El blog d'en Joan Ferran

15.4.19

QUE VIENE LA CAPERUCITA.....¡ROJA!







EL SECUESTRO DE CAPERUCITA


 A Caperucita la quieren encerrar. No por roja si no por otras cosas, seguramente ciertas no lo discuto, que tienen su miga. Soy de la generación que acuño el ‘prohibido prohibir’, también de la que tarareaba, con Paco Ibáñez, lo del lobito bueno, la bruja hermosa y el pirata honrado. Vaya, de la que soñaba -quizás hoy suene a ingenuo- un mundo al revés. Nos vendieron muchos estereotipos, falsos roles, jerarquías y verdades absolutas. Sin embargo henos aquí, aspirando a ir más allá, a pesar del sofisma del orbe encanallado que definió Kipling. Leo en prensa que un grupo de madres y padres, con buenas intenciones, ha decidido desalojar de las bibliotecas de nuestras escuelas un considerable número de cuentos clásicos de la literatura infantil. Aducen para ello que contienen elementos perniciosos para la educación de niños y jóvenes, que trasmiten valores sexistas o autoritarios. Comparto la preocupación de esos padres por el contenido y el mensaje que puede destilarse de leyendas y narraciones escritas en tiempos pretéritos, pero de ahí a su paso a la hoguera del olvido hay un abismo. Deberían saber que todo lo prohibido y censurado suele generar curiosidad e incluso deseo de transgresión. Permítanme una ‘boutade’… ¿Se imaginan a nuestros menores en el recreo, pasándose de escondidas los cuentos de Charles Perrault o de los hermanos Grimm? Claro que no. Y es que, puestos a hilar tan fino, deberían de desaparecer del sistema educativo aquellos textos básicos de la civilización judeocristiana en los que la mujer es ninguneada y un dios vengativo castiga cruelmente a los humanos por desobedecer. Comparto la pretensión de conseguir una educación libre de violencia, sexismo y discriminación racial ¡Faltaría más! Pero dicho eso, no nos dejemos llevar por ese afán purificador, restrictivo y regulador que todo lo invade y todo lo cuestiona. El exceso de celo puede convertirse en un campo abonado para una reacción en sentido contrario. Los nuevos valores desplazaran lo viejo y retrógrado con pedagogía, razonamiento y mucha paciencia, jamás con prohibición y censura. Una lectura comentada de esos relatos que se quieren eliminar de las bibliotecas bastaría para contrarrestar lo nocivo que supuestamente dormita en ellos. Me cuesta imaginar un universo mental sin Blancanieves, Liliput, Pulgartcito o los Tres Cerditos…

9.4.19

NO DAN LA TALLA...






PARLAMENTO O CIÉNAGA


 La cosa viene de lejos. En tiempos del pujolismo con mayoría absoluta, un diputado guasón calificó la cámara catalana como un Parlament de ‘fireta’. Intentó ilustrar que la política en aquel noble recinto iba de mentirijillas y poca cosa más. Poco tiempo después alguien, también medio en serio medio en broma, lo bautizó como el Parlament de la señorita Pepis para chanza de irreverentes e iconoclastas. Recuerden, la señorita en cuestión era - y sigue siendo- una línea de juguetes creada a finales de los años cincuenta que imitaba, o reproducía, la actividad de los adultos para solaz de niños y niñas. Dicen los viejos del lugar que en aquella época, en el oasis del Parque de la Ciudadela, se respiraba aroma de zoo y predominaba una especie de esgrima política infantil sin heridos. Dicen también que en aquellos tiempos los diputados catalanes de todo tipo y formación, presumían ante los medios de comunicación de sesiones parlamentarias exentas de pataleos, estridentes aplausos, vocerío y exabruptos. De broncas las había como es obvio, pero escaseaban.
 Si, aquel ambiente de coleguillas se acabó, pero en lugar de dejar paso a un parlamentarismo serio, solvente y laborioso, se han abierto las puertas a la chabacanería, la mediocridad y la falta de oficio. El triste espectáculo ofrecido por el vicepresidente de la cámara, Josep Costa, pasará a la historia del parlamentarismo como el paradigma de lo que no se ha de hacer. Y es que, amigos, la vulneración sistemática del reglamento de la cámara que viene repitiéndose desde aquel aciago septiembre de 2017, devalúa la calidad parlamentaria y la condena a ser un reality show. Los contenidos, la forma y la estética del pasado han dado paso a la algarada y el insulto. Hoy en día, paradójicamente, el Parlament de Catalunya decide sobre lo que no puede decidir por no ser de su competencia, y el Govern se abstiene de ejecutar lo que sí puede. Tremendo. ¿Quieren ejemplos? Vicent Sanchis, el gerifalte de TV3 y CAT Radio, ha sido reprobado por la mayoría parlamentaria y sigue ahí. ¿Otra? Recientemente Torra ha sido emplazado mediante votación a convocar elecciones o someterse a una moción de confianza y, ni lo uno ni lo otro. ¿Más? Un Parlament que hace caso omiso a las recomendaciones de sus letrados, se coloca fuera de la ley y juega peligrosamente a la desobediencia nunca será respetado… Se ha deteriorado tanto la situación, se han traspasado tantas líneas rojas, que los enemigos de la democracia se frotan las manos esperando pasar a la ofensiva. El parlamento de la señorita Pepis se fue, cierto; pero el actual, si no lo evitamos, corre el peligro de convertirse en una ciénaga.

3.4.19

CON FANATISMO AL ABISMO....







CAPELLA Y LA REPRESIÓN



 Si Quim Torra tuviera lo que hay que tener -un par de dedos de frente, sentido común y un poquito de pudor institucional- ya hubiera cesado fulminantemente a esa Consellera de Justicia que responde al nombre de Ester Capella. Sí, a esa que ya ha transitado por casi todas las instituciones sin haber interiorizado, al parecer, que España es un estado democrático y de derecho. Fue diputada en el congreso, senadora, concejala de Barcelona y, ahora, miembro del ejecutivo que preside el vicario de Carles Puigdemont. Con todo ese bagaje de carguitos públicos la ínclita Capella se ha mostrado incapaz de discernir entre un sistema político privado de libertades y otro democrático. En una entrevista radiofónica ha afirmado, con fanática frivolidad, que ‘hoy hace ochenta años del inicio de la represión… y hoy seguimos teniendo represión y exilio’… 
¡Ojo amigos! Esas palabras no provienen de un transeúnte despistado ni de un palafrenero con pocas luces, no. Provienen de toda una consellera del gobierno de la Generalitat que obtuvo su licenciatura en derecho en la Universidad de Barcelona. Ester Capella presume de haberse esforzado, durante su larga estancia en las Cortes Españolas, en tender puentes hacia sus adversarios políticos populares y socialistas. Quizás los tendió en su día, no lo discuto, pero sus apreciaciones sobre los últimos cuarenta años de democracia los han dinamitado. La sinrazón nacionalista es contagiosa. En cierta ocasión, en la cadena COPE y debatiendo con Nicolás Redondo Terreros, Ester Capella afirmó que a los tertulianos, a veces, les podía más la testosterona que el raciocinio. Visto lo visto me pregunto qué hormona, o sustancia química, ha inducido a la docta Consellera de Justicia a apreciar una continuidad represiva y guerra civilista en nuestro país durante más de ocho décadas. Con esta consellera, y la de cultura que se niega a acudir a un debate porque es en lengua castellana, el cupo de hooligans en el Govern ya está al completo. Patético.

2.4.19

FIDALGO Y 50 HAZAÑAS DE TV3




EL CAC, TV3 Y EL RECOCHINEO 



Ironías y paradojas de la vida pública y de sus instituciones: El mismo día en que las entidades sociales del denominado Tercer Sector mostraban su indignación contra el Govern, por no recibir las asignaciones necesarias para atender sus necesidades más acuciantes -las tarifas que paga la Generalitat llevan 10 años congeladas- el CAC se gastaba un pastón organizando unas jornadas, sobre las fake news, en el Parlament… Y al igual que hoy les hablo del CAC podría hablarles de mil cosas más, cosas que van desde el dispendio en pancartas con lacitos hasta el sustento de observadores extranjeros, desde viajecitos y anuncios hasta subvenciones para amigos seudo historiadores. Pero el análisis pormenorizado de todo ello lo dejaremos para otra ocasión. Eso sí amigos, hoy me gustaría llamar su atención acerca del tinglado de autobombo que ha organizado el CAC bajo el título “Cómo combatir la desinformación en línea y las mencionadas fake news”. No tengo nada que objetar sobre la necesidad de debatir el tema, al contrario. Pero cuando los anfitriones son quienes son, uno siente vergüenza ajena. Dan el pistoletazo de salida de las jornadas personajes tan “ponderados” y “ecuánimes” como Josep Costa, vicepresidente del Parlament y Roger Loppacher, presidente del CAC. Ambos individuos de ‘verbo contenido’ y fama notoria en el ejercicio ‘imparcial’ de sus responsabilidades institucionales. Pero no se lo pierdan, tras la aportación de los expertos invitados, el clásico coffee break y la participación de algunos profesionales que barnizan de pluralidad el programa, las conclusiones y el cierre del mismo son protagonizados de nuevo por el inefable Loppacher y un viceconseller de Presidencia llamado Pau Villoria… Como podrán comprobar ‘imparcialidad’ a tope, apertura, conclusiones y cierre del evento en manos “inocentes” bajo la bendición de la responsable del Colegio de Periodistas. No vayan a pensar ustedes que al que suscribe estas líneas le incomoda que se cumpla el protocolo parlamentario y se debata sobre las fake news o la desinformación. Nada de eso, al contrario, a un servidor lo que le inquieta, más allá del dispendio económico, es contemplar como políticos tóxicos juegan a obviar la biga en el ojo de TV3 mientras disertan acerca de la maldad de las noticias falsas. Al presidente del CAC le va el postureo con los temas de moda. Nada que objetar al respecto, pero el organismo que preside tiene pendiente publicitar trabajos e informes polémicos sobre el pluralismo en los medios de comunicación referidos a los días 6 y 7 de septiembre de 2017. Tiene pendiente, también, exponer abiertamente las conclusiones acerca de las quejas alrededor de las entrevistas de los líderes de la oposición, como también el análisis de un documental emitido sobre el 1-O… Informes todos ellos susceptibles de poner en evidencia la falta de pluralidad de la radio y televisión pública catalana. Roger Loppacher ha jugado a ralentizar todo aquello que pone en entredicho el papel del Govern en su relación con los medios de comunicación de su competencia. Todo el mundo sabe que la manipulación informativa no radica sólo en lo que se difunde sino también sobre lo que se omite o minimiza intencionadamente. Con la que está cayendo, con la información sesgada y parcial que difunden los medios de la Generalitat sobre los juicios o la política catalana… Que Loppacher y compañía alardeen de combatir las fake news y lo hagan montando caras performances en el Parlament suena a recochineo, chacota y burla.

27.3.19

MEDIOCRES.....AMB I SENSE PANCARTES







EL PASTIS DELS MEDIOCRES


 De vegades les parets de les nostres ciutats parlen només mirar-les. Sovint hi trobem paraules, símbols o dibuixos que ens diuen coses, que burxen en el nostre pensament fent-nos reflexionar. Son fruit del magma candent, del volcà que s’amaga sota l’asfalt de la metròpoli i vol sortir per impactar-nos. No fa gaires dies, amb pintura negra, o vermella sang, tant se val, algú va tatuar un mur de Ciutat Vella. Ho va fer amb una frase no mancada de un cert atractiu poètic: ‘Hi ha poc públic per tant d’artista’. Desprès de donar-hi unes quantes voltes al missatge vaig arribar a la conclusió que el graffiter tenia part de raó. Molts aspiren a ser qualsevol cosa per rebre l’escalfor de la fama i la glòria, encara que ambdues esdevinguin efímeres. Confesso que tinc el defecte de mirar la vida des de una vessant excessivament política. Tant és així que vaig interpretar que, en aquest país, hi ha massa personatge polític mediocre per metre quadrat amb el desig de surar. La ràdio i televisió catalana envaeixen la nostra intimitat fins a un punt de saturació insuportable; ens fan empassar les paraules i gracietes d’un munt de càrrecs públics i polítics sense fons ni criteri. La monotonia i la mediocritat ja son marca de la casa i el turment dels que volem objectivitat. El problema de Catalunya no rau, sols, en l’eterna disputa entre la Generalitat i els poders de l’estat. Tampoc en un problema de finançament, d’interpretació estatutària, greuges acumulats o tribunals. No amics, el país està com està per la ineptitud de alguns politics, per l’incapacitat d’uns quants de discernir entre allò que es fonamental i allò que es accessori, entre l’aparença i el fons. Quan els mediocres agafen les regnes del govern, el país es paralitza o s’estavella. A Catalunya som especialistes en complicar les coses, en deixar-les a mig fer sense arribar al fons. I tot succeeix pel què diran, tot perquè ens perd la maleïda estètica i el denominat ‘postureo’. Aquí som capaços d’embolicar la troca un munt d’anys, fent veure que viatgem a Ítaca, mentre milers d’empreses foten el camp espantades pels focs d’artifici. Aquí els temes socials passen a un segon pla gràcies a l’efecte balsàmic de ser els millors, els incompresos, els castigats. Això sí, som experts en amanir-ho amb el toc estomacal i emocional suficient perquè, sense prendre mai mal, es parli de nosaltres. I per fer tota aquesta comèdia comptem amb un munt d’artistes, d’escribes, d’escolanets aplicats i apologetes a sou de TV3. El pastís dels mediocres està servit. Massa artistes -com diu el graffiter- per un públic cada cop més escàs i ensopit. Permetin-me un suggeriment. 
Fora bona idea que a les nostres escoles i universitats fos llegit i comentat el famós llibret de Amadeu Hurtado que duu per títol: ‘Abans del 6 d’octubre’. Sí, aquest dietari ens explica, sense fake news, el que li va passar a Catalunya avui fa més de vuitanta anys. El nostre país es molt petit -ho diu el cantant- però el problema no és la seva dimensió, si no la seva classe dirigent, els seus polítics que han perdut el tremp i la capacitat de lideratge per aconseguir sortir de l’atzucac. Anem a unes noves eleccions desprès d’haver perdut un munt de milions no votant els pressupostos i... torna a començar. Estem reproduint les velles polèmiques i discussions dels nostres avis i besavis. Patètic. Em diran vostès que estem com sempre, potser sí, però enguany patim l’afegit que els dirigents polítics d’aquest país - començant per Quim Torra i seguint pel pròfug de Waterloo- no estan a l’alçada de les circumstancies. Ja que hem parlat dels ‘Fets d’octubre’, i de les seves conseqüències, fora bo reproduir una editorial del diari republicà ‘El Diluvio’ de novembre del 34, plenament vigent a dia d’avui. Deia així: 

 “La estrechez de miras, el desconocimiento absoluto de la misión que corresponde a Cataluña en España, son defectos de los dirigentes de nuestro gobierno autónomo. Esas faltas exigen completa reparación. Doloroso es lo sucedido pero puede enmendarse y a ello deben tender todos los esfuerzos del pueblo catalán. Y, en esta hora solemne de nuestra historia, lo que ante todo y sobre todo procede antes de emprender la nueva senda es devolver al país el sosiego, la paz perturbada por unos equivocados en un absurdo instante de obcecacion”. 
Massa artistes...

25.3.19

BARCELONA EN EL CORAZÓN






EL ‘EFECTO COLLBONI’ 


En un país donde el Govern no gobierna, la tele alecciona y los lazos, lejos de ser de amistad, devienen motivo de enojo son de agradecer los soplos de aire fresco. ¿Para qué? Para hablar de cosas ‘normales’, de ilusiones colectivas, de convivencia, de servicios sociales, de cultura, de vivienda, de educación… Para discutir programas y diseñar futuros compartidos tendentes a mejorar la calidad de vida de los ciudadanos. Esos soplos de aire fresco, a veces, llegan de la denominada sociedad civil. Arriban sin aditivos ni parafernalias inútiles para recordarnos que, más allá del alienante mono tema amarillo, hay vida. Se ha presentado en sociedad ‘Compromis per Barcelona’. Lo ha hecho con la edición de un manifiesto y la presencia en escena de un nutrido grupo de personas pertenecientes a diferentes ámbitos y actividades de la sociedad civil barcelonesa. Artistas, comerciantes, emprendedores, sindicalistas, profesionales y demás han tomado la palabra para reivindicar y reconquistar lo mejor de Barcelona, de su esencia, de su ímpetu y modernidad. Todos ellos confían en que Jaume Collboni sea capaz de sacar a la capital catalana de esa atmosfera estéril hija de la ineptitud colauita y del aventurerismo independentista. Me dirán ustedes que hay en liza otras opciones por las que optar. Seguro que si pero, a mi modesto entender, la mayoría de ellas adolecen de un defecto de origen: Están supeditadas a estrategias partidistas donde el elemento central no es la ciudad – en este caso Barcelona- sino a un proyecto político en muchas ocasiones de carácter personal. La candidatura de Jaume Collboni, como alcalde, es algo más que la propuesta de un partido político o plataforma electoral. Es un llamamiento a la ciudadanía, una invitación a la participación cívica, para exigir y reclamar el regreso a los temas que son propios de las ciudades; temas que han sido abandonados en aras de no se sabe bien qué. Siempre he creído que el objetivo fundamental que debe inspirar la acción de cualquier alcaldable es procurar el funcionamiento armónico de la ciudad y sus gentes. Ello se logra hablando de aquello que afecta y preocupa al ciudadano por encima de otras consideraciones y reivindicaciones. A lo largo de estas últimas jornadas he seguido con atención los mensajes y proyectos esbozados por Jaume Collboni. Creo que ha interiorizado el mensaje lanzado por los que le arroparon con el manifiesto. Tengo también la sensación que asistiremos a un ‘Efecto Collboni’ consistente en la exigencia de hablar y solucionar los temas pendientes de nuestros pueblos y ciudades más allá del espectáculo deprimente de ciertas políticas aventureras.

22.3.19

¡VAYA ESPECTACULO!











LISTAS, LISTILLOS Y LISTILLAS 


Como aves precursoras de toda brega electoral en los medios de comunicación, aparecen los dimes y diretes inherentes a las listas electorales. Aun hay a quien gusta polemizar acerca de si son mejores, o no, las candidaturas abiertas o cerradas. Discusión harto inútil en estos tiempos que corren en los que no se aprecia ningún atisbo de aproximación honesta ni al debate ni a la reforma. Y es que es tan singular, volátil, imprevisible y, a veces, decepcionante la política española, que hasta la composición de las candidaturas deviene un motivo más para el desencanto. En esta ocasión, más que en otras anteriores, la noticias sobre cómo se configuran y se formulan las listas electorales inquieta. Muchos de los viejos rituales internistas de los partidos -no por ello poco democráticos- se han visto desplazados o sustituidos por formas y métodos en los que ha primado la OPA, la trampa o el golpe de efecto. Veamos: Carles Puigdemont y los suyos han optado por fagocitar el PDECAT. La corte de Waterloo no ha parado hasta lograr jubilar a dirigentes solventes como Carles Campuzano o Xuclà. Y no sólo eso, desde su atalaya flamenca -echando mano de las emociones- han ubicado a los políticos presos en primera línea de votación, han encumbrado a la “excelsa” Artadi, se han reído de las primarias que ganó Munté, y han colocado en cuarto lugar de salida a ese príncipe del transfuguismo que es Mascarell. Poca broma. Pero, para vergüenza de supuestos rituales democráticos y otras consideraciones, la cosa no acaba ahí. Hay quien ha optado por fabricar su candidatura con retales y restos de serie. Son manifiestas las dificultades de Manuel Valls para confeccionar el traje a medida y de diseño que anhelaba. Mucho zurcido, poca cosa original y algo de mercadillo. C’est tout mon ami. Pero donde el esperpento riza el rizo es en Castilla y León cuando se pretende consagrar y bendecir el transfuguismo con unas primarias amañadas. Dejemos para otro día lo de Errejón, Alfred Bosch, los votos blancos que encumbran a Asens o la conversión al independentismo de Nuet… Patético. ¡Ah las listas! Ya ven, fichajes inexplicables, OPAS hostiles, primarias devaluadas, primarias falseadas y esa versión de puertas giratorias que son los cambios de escudería. ¿Cómo pretenden ustedes que el personal no esté escéptico y cabreado? Me dirán que el que esté libre de culpa que lance la primera piedra. Cierto, porque además de lo que se ve y se percibe, todos sabemos que proliferan los ‘culo di ferro’ -como gustaba comentar Pascual Maragall- que hacen guardia hasta conseguir ubicarse. Abundan los grupos de presión y los pelotas incansables que, merced a reír las gracias de los prebostes, logran sus favores. Siempre ha habido listos y listillas dispuestos a medrar. No vean en estas líneas ninguna intención aviesa ni desencanto político. Tan solo intento insinuar que queda mucho por corregir y mejorar en nuestro funcionamiento democrático. Listos, listillos y listillas siempre los hubo y los habrá, pero está en nuestra mano ponerle un poco de juego y limpio y poesía a la cosa. Solo así conseguiremos evitar que la política se convierta en un espectáculo decadente.

5.3.19

CORBACHO EN EL LADO OSCURO





UNA CARTA PARA CORBACHO  



Hola Celes: No voy a cometer la torpeza de llamarte oportunista, traidor, chaquetero ni nada por el estilo. No sería correcto por mi parte. Hemos compartido mil vicisitudes políticas y no me siento con ánimos para diseccionar las ideas y las razones que te empujan a compartir discurso con Albert Rivera. Sospecho que a Manuel Valls también le viene cuesta arriba hacerlo, pero eso es tema para otra ocasión. Allá cada cual con su conciencia y con los motivos que le impulsan a actuar en un u otro sentido. Son muchos los que han escogido la senda de la trashumancia política a la búsqueda de nuevos pagos. Los hay que lo han hecho con dignidad, otros no tanto. Recuerdo, con nostalgia, cuando solíamos bromear a costa de Ferran Mascarell… Siempre he considerado que el ser humano hace bien en reflexionar sobre lo que siente y, si procede, corregir o modificar las bases de su pensamiento y de su actuación. La evolución y el cambio son buenos cuando emanan de un acto de honestidad intelectual, jamás cuando obedecen a bajas pasiones o intereses crematísticos. Espero y deseo que tu opción sea fruto de la coherencia y la decencia. Respeto, aunque no comparto, tu nueva ubicación ‘ideológica’ en el tablero político. Incluso la puedo entender como consecuencia de un determinado análisis político, pero no me parece de recibo tu vía participativa en la lista de Ciutadans. Su líder máximo, a lo largo de los últimos meses, ha mostrado simpatías a pensamientos e ideas que tú siempre denostaste. ¿Ahora no? Pero dicho esto, he de confesarte lo que realmente me molesta de tu decisión. Me preocupa lo que puedan pensar los miles de hombres y mujeres que a lo largo de los años, de muchísimos años, han confiado en ti como candidato a cargos institucionales como alcalde o diputado. Me dolería mucho que todas esas personas llegaran a la conclusión de que en política las ideas y las convicciones son volátiles, las lleva el viento, que no vale la pena participar. Insisto amigo Celes, no te reprocho que pienses distinto y lo manifiestes a tu antojo ¡Faltaría más! Si no que entre todos confundamos aun más a los ciudadanos de buena fe. Nada más terrible que esa máxima que surge de las entrañas del pueblo y que dice: ‘todos son iguales’ buscan poder y dinero. Tú eras la ortodoxia con experiencia de gobierno y yo la heterodoxia con espíritu de contradicción. Tú aupabas a Susana, yo a Pedro… Pero en medio de esas diferencias entre compañeros creo recordar que, en más de una ocasión, te comente que la riqueza de un político también reside en saber conjugar coordenadas como oportunidad, espacio y tiempo. Y ahí has fallado. Lo siento en el alma Celes. No te veo de concejal de Barcelona ni jugando en el equipo que va a dar sus votos a Albert Rivera (tampoco a Manuel Valls). 
Pero volvamos a lo realmente importante. Me preocupa, visto lo visto, cómo explicar a la gente que en política las ideas y convicciones no son humo ni fuegos artificiales; que el tránsito de derecha a izquierda, o viceversa, huele a chamusquina cuando es automático. No puedo desearte suerte en tu nuevo proyecto personal. Solo puedo mandarte un fuerte abrazo. Joan






TIEMPO DE BISTURI.



 Hoy no voy a hablarles de un mal actor machista, babosillo y soez que asocia gratuitamente la condición femenina a la industria del sexo. Me abstengo de opinar acerca de un presidente de la Generalitat -supuestamente leído y educado- que ha olvidado los versos de Rudyard Kipling que recomiendan hablar con el pueblo ‘guardando la virtud’ y ‘caminar junto a reyes con tu paso y con tu luz’. No desvelo ningún misterio oculto. El interpuesto del Pati dels Tarongers lleva mal el tema del poema mencionado. Habla sólo en nombre de una parte del pueblo y es incapaz de mantener la cortesía institucional ante un Borbón que ejerce la jefatura del estado. Tampoco voy a entretenerme con esa ambigua navaja suiza multiusos, Wenger, ubicada en la alcaldía de Barcelona -campeona en desaires- que lo quiere ser todo y no resuelve apenas nada. Lo suyo es la fotografía con posturitas y el retoque del callejero. Nuestra fauna política autóctona es tan rica y variada que se precisarían toneladas de tinta para describirla, y eso hoy, en plena pre campaña electoral, seria harto difícil de garabatear con objetividad. 
 No he contado hasta cien, ni hasta mil antes de reaccionar. He aguardado unos días hasta que la indignación que me embarga se ha calmado. Aun resuenan el Colliure las voces crispadas de unos independentistas irracionales que se atrevieron a profanar la memoria del exilio republicano insultando a familiares, nietos y amigos de los que tuvieron que huir. A la tribu de bárbaros indocumentados que vociferaban e insultaban, en los aledaños de la tumba de Don Antonio Machado, les recomendaría leer el texto que escribió Joaquim Xirau sobre su salida de España con el poeta. Quizás comprendieran así la tragedia de lo que es un exilio verdadero y la calidad humana de los hombres y mujeres que lo protagonizaron. Se suceden en nuestro país, y con demasiada frecuencia, hechos deleznables y bochornosos como los acaecidos en Colliure, o como los protagonizados por escribas y bufones a sueldo de la secesión. De seguir por esa senda la fractura social cada vez se hará más profunda e irreparable. Hubiera sido deseable, por ejemplo, oír la desaprobación de este tipo de actos en boca de los líderes del independentismo, tanto en su vertiente asociativa como partidaria. Hubiera sido deseable también, más allá de condenas simbólicas, que TV3 hubiera prescindido de Toni Albà automáticamente y no como resultado de la presión general. La gente que trabaja con contrato estable para tv3, cuando sus actuaciones contravienen el ‘Llibre d’estil’ del ente, deberían atenerse a las consecuencias . Llegó la hora de la exigencia y el bisturí para atajar nuestros males. De lo contrario esto no lo curará ni Dios.

20.2.19

EL TRIFACHITO





LA HIDRA EN ESPAÑA 

 Una hidra con tres cabezas se dispone a recorrer los campos, pueblos y ciudades de Sepharad. Anatemiza, vocifera y amenaza actuando como profeta iluminado de un nuevo y terrorífico apocalipsis. Habla de sacrilegios, traiciones, cobardías y renuncias. La hidra de tres cabezas, vestida de resentimiento, no atiende a razones. Supura el vicio de los siete pecados capitales, desconoce la misericordia, aborrece la verdad. La hidra de tres cabezas se alimenta de bajas pasiones, miserias y rencor. Se acicala en el limo, se perfuma con esencias de odio, torea con banderillas de fuego. La hidra que se dispone a pisar nuestra piel de toro, margina la diferencia, apuesta por retornar a la cueva de los horrores alegando que lo femenino no existe, que algunos amores son libertinaje. Para la bestia, en aras de una sacrosanta palabrería, los derechos adquiridos han de diluirse cual azucarillos en agua hirviendo. La Hidra de España fue huevo, ahora es serpiente tricéfala de aliento venenoso dispuesta a emponzoñar el verbo hablar. Hablar, para ella, puede ser pecado mortal.
 Al igual que Heracles, y su sobrino Yolao, quienes pretendan vencer al eterno animal, que mora a la diestra de la ciénaga, deberá cubrirse la boca y las narices con una tela para protegerse de sus efluvios tóxicos y paralizantes. También deberán permanecer atentos al cangrejo Carcinos -que anida próximo a Flandes- siempre dispuesto a atacar los pies de los luchadores para distraerlos de su misión; medra el crustáceo con la esperanza de lograr un lugar entre las constelaciones y sobrevivir. Solo así osados valientes, con la palabra y la verdad como espada flamígera, podrán hacer rodar las cabezas de la hidra cauterizando las heridas y evitando regeneraciones no deseadas. Heracles lo logró y Sepharad y sus gentes merecen nuevas primaveras.

13.2.19

VUELVE LA DERECHA . ERC Y PDECAT LO FACILITAN






CASADO: EL NATALISTA DESLENGUADO



 Bajo el aspecto jovial de Pablo Casado se esconde lo peor del pensamiento de Vázquez de Mella. Tras la sonrisa del dirigente popular fluye una agresiva retórica que nos recuerda al José María Albiñana de 1933 -fundador del Partido Nacionalista Español- orquestando una bronca, en el Congreso de los Diputados, con motivo de la necrológica de Francesc Macià. Con Pablo Casado parece que regresa lo peor y más rancio de la derecha carpetovetónica y del conservadurismo español. No les voy a hablar a ustedes de manifestaciones multitudinarias, ni de los desafortunados epítetos empleados por Casado contra sus adversarios políticos. Tampoco de su insistencia en convocar elecciones, de sus opiniones sobre los conflictos latinoamericanos, ni de los presupuestos generales del Estado. Los medios de comunicación han dado, y dan, buena cuenta de ello. Sin embargo, me gustaría llamar la atención acerca de esa idea del líder popular de asociar la viabilidad de las pensiones con el aborto. Afirmar que una ley restrictiva del aborto -volver al 1985- sería positiva para las pensiones futuras es un despropósito que reabre una polémica zanjada hace tiempo. Las propuestas regresivas de Casado no sólo laminan derechos adquiridos, si no que desprenden un tufillo neonatalista de matriz autoritaria. Ahora va a resultar que nuestro locuaz líder de la oposición, a imagen y semejanza del conservadurismo internacional y del repunte del discurso ultranacionalista, se va a convertir en el paladín de un nuevo natalismo. De seguir por esa senda, nuestro ínclito deslenguado no tardará mucho en profundizar en su cruzada contra el aborto e, incluso, desaconsejar el uso de los anticonceptivos. Tiempo al tiempo. En breve oirán ustedes, de nuevo, aquel discursito que popularizó Marta Ferrusola reclamando que nacieran más de “los nuestros” porque “los otros” diluyen la identidad del país. No es extraña la coincidencia entre el ideario de la derecha y el antiabortismo. Tampoco el desprecio de la inmigración velado con un barniz natalista y una perorata tradicionalista. Les recomiendo al respecto los “Apuntes de Demografía” que cuelga en internet el sociólogo y demógrafo Julio Pérez Díaz. Son magníficos, en ellos podrán documentarse hasta la saciedad acerca de las políticas natalistas habidas y por haber. Especial atención merecen las que impulsó Benito Mussolini en 1926, o las de la Rumania de Ceaucescu, y que el profesor documenta prolijamente con materiales muy interesantes. La cruzada de Pablo Casado, el deslenguado, lo aprovecha todo, no desperdicia nada. La demagogia empleada respecto las pensiones pretende ocultar la ofensiva que se está gestando, en los cenáculos de la derecha, contra los derechos de las mujeres. Su discurso nos transporta a un pasado tenebroso, bronco y poco recomendable. Alerta.

7.2.19

CONVOCATORIA DE HUELGA TRAMPOSA






LA HUELGUITA 

Leo en prensa que algunos sindicatos minoritarios llaman a la huelga general. Explican los convocantes que cuentan con el plácet del Govern porque esta movilización es el paradigma de la lucha por las libertades democráticas (sic). Alucino, no puedo evitarlo. A estas alturas del serial catalán, cuando me hablan de huelga general, pienso en aquella extraordinaria película muda ‘La Huelga’, dirigida por Serguéi Eisenstein en 1924, que describía la lucha de los trabajadores de una fábrica en la Rusia pre revolucionaria. Excelente largometraje el del cineasta soviético con memorables escenas plenas de mensaje y sentido, omnipresente en los cines fórum durante el franquismo. 
Quizás también sea por deformación profesional pero la palabra en cuestión me trae remembranzas acerca de un periódico libertario, que vio la luz en Barcelona un 15 de noviembre de 1901, bajo los auspicios y los dineros de Francisco Ferrer Guardia. Tenía por nombre ‘La Huelga General’ y se publicaba en los talleres de una editorial… ¡Católica!
 ¡Ay la invocación a las masas! Si don Santiago Carrillo levantara la cabeza, y contemplara el esperpento de esta ‘huelga general pacífica’ que han orquestado unos cuantos amarillo-limón subvencionados, se entristecería. Nos diría, con un cigarrillo en la comisura de los labios, que eso no tiene nada que ver con su histórica consigna acuñada en tiempos del franquismo. Sí, aquella que no se cansó de predicar ingenuamente a lo largo de varios lustros con la intención de derrocar el régimen sin conseguirlo. 
Y es que, amigos, las huelgas en sí no son ni buenas ni malas, ni son sinónimo de algo progresista o democrático. La historia nos cuenta lo terriblemente reaccionaria que puede llegar a ser una lucha; todo depende del enfoque político que le inyecten sus promotores. En octubre de 1972 la patronal chilena orquestó un paro contra el gobierno democrático de Salvador Allende. Conocido como ‘el paro de los camioneros’ o ‘de los patrones’, ese evento torpedeó el normal funcionamiento de la democracia en Chile. Esa huelga, y otras movilizaciones, obligaron a Allende a declarar el estado de emergencia en 18 provincias. Esa huelga reaccionaria, esos paros, allanó el camino a Augusto Pinochet. 
Llámenme malpensado si lo desean, pero cuando un gobierno nacionalista de derechas, campeón en recortes, tolera y alienta un paro general es que pretende ocultar las deficiencias de su gestión. Si alguien cree que una huelguita general, cuatro AVEs sin circular y la AP7 colapsada solucionan el galimatías catalán está equivocado. La justicia tiene sus tiempos y su liturgia. Si de veras se desea abordar el tema de los presos habrá que aguardar las sentencias y luego hablar… Las huelguitas no servirán para nada, son fuegos de artificio, humo perfumado para que la maltrecha moral del independentismo no decaiga aun más.

1.2.19

POLÍTICOS DE PACOTILLA







EL CESARILLO DE WATERLOO


 Recuperar a los clásicos nunca viene mal. Marx, en su prologo al 18 Brumario de Luis Bonaparte, afirmaba:”la lucha de clases creo en Francia las circunstancias y las condiciones que permitieron que un personaje mediocre y grotesco representara el papel de héroe”. Aprovechando la cita permítanme un ejercicio de reemplazo de cuatro palabras y -parafraseando al abuelo Karl- escribir: El ‘procés’ ha creado las circunstancias y las condiciones que permiten a personajes mediocres y grotescos, como Puigdemont, atribuirse el papel de héroe… Y no solo eso, sino también impulsar un movimiento populista de corte neo peronista con la complacencia de unos cuantos adictos a la poltrona. 
Seamos claros, lo del huido a Waterloo no es más que un ataque de cesarismo barato a la búsqueda de un puerto donde amarrar su destino errante. Al viejo Marx no le complacía el concepto cesarismo. Para él era una imprecisión terminológica que inducia a engaño. Prefería hablar de bonapartismo a partir del ejemplo histórico de Luis Bonaparte quien encabezó un golpe de Estado en la Francia de 1851 y hace referencia a un tipo de liderazgo político que aparenta ser “equidistante” ante los intereses de clase pero que, en el fondo, defiende lo inconfesable. Pero más allá de estas disquisiciones sobre el fugitivo uno percibe en el funcionamiento de la Crida Nacional per la República, en su discurso y en sus propuestas políticas una considerable dosis de caudillismo que la asemeja al peronismo. Incluso, si me apuran, el rol de Quim Torra en Cataluña recuerda el papel jugado por Héctor José Cámpora a la espera del regreso del caudillo, Perón, a la Casa Rosada. Cesarismo, caudillismo o neo peronismo… Suena extraño definirlo así pero la realidad es tozuda. No deja de ser preocupante contemplar como muchos independentistas de buena fe atribuyen al prófugo capacidades políticas que no atesora. La actividad del huido, a día de hoy, se ha caracterizado por la improvisación, el oportunismo y la gesticulación mediática. Sorprende también ver personas, en otro tiempo relevantes en la política catalana como Marina Geli o Ferran Mascarell , rebajar su nota de corte aceptando liderazgos como los de Torra o Puigdemont. La patética foto de Mascarell en la que enarbola un cartelito con el lema ‘Unitat’ no deja de ser un sarcasmo. Y, así las cosas, el cesarillo quiere reinar desde Waterloo pero su vicario no gobierna bien en Barcelona y los socios no tragan. Los de ERC creen que los ‘héroes’ no huyen y que los ineptos no deben presidir la Generalitat. 
 ¡Ay el cesarismo! A neo convergentes y conversos les convendría repasar las palabras de Oswald Spengler cuando, tras la Primera Guerra Mundial, escribió refiriéndose a ciertos personalismos: “Mientras tanto los partidos se convierten en obedientes sequitos de unos pocos, sobre los cuales el cesarismo ya empieza a alanzar sus sombras…” Peligro.

28.1.19

QUIEN NOS DEFIENDE ?????






ETERNAMENTE… RAFAEL RIBÓ


 No pretendo someter al Síndic de Greuges, Rafael Ribó, a una crítica política construida sobre la base de un puntillismo de inspiración inquisitorial. Eso me obligaría a hablar de los muchos años que lleva en el cargo, de sus costosos y frecuentes viajes, de sus filias, de sus fobias, de su generosa retribución salarial, del número de funcionarios y servicios a su cargo, de sus criterios de selección del personal adjunto… Todo eso lo dejo para parlamentarios, gacetilleros atrevidos y políticos profesionales. Tampoco hablaré de sus silencios selectivos ni de sus olvidos clamorosos. No me detendré en su mutis por el foro ante los hechos acaecidos en el parlamento catalán, en setiembre y octubre del 2017, en los que se atentó contra el Estatut y la Constitución. Menos aun de los manifiestos, con firmas ilustres, sobre los que ya han opinado afamados doctores y familiares de los honorables signatarios. No voy a hacerlo. Obviaré también los cambios legislativos que, al amparo de la reforma del Estatut, hicieron posible que su permanencia en el cargo se dilatara nueve años más. ¿Para qué entrar en detalles tan sórdidos? La casta y los favores no reparan en ideologías. Eso de la limitación de mandatos, o el respeto para los resultados de las primarias, es para ingenuos. No voy a recordarles aquello que disponen las leyes cuando nos dicen que el Síndic -o el Defensor del Pueblo- es una figura pública políticamente independiente, que no depende de ningún gobierno y que actúa con objetividad, libertad de criterio e independencia… No voy a entretenerles con eso, sería ocioso. Pero alcanzado ese punto filipino uno puede preguntarse algo tan simple como: ¿Quien nos defiende del ‘Defensor’ cuando este peca por omisión o comisión? O sea, por lo que no hace cuando lo debe hacer, o por lo que hace y no debería hacer. ¿El Parlament? No me hagan reír.

27.1.19

UNA ENTREVISTA DE XAVIER RIUS.....

La gent creurà que entrevisto Joan Ferran perquè inclou un dels meus articles sobre TV3 en el seu llibre “Desde la aspillera” (Ediciones Hildy) però no. L'entrevisto perquè és un franctirador de nom i perqué quan va dir allò de la "crosta nacionalista" al 2007 referit als mitjans de comunicació de la Generalitat es va quedar curt.

 - Els de TV3 han posat tota la carn a la graella amb el procés. 
 La carn, l'oli i tots els condiments. Sense la intervenció de la ràdio i la tele pública no haguéssim arribat al punt en què estem. Moltes vegades ha magnificat l'anecdòtic i obviat l'important. Ha convertit en notícia insignificàncies i ocultat els matisos.
 - Amb allò de la "crosta nacionalista" es va quedar curt? 
 Sí. Eren altres temps i circumstàncies, però molts dels que van callar ara em donen la raó. A més avui, malauradament, és un camp de batalla entre les diferents faccions de l'independentisme, tots volen manar per controlar el missatge. 
 - El gran èxit del procés ha estat la creació d'un marc mental? Els dels llaços grocs semblen els bons de la pel·lícula. 
 Han creat un marc mental trampós, il·lusori i fictici que, al seu torn, ha generat un altre en oposició. Un mal servei a la concòrdia entre catalans. Patirem molt de temps les conseqüències de tant dogmatisme. Per als que es van creure el del viatge a Ítaca la frustració està a la volta de la cantonada.
 - Hi ha por escènica a Catalunya? 
 En el moment en que algú et deixa de parlar o t'insulta per no compartir les seves idees és que alguna cosa no funciona bé. En l'instant que molts grups d'amics de tota la vida opten per no parlar de segons quins temes és que la societat té un problema i el virus de la intolerància ha fet niu. Quan es pinten els locals de l'adversari, es destrossa el seu material, s'insulta i es molesta violentament al dissident és que alguna cosa falla... Hi ha violències que no són físiques i aquí campen al seu aire. 
 - Hi ha una espiral de silenci? 
 Sí, hi és... Però cada vegada són més els que intenten fer sentir la seva veu i s'arrisquen a defensar les seves posicions. La retòrica del procés ha cansat a molta gent que ja ho verbalitza encara que sigui en petit comitè.
 - El procés és sobretot un moviment de classes mitjana. Vostè fins i tot parla de "carn de canó" en el seu llibre.
 En l'anomenat Procés ha participat molta gent de bona fe. Ho han fet amb il·lusió i esperança sense demanar res a canvi. El lamentable ha estat veure com uns quants aprofitats han estirat, i instrumentalitzat, el tema perquè en això els anava la poltrona, el sou fins i tot l'estatus social. En tot moviment polític hi ha els idealistes i els aprofitats... El Procés ha generat molt 'xupòpter' desaprensiu... Si Puigdemont, Comín i cia no es veiessin vivint molts anys a Bèlgica segurament proposarien altres sortides menys estridents i estrambòtiques al moment polític actual.
 - Quin paper ha jugat la premsa? 
Uns han fet de comparsa per no perdre subvencions. D'altres han callat, o han estat tebis, massa temps fins que s’han adonat del cúmul de despropòsits i ocurrències que poden arribar a generar quatre il·luminats posant en perill la cohesió social i l'economia. Només uns pocs han actuat com a professionals valents. 
  - I els intel·lectuals? 
La llista dels acomodats al sistema és llarga. Escribes a sou un munt. Anar a contracorrent és dur i l'honestedat intel·lectual no compta en nòmina. Alguns fan vestits a mida, llibres per encàrrec i entrevistes al millor postor... Aquests i aquestes dels que parlo, si se'ls pot anomenar intel·lectuals, solen oficiar de bufons en mitjans de comunicació a canvi d'unes monedes d'or. 
 - Quin paper han jugat els historiadors? 
 Els honestos han difós el seu treball amb objectivitat i professionalitat, altres han preferit reescriure el passat a gust dels mandarins que governen el present... però, per fortuna, encara hi ha pensament i vers lliure en aquest país.
- Al final resulta que anaven de farol. 
 Va ser una fanfarronada, van perdre i ara intenten emmascarar la seva derrota apel·lant, de nou, els sentiments. En la intimitat molts reconeixen que s'han precipitat. Ara no saben com sortir del problema sense perdre més plomes. - Ni tan sols va ser una partida d'escacs. Va ser a les cartes amb baralla espanyola, van cantar les quaranta i van abandonar la partida. El pitjor és que ara pretenen que tothom pagui la seva consumició i la trencadissa generada al país. Serà dur recosir tot això. En els escacs es medita i es pensen les jugades a mig termini, aquests han utilitzat la patada cap endavant sense rumb.
 - Hi ha presos i exiliats? 
 Si, en qualsevol país en el qual un intenti saltar-se la llei va a la presó. A França, per exemple, no haguessin arribat tan lluny. I a Alemanya... Exiliats? Llegeixin vostès les vicissituds dels republicans espanyols després de la guerra civil i veuran la diferència. No tothom pot residir amb despeses pagades en una mansió a Waterloo, o pernoctar en una presó amb un règim interior i de visites com el dels polítics presos. Una altra cosa és discutir sobre la idoneïtat dels temps de presó preventiva.
 - Per a aquest viatge no calia alforges. Vostè també ho diu
 Han posat el país cap per avall, s'han enfrontat famílies i amics; han perjudicat l'economia, el turisme i la imatge del país fora de les nostres fronteres... Es barallen, no té nord ni ruta a seguir... un desastre trufat de frases grandiloqüents però buides de contingut. Han posat en perill, i ho segueixen fent, la pròpia autonomia...
 - Què deu pensar Pujol del procés?
 Crec que Pujol ha de pensar que són uns sabatots sense criteri polític i escàs plantejament estratègic, que el seu era més efectiu i solvent. Fins i tot crec que pot arribar a pensar que aquests aficionats a l'activisme Kumbaya posen en perill la seva tasca política d'anys. No només s'han carregat el seu partit sinó també deterioren el país.
 - El procés s’ha acabat? 
 Crec que com s'entenia abans sí. Ara la cosa va de presos i referèndums. Suposo que els procesistes han interioritzat que els temes de palau van a poc a poc. Els independentistes tenen un problema seriós per recompondre la seva línia de comandament, els falta nous líders i a ningú se li acudiria, per exemple, col·locar a personatges com Agustin Colomines o Rufián al capdavant de l’enrenou. Els altres caminen per Europa o estan presos.
 - Quan va començar el procés? Amb Pujol, amb Maragall, amb Mas? 
 Si fullegem la vida d'en Benet, narrada per Jordi Amat, potser en els anys quaranta amb l'entronització de la Mare de Déu de Montserrat. Més tard altres van posar les condicions objectives i Mas va accelerar pensant que les subjectives estaven madures i clar, Artur no és un Lenin i la va pifiar. 
 - Ja no va a les manifestacions de l'1 de Maig. Es mostra molt crític amb els sindicats. 
 Les cúpules dels sindicats fa temps que no tenen massa clar quin és el seu comès de classe. Van jugar a alinear-se amb el pensament dominant i a mi no m’agrda això. Afortunadament encara hi ha en actiu centenars de sindicalistes que no han sucumbit als cants de sirena.
 - És cert que Mascarell va passar en sis dies de candidat del PSC a l'alcaldia de Barcleona a conseller de Cultura amb CiU? 
Als fets em remeto. Mascarell és un especialista en el transfuguisme exprés. Observin els seus moviments d'aquests últims mesos i veuran com es desplaça pel cosmos 'indepe' a la recerca d'una destinació.
 - Quin mal han fet els conversos, no? 
 Tots evolucionem i canviem d'idea en moltes ocasions, però l’anormal és caure del cavall camí de Damasc i caure moltes vegades. El pitjor del convers és la seva malvolença cap als seus antics camarades i l'intent d'ocultar paraules i fets del passat. Comprenc el convers evolutiu per idees, avorreixo a qui muta a canvi de la poltrona. En idees polítiques encara hi ha diferències. Adoptar, de cop, el pensament de l'antagonista no és massa comprensible.
 - Vostè va ser un dels 'capitans' del PSC. Què ha fet malament el PSC amb el procés? Si ha fet alguna cosa malament.
 Ser tebi i ambigu en moltes ocasions. Com a excusa li diré que en els gens del PSC hi ha sempre l'intent d'esgotar al màxim abans de trencar o destrossar. Això va bé en algunes ocasions i en altres surt malament. No som perfectes. 
 - Com s’atura Vox?
Parlant menys d'ells. Amb normalitat i sense dona’ls-hi un protagonisme que encara no mereixen. Atacant les arrels del mal humor ciutadà i abordant amb rigor temes incòmodes i problemàtics que tenen a veure amb l’immigració i la seguretat.
 - No té la sensació que l'electorat del PSC s'ha fet de dretes? Ara la gent està preocupada per les okupacions o la immigració més que conceptes tradicionals d'esquerra com "justícia social", "igualtat", "fraternitat" 
 Per definició el PSC ha d'abordar i defensar els temes clàssics dels demòcrates i l'esquerra. Però també els fenòmens emergents que preocupen a la societat. L'esquerra en general no digereix bé les problemàtiques d’immigració i seguretat. Cal aplicar aquí una nova mirada allunyada del bonisme, però respectuosa amb els drets de les persones.
 - Vostè fins i tot critica els "pijoprogres". Què és un "pijoprogre"? 
És molt fàcil ser d'esquerres vivint a Sant Cugat? Diguem que un 'pijoprogre' és un burgeset ben remunerat, amb bon nivell de vida, que, per mala consciència, vota posicions d'esquerres o radicals, sabent que no tenen futur i que el seu estatus no es veurà afectat. Són els reis del 'postureo’, l’estètica cara i la 'divinitat'. / Una entrevista de Xavier Rius.

22.1.19

PUEDES ADQUIRIRLO EN AMAZON ENVÍO GRATUITO

ELLA SIEMPRE ESTUVO ALLI








COLAU Y EL SINDROME DE CECILIA


 Mucho me temo que la alcaldesa Ada Colau padece el síndrome de Cecilia. Sí, ese que puede resumirse en aquella célebre canción que dice: “ser la novia en la boda, el niño en el bautizo, el muerto en el entierro con tal de dejar su sello…” Dicen que la alcaldesa en otro tiempo hizo sus pinitos como actriz y que de casta le viene al galgo. Cuentan maravillas de su capacidad de transformación. No en vano sus disfraces de Abeja Maya causaron furor en eventos electorales y mítines. Los de IC aun están enojados. Hábil comunicadora, Ada siempre ha intentado dejar su impronta incluso cuando han saltado a la palestra temas delicados y escabrosos como los de violación y acoso. Allá donde va intenta triunfar contándole al personal precisamente aquello que ansia oír. Poco importa si luego no puede, o no sabe, salir airosa de sus compromisos adquiridos. La alcaldesa de Barcelona es especialista en ambigüedad, cambio de criterio e improvisación. Ojeen hemeroteca si no me creen. Esta semana se ha inaugurado - ¡ya era hora!- en la calle Borrell de Barcelona, un nuevo centro de la LGBT. Me alegro de ello y hago votos para que su actividad sea fructífera y positiva. Pero a la alcaldesa le pudo el síndrome de Cecilia y quiso ser de nuevo protagonista del evento practicando la prolalia. Ya saben ustedes, la prolalia era aquella variante de la retorica que, en tiempos de los antiguos griegos, consistía en adular al auditorio con el fin de que este fuera benevolente con el orador. Anunció, de nuevo, su bisexualidad. Ya lo había hecho en televisión con anterioridad. Oigan, a un servidor le trae sin cuidado la orientación sexual de la señora alcaldesa y si tuvo una novia italiana o no. Nada de ello es sinónimo de solvencia, ni supone una buena o mala gestión al frente del consistorio. Me parece poco elegante echar mano de esa circunstancia porque es redundante como método para agradar. En este país hemos avanzado mucho en derechos individuales y en educación cívica. Lo que ayer fueron actos comprometidos, incluso me atrevería a decir heroicos -recuerdo la salida del armario de Miquel Iceta- afortunadamente hoy son considerados normales. Otra cosa será que, a la vista de los últimos acontecimientos electorales, haya que permanecer alerta por si retornan los inquisidores de la España negra, intolerante y criminal. Pero eso es harina de otro costal. A la señora Colau habrá que recordarle que el síndrome de Cecilia se cura aparentando menos y resolviendo más.