el poder.

Ya ven, el denominado ‘procés’, y su anexo plebiscitario, llevan camino de convertirse en sempiternos, en un volver a empezar. Y es que, en este país, se da la circunstancia de que más de un político comienza a padecer el síndrome de Sísifo.