El blog d'en Joan Ferran

2.5.16

MALA GESTIÓ LA DE ADA COLAU


EL ZÚRICH Y ADA COLAU


És probable que el nom de Zuric produeixi en l'equip de la senyora Ada Colau algun que altre granellada. Ja saben, a Zuric, a més de grans asseguradores, les entitats financeres i els bancs tenen preeminència en les notícies, la literatura i el paisatge urbà. La imatge de la ciutat suïssa ve condicionada no només pel seu bell entorn natural sinó també pel seu dinamisme econòmic al servei del capital. No voldria ser mal pensat però estic convençut que, en més d'una ment dogmàtica, el nom de la ciutat helvètica és sinònim de diner negre, explotació i mil coses més i això afecta el subconscient reptilià. Els sentinelles de la fe potser ignoren que vells revolucionaris del segle passat van trobar refugi en aquesta ciutat per recuperar forces i encendre la metxa de la seva revolució. 
 Però el Zúrich que ens ocupa avui no és el centreeuropeu sinó el bar barceloní i, per extensió, el de tots els establiments de restauració amb terrasses a la via pública. M'explicaré. Sembla com si el fonamentalisme colauiano pretengués ficar els ciutadans en catacumbes sense ventilació. No content amb negar l'ús de l'espai públic per a determinades activitats -cas de les pantalles gegants per a les finals de futbol- ara volen carregar-se el principal àmbit d'interrelació i comunicació entre persones: les terrasses dels bars. 'Fatal senyora Colau! L'equip de govern municipal peca en una doble direcció. Per intervencionisme com en el cas de les terrasses; per absentisme davant el fenomen del 'top manta' o la defensa del paper de la Guàrdia Urbana ... 
A l'ajuntament barceloní no es recorda una gestió política tan erràtica com l'actual. En una ciutat mediterrània i densa, com Barcelona, el paper de l'espai públic a l'aire lliure és vital per a les relacions humanes i la convivència. Actuar sense contemplar els efectes col·laterals de les improvisacions polítiques té conseqüències econòmiques i socials. Governar sota criteris i esquemes mentals rígids és poc recomanable. El que s'ha dit: el Zuric i les seves taules platejades han estat aquí des de sempre; donen vida, color i ocupació a molta gent. Paguen impostos i són el reflex d'una urbs cosmopolita.

28.4.16

"Dissidents. El preu de la discrepància a la Catalunya nacionalista" Un ...

26.4.16

UN SÁTRAPA LLAMADO OBIANG









OBIANG Y LOS SILENCIOS COMPLICES 


Me indignan los silencios cómplices y el pasar de puntillas de algunos ante los atentados a la democracia y los derechos humanos. Se perfectamente que el dinero es capaz de comprarlo casi todo, que el petróleo aun es un producto codiciado y que muchos prefieren el postureo de moda antes que inmiscuirse en ‘asuntos de estado’. Sí, eso es lo cómodo que permite a cierto personal darse una capa de barniz progresista mientras se obvian injusticias instaladas hijas del ‘laissez faire’. 
 Teodoro Obiang lleva 37 años como presidente de Guinea Ecuatorial y osa presentarse ante el mundo alardeando de espectaculares resultados electorales. Sus esbirros alegan que ha obtenido el 99’2% de los votos escrutados. ¡Increíble! Organizaciones defensoras de los derechos humanos, como Human Rights Watch, catalogan a Obiang como a un dictador corrupto y sanguinario. Diversos observadores internacionales, líderes opositores y sociedad civil han cuestionado la limpieza i validez de estos comicios al tiempo que denuncian la intervención amedrentadora del ejército contra el principal partido de la oposición. 
Insisto: me indignan los silencios cómplices. Sí, y los hay de todos los colores, de políticos en activo y de otros que subsisten a medio gas. Aunque fuera como penitencia, para lavar pecados, más de uno debería reconocer que en su día le dio oxigeno y sonrisitas al sátrapa esperando un plato de lentejas. Guinea Ecuatorial es un país bello y rico que no se merece el yugo de un dictador blanqueado durante años por algunos ‘de los nuestros’. Juan Tomas Ávila Laurel –intelectual ecuatoguineano oriundo de Annobón- nos lo cuenta con claridad:
 “Nadie puede creer en unas elecciones libres en mi país, el abuso ha sido increíble, con militares vigilando el voto y mesas electorales sin papeletas de partidos opositores. Pero lo peor es el clima de terror contra quien quiere cambiar las cosas”. 
Mientras tanto aquí el ‘postureo’-- continúa y, allí, Obiang se deleita con el ritmo del silencio.

13.4.16

MÁS TV3

                       
                             EL VICIO DE TRIVIALIZAR LA POLITICA 


Confieso que me tienen bastante harto. Sí, harto de que se juegue a pasar de puntillas, sin decir nada, alrededor de temas que tienen su relevancia, aunque sea meramente simbólica. Restar importancia, o no dársela, a una cosa nimia me parece razonable. Obviar asuntos cargados de significado me parece una dejación de principios injustificable. Se habla mucho de la nueva y la vieja política. Se exige sinceridad a los personajes públicos, definición, palabras claras y entendibles, etc. Pues bien, últimamente algunos han adoptado la moda de ‘hacerse el sueco’, de esquivar el bulto y aparentar que según qué temas no va con ellos. Fatal. Salvo honrosas excepciones –el diputado Lluís Rabell, una de ellas- se ha intentado, por ejemplo, trivializar el manifiesto Koniec. Error mayúsculo. Mal servicio a la lengua y al catalanismo, como muy bien ha expuesto Antoni Puigverd, aparentar que no ha ocurrido nada… 
 Pero hay más madera señoras y señores. Ante las coacciones y trampas saduceas del concejal Garganté tanto la alcaldesa, como PSC y ERC, silban, fingen estar ausentes.
 ¿Y qué me dicen ustedes de la quema televisada de la Constitución oficiada por Empar Moliné? Para unos, una broma light, para otros una falta de respeto similar a la del famoso Padrenuestro recitado en el Saló de Cent. Por favor, no confundamos la libertad de expresión con la grosería, ofensa y el mal gusto.
 Estoy harto de la banalidad que gastan algunos políticos y famosillos. Me disgusta la trivialización de acontecimientos y temas de fondo que merecen ser tratados con rigor y respeto. Los partidos políticos democráticos – los de izquierdas aun más- no pueden contemplar impertérritos como se deterioran las formas y el clima relacional de nuestra sociedad. A mi modesto entender tanto la banalización, como la trivialización, deviene fenómenos nocivos para la política democrática.

10.4.16

EL OTRO PUIGDEMONT....








PUIGDEMONT Y LA TRICOLOR 


Sucedió un catorce de abril, y no precisamente el de 1931. El diputado Carles Puigdemont no era alcalde y, seguramente, sus sueños inmediatos y ambiciones aun no apuntaban hacia la presidencia de la Generalitat. Lo suyo era un modesto escaño en el Parlament por la circunscripción de Girona. 
Aquella mañana primaveral, como cada año por esas fechas, un grupo de viejos combatientes republicanos españoles depositaron coronas de flores en el monumento que se encuentra anexo al Parlamento catalán. El acto tenía lugar, como de costumbre, en un ambiente fraternal y emotivo. Mientras tanto, en el interior del hemiciclo, las interpelaciones y mociones se sucedían placida y monótonamente. En transcurso del orden del día le llego el turno de subir al estrado a un diputado barcelonés para la defensa de una moción del PSC sobre las relaciones institucionales entre el ayuntamiento de la ciudad condal y la Generalitat. Se dio la circunstancia de que el parlamentario en cuestión lucia en la solapa un discreto pin con la bandera tricolor republicana. El diputado Puigdemont aprovecho la ocasión para ironizar, vía twiter, acerca de la ‘españolidad’ del símbolo en un intento de encasillar ideológicamente a su adversario político. Tras abandonar la tribuna de oradores el ponente fue informado de las jocosidades y chanzas del de Gerona. Instantes después se entablo una agria discusión virtual en la que, el socialista le recrimino al nacionalista la falta de respeto y consideración hacia una bandera, y un simbolismo, por la que habían dado la vida muchos ciudadanos catalanes… 
 Esta pequeña trifulca sucedió en abril de 2011. Han pasado cinco años y hoy Puigdemont ya no es un novato, ni tampoco un diputado del montón, que pueda permitirse el lujo de hacer chascarrillos o bromitas para enojo de federalistas, autonomistas o unionistas. Lo pasado, pasado está; pero la reciente publicación de libros, listas negras y manifiestos excluyentes exige de las principales autoridades del país un plus de respeto pedagógico hacia el diferente y el divergente. No en vano Lluís Rabell alerto sobre el racismo que viene y Gregorio Morán disparó contra el neofascismo lingüístico. 
Estoy convencido de que este catorce de abril de recuerdo republicano el presidente de la Generalitat no encontrara en la bandera tricolor – ni en sus adversarios políticos- motivo de escarnio o cuchufleta sino consideración y respeto. Amén.
también puedes leer este articulo en catalan en www.catalunyapress.cat

3.4.16





UN REGALO PARA COLAU



 No será un servidor de ustedes quien defienda la errática gestión del equipo de gobierno municipal que capitanea la señora Ada Colau. No, pero a pesar de ello me siento moralmente obligado a manifestar que Felix de Azúa , académico de la RAE, se ha equivocado y mucho con sus declaraciones a los medios de comunicación.
 Siempre me han parecido respetables todas las actividades laborales ejercidas con honestidad; más aun aquellas que exigen sacrificio, incomodidad, horarios intempestivos y un determinado talante. Tan respetable es un académico doctorado merced a una tesis sobre los aspectos de la estética de Diderot, como Rosita la estanquera, Encarna la pescadera o Pepe el conserje del museo. Félix De Azúa tiene, por su labor literaria, merecidamente asignado el sillón ‘H’ en la RAE pero, desgraciadamente, en esta ocasión ha escrito el verbo haber sin ella.
 Podría compartir algunas de las críticas formuladas por el ilustre académico acerca de la gestión del actual gobierno municipal, seguro. Pero acudir al recurso del desprecio elitista me parece una zafiedad impropia de una persona culta. Si lo que el señor Azúa pretendía era debilitar la credibilidad política de la alcaldesa ha conseguido el efecto contrario. La señora Ada Colau y su equipo podrán ser unos gobernantes pardillos – no lo discuto- pero son duchos en aprovechar, como nadie, tanto el twiter como el postureo y la fotografía populista. 
 En otro orden de cosas, el señor Azúa debería saber que tanto los empleados de la limpieza como los trabajadores de los mercados, hoy, se identifican más con el ‘run run’ de la ‘A’ que con el confortable sillón de la ‘H’. Y, como colofón de este pequeño incidente, tengo la impresión de que la alcaldesa de Barcelona estará eternamente agradecida al regalo de la ‘H’.
 ¡Con lo bien que queda esta letra cuando va de muda!

Puedes leer este escrito en www.catalunyapress.cat

20.3.16

SOBRE EL DERECHO A OPINAR






PARLON Y EL ARTE DE RUMIAR 

Recurro una vez más al Diccionario de la Lengua Española que homologa la Real Academia. En esta ocasión pretendo consultar los diferentes significados y acepciones del verbo rumiar y, por extensión, el de palabras como rumiante o rumiador. Reconozco que el motivo de mi consulta nace inspirado por la aparición, en los medios de comunicación, de unas declaraciones de la alcaldesa de Santa Coloma, Nuria Parlón, a la que aprecio y admiro. Confieso que en su día me llamaron la atención sus advertencias respecto a las negociaciones de Pedro Sánchez con otros líderes políticos españoles. Y, más recientemente, su ritornello sobre esa ambigüedad política que hemos dado en llamar derecho a decidir.
 Nuria Parlón tiene todo el derecho del mundo a manifestar y posar con sus opiniones. ¡Claro que sí, faltaría más! Tanto es así que los demás también tenemos derecho a teorizar sobre el don de la oportunidad y pensar que tras los mensajes hay truco, o un ‘déjà vu’ de triste recuerdo. 

El susodicho Diccionario de la Real Academia no acostumbra a defraudar. La palabra ‘rumiar’ contiene tres definiciones. Una de ellas es trascrita como rezongar, refunfuñar a lo que se manda ejecutándolo de mala gana.
La segunda definición es la que más me place; considero que es la que deberían practicar la gente con responsabilidades de dirección política y es: Considerar despacio y pensar con reflexión y madurez.

Por último una acepción que se prodiga en exceso en los debates políticos: Masticar por segunda vez, volviéndolo a la boca, el alimento que ya fue digerido. 
Pues bien, respecto al llamado derecho a decidir, tanto el PSC como el PSOE hace tiempo que tomaron posición. Pretender volver a la casilla de salida, masticar nuevamente el guiso, podría devenir indigesto y nocivo. 
 Mi amiga Nuria Parlón -si cumple lealmente sus deberes y obligaciones ejecutivas- tiene todo el derecho a opinar lo que le plazca y apostar por lo que crea oportuno. Obvio, tan obvio como que los demás también podemos explicar las inconveniencias y problemas de posar antes de hora. 
Hace unos meses pasamos pantalla y hoy no queremos vuelta atrás. Renovación y futuro no implica adoptar el criterio de los competidores sino conseguir que el tuyo sea valorado.

11.3.16

                                             
                                                           UN MÁSTER PARA COLAU 

Sospecho que la mirada de la alcaldesa Ada Colau, y la de sus amigos, va mucho más allá del lado mar de la plaza Sant Jaume. La que en otro tiempo se disfrazo de heroína ‘Supervivienda’ – para denunciar el timo de las hipotecas- hoy sueña en convertirse en un referente totémico para la nueva izquierda. Colau pontifica sin rubor sobre política catalana y española, bendice y maldice pactos e investiduras. La alcaldesa,obviando su rol de representación institucional, se permite el lujo, en un acto público, de criticar agriamente a la ministra Pastor. Precisamente a Ana Pastor, la única ministra que junto al conseller, Santi Vilà, fue capaz de tejer acuerdos y complicidades entre los gobiernos de Cataluña y España. Llegados a este punto, y tras los encontronazos de Colau con la Iglesia, la Monarquía o el Ejército, creo alguien debería recomendarle que se matricule en un máster sobre Relaciones Institucionales y protocolo. No para que cambie de ideología, sino para que aprenda a relacionarse. Por cierto, en este país si una institución ha sabido adecuarse a la democracia, esta ha sido el Ejército. 
Hay quien opina que el postureo colauiano no es más que una huida hacia adelante para ocultar su ineficacia en el terreno de la gestión. El ‘top manta’, las políticas de seguridad, el tema turístico, la cultura sin norte y mil cosa más justificarían esta apreciación. Quizás si, pero ello no implica que sus aspiraciones, y las de sus correligionarios, no vayan más allá del mundo municipal. La propuesta de Ada Colau de crear un partido -donde aglutinar formaciones y colectivos a la izquierda del PSC- se diseña con una voluntad inequívoca de convertirse en fuerza hegemónica y gobernar todas las instituciones del país. 
Algunos hablan de la alcaldesa de Barcelona como una nueva ‘Evita’, encandiladora de masas, alrededor de la cual construir un movimiento... Parece ser que Ada y los suyos tienen prisa. La legislatura catalana podría ser corta y en tiempos de zozobra o desorientación quien coloca bien las fichas y los tótems puede vencer.
 ¿Legitimo todo ello? Claro que sí, pero insisto: A la alcaldesa activista no le iría mal matricularse en un máster sobre Relaciones Institucionales y protocolo. Hay que saber ser…y estar.
Articulo publicado en Catalunyapress :

8.3.16

MARIANO Y EL PERRO DEL HORTELANO






MARIANO Y EL PERRO DEL HORTELANO


 Mariano huele a pasado, a personaje del Siglo de Oro español, a seguidor enfermizo de las comedias palatinas de enredo. En su empeño por ridiculizar y descalificar a Pedro Sánchez citó al Perro del Hortelano que inmortalizara Lope de Vega en el siglo XVII. Sí, aquél que no come y tampoco deja comer. ¡Pobres canes! Además de llevar una perra vida son usados sin miramientos, no sólo como insulto, si no como sinónimo de bajeza, desorden moral o mal hacer.No es la primera vez, ni seguramente será la última, que esta noble especie animal ha sido usada como humillación dirigida a terceros. Aún recuerdo un día, no muy lejano, en que Oliver Stone afirmó que Jose María Aznar era el perro faldero de Bush… 

 ¿Y qué me dicen ustedes de la expresión perroflautas? Tras las manifestaciones y acampadas del 15M el término perroflauta –aunque ya se utilizaba con anterioridad- se popularizó aún más para referirse a personas con aspecto desaliñado o indigente. Lo lamento señores, pero el animalista que llevo dentro me impide usar sustantivos compuestos como arma arrojadiza contra mis adversarios políticos. Para muestra un botón: He observado en el debate de investidura mucha rabia y odio dirigidos a terceras personas, pero a un servidor de ustedes nunca se le ocurrirá calificar a nadie, por ejemplo, como ‘perro rabioso’ aunque lleve cola. Tampoco me parece correcta la expresión de que el debate se realizó “a cara de perro”. Resumiendo. Triste ocurrencia -poco imaginativa- la de Mariano Rajoy, al citar El perro del Hortelano… 
Juan Ramón Jiménez, nuestro premio Nobel de literatura, tuvo en su día la valentía de llamar las cosas por su nombre. Afirmo que matar por placer o gratuitamente un animal era un asesinato. En “El perro sarnoso”, capítulo de Platero y Yo, nos invita a contemplar el reino animal desde una nueva sensibilidad no instrumental. Reléanlo y lo comprobarán. Ya no basta con no matar se impone también citar adecuadamente.
 Mientras tanto, amigos, volvemos a la casilla de salida del juego…¡de la Oca!

Articulo versión catalana en www.catalunyapress.com

26.2.16

SOBRE EL PACTO PSOE - CIUDADANOS


                                                   
                                                      EL ENEMIGO PRINCIPAL 


No salgo de mi asombro. Los que decían que la dicotomía derecha – izquierda estaba superada, por anacrónica, disparan ahora contra el acuerdo Sánchez-Rivera. Dicen que el de Ciudadanos es de derechas y que Pedro Sánchez ha abandonado los postulados de la izquierda. Lo dicen algunos que, desde las filas socialistas, nunca antes se habían significado por sus análisis ‘de clase’. Ya se sabe, la gestión en la Administración absorbe tanto que no hay espacio para cultivar el pensamiento. Lo dicen otros desde el aglomerado podemita. Ocultan que no hace demasiado tiempo, para ellos, el PSOE era algo así como un engendro social fascista corrupto al que era preciso devorar. A muchos de estos oportunistas de la ideología y las esencias izquierdistas les convendría releer a los clásicos. Para Lenin, por ejemplo, la clave para afrontar una cuestión política era situar el análisis parcial en un contexto general. El dirigente ruso era un maestro del análisis teórico que usaba como elemento motor de la acción política. El estudio de la fase concreta, y la definición del ‘problema principal a resolver’, le condujeron a señalar la conveniencia de ‘aislar al enemigo principal’. Tesis que Mao-Tse-Tung, entre otros, desarrollo extensamente.

 En España: ¿Alguien discute quien es el enemigo principal? ¿Es, o no, el PP el adversario a vencer?
 Por cierto, y hablando de renuncias al pensamiento de izquierdas. Ha sido Pablo Iglesias el que ha reinterpretado, a conveniencia, el pensamiento de Antonio Gramsci para justificar su desplazamiento hacia ‘el centro del tablero político’. Pero de eso hablaremos otro día. Seamos serios. A todos nos gustaría concretar la utopía y vivir felizmente en ella, pero sabemos que la realidad es tan compleja como contradictoria. Un servidor de ustedes desconoce el final de esta película y el futuro que les espera a sus actores. Es muy probable que volvamos a las urnas el próximo mes de junio. En ese caso los electores se verán en la tesitura de elegir entre lo buscadores del pacto, la transversalidad y el compromiso o los dibujantes de líneas rojas con programas maximalistas. Por el camino también quedaran retratados aquellos que, por botín de taifa territorial, antepondrán lo suyo al interés general. Penoso. 
Ya saben, nos lo escribieron en ruso y en chino: Conviene siempre aislar al enemigo principal


Imagen: Iglesias you tube citando Mao en tele irani

18.2.16

PRISIONEROS DE LA CUP







PISTOLAS I MOSSOS 



No se estila. Ya sé que no se estila, que no está de moda defender o glosar la labor de las fuerzas y cuerpos de seguridad. Más bien al contrario. Sus actividades y quehaceres cotidianos son observados con lupa, generan polémicas mediáticas y sirven de munición para controversias políticas y parlamentarias. Sí amigos, no se estila echarles flores pero conviene de vez en cuando hacerlo. Conviene transmitir desde la ciudadanía, la política, las administraciones y los medios de comunicación un mensaje de confianza dirigido a los profesionales de la seguridad pública. No importa si sus competencias son de ámbito municipal, autonómico o estatal; conviene hacerles llegar de forma inequívoca un reconocimiento por su trabajo. Sólo desde esa premisa se les podrá exigir, luego, niveles de excelencia en el desarrollo de su tarea. Quizás ha llegado el momento de romper para siempre estereotipos anacrónicos para explicitar, con nitidez, que las policías actuales son y están al servicio de la democracia. Son mejorables, no lo discuto, pero no se las puede injuriar gratuitamente, engañar ni prometer en falso. No se las puede abandonar cuando surge una incidencia o el conflicto. Precisan apoyo moral y material.

 Escribo estas líneas al hilo de una nueva exigencia parlamentaria protagonizada por la CUP. Un capricho que deja en el dique seco la compra de unas pistolas eléctricas comprometidas, desde hace tiempo, por la Conselleria al cuerpo de los mossos de esquadra. Si el ejecutivo de Carles Puigdemont permite que la CUP marque el criterio de lo que ha de ser la política de Interior en este país no habrá jamás una policía eficaz, útil y respetada por los ciudadanos. 

Insisto. Los profesionales de la seguridad pública necesitan precisamente eso: seguridad. Necesitan confianza en su labor y el cumplimiento de la palabra dada. Nada peor para el buen funcionamiento del Cuerpo que los devaneos y las trifulcas parlamentarias en las que son usados como mercancía o moneda de cambio.

7.2.16

¿Quienes son los enemigos del pueblo?








VETOS Y PAVOS


Les avanzo, para que nadie se lleve a engaño, que me gustaría ver instalado en la Moncloa un Ejecutivo de izquierdas o, en su defecto, otro de centro izquierda. Un gobierno que inspirándose en lo que parece imposible, hiciera realidad lo posible. Un gobierno empeñado en derramar bienestar, seguridad y felicidad entre la ciudadanía. 
En España el cambio es tan necesario como urgente, conviene por higiene democrática. Pero más allá de los buenos propósitos de algunos sospecho que vamos a vivir situaciones complejas no exentas de estridencias. Aflorarán suspicacias y miserias personales. La esgrima fina puede acabar a mandoblazos y hará falta buen talante y paciencia. Seguro. No me gustan los vetos, la prepotencia ni el reparto de prebendas a priori. Insisto, me agradaría un gobierno de izquierdas pero temo por él. Algunos individuos, altaneros y desafiantes, viven mejor instalados a la contra que buscando soluciones. Cuando Iglesias veta a Ciudadanos, aduciendo que son una gente deleznable, quiero pensar que hace teatro. 
He seguido atentamente la evolución discursiva de los correligionarios del Pablo Iglesias del siglo XXI. Observo que no han tenido ningún reparo en rebajar sus filias revolucionaristas para recalar en tesis socialdemócratas edulcoradas. Tampoco se han cortado un pelo citando a Gramsci obviando sus referencias a la lucha de clases para sustituirlas por eufemismos varios. Donde el sardo veía clases sociales ellos ven, tan solo, los de arriba y los de abajo. Para Podemos las clases sociales no existen. La sociedad se reduce a una contradicción simple entre gentes y casta. Para otro día dejaremos los planteamientos organizativos de los podemitas que andan más cerca de las viejas teorías leninistas que no de los tan cacareados ‘procesos participativos’… Por todo ello, y muchas cosas más, permítanme que no comprenda –a no ser que lo que se pretenda sea forzar nuevas elecciones- las escenas de celos de Iglesias y su veto a Ciudadanos. Hay tiempo aún para el acuerdo, lo sé. De momento tan sólo hemos asistido a un par de escaramuzas, vetos y mucho postureo. Pero, créanme, el cambio vale la pena. Nuestro país posee un gran elenco de pensadores que descansan olvidados en bibliotecas y hemerotecas. Uno de ellos es Fernando Tarrida de Mármol, un ingeniero, escritor, filósofo y pensador anarquista del siglo pasado, que nos dejó infinidad de escritos y reflexiones que vienen al caso. Decía Tarrida de Mármol:
 “Los mayores enemigos del pueblo son los políticos salidos de su seno que convierten en plumas de pavo real los sufrimientos de los trabajadores”. 
Menos pavos reales, pues. No es tiempo de postureos ni de vetos a granel. Este país anhela cambios.

31.1.16

POR FAVOR....DEJEN LABORAR A SÁNCHEZ....








SÁNCHEZ NO PUEDE DESERTAR


 Por favor, no me pidan que en aras de la estabilidad (?) el crecimiento económico y un montoncito de cosas más, olvide cuatro años de recortes, el desmantelamiento exprés del estado de bienestar, las laminaciones de libertades, la corrupción y el vocabulario tardo franquista de algunos capitostes del PP. Lo siento, no puedo. Tampoco jueguen a meterme miedo con el espantajo del soberanismo. No toca. Hemos llegado al punto filipino en el que Pedro Sánchez tiene el derecho, e incluso el deber, de intentar formar gobierno. Sé perfectamente que noventa escaños es un patrimonio político escaso. Lo sé; pero también sé que, como dice el refranero popular, quien la hace la paga. El PP la ha hecho tan inconmensurablemente gorda que sería un despropósito no verle purgar los pecados. La historia no nos lo perdonaría, ni perdonará a los que no intenten pasarle factura.
 Pedro Sánchez no puede ni debe desertar. Ha de intentar hasta su último aliento formar un gobierno de cambio y progreso. Algunos han intentado obstaculizarle. Son gajes del oficio. Pero, hecha la ley, hecha la trampa y la salida de emergencia. No voy a discutir la legitimidad del Comité Federal del PSOE para marcar criterios políticos, pero tampoco voy a obviar la fuerza innovadora y participativa que tiene una consulta a sus afiliados. Si alguien creyó que con los estatutos en mano podía encorsetar al secretario general, se equivocó.
 Vivimos nuevos tiempos y la ciudadanía exige templanza pero también audacia. Sánchez demuestra tener ambas cosas al unísono. Insisto, el secretario general de PSOE no puede ni debe desertar. Ha de intentar formar gobierno pese a quien pese, caiga quien caiga e editorialice quien editorialice. La ciudadanía ansía nuevas formas de actuar y decidir. Y sí, amigos lectores, más allá del resultado final de sus gestiones para formar gobierno, el dirigente socialista ha de exigir, tanto a Rivera como a Iglesias, menos palabras y más definiciones claras al respecto. De no ser así, todo el mundo sabrá quienes nos abocan y quienes no a unas nuevas elecciones. Como dice la canción: ¡Queremos marcha, marcha!

25.1.16

MIENTRAS TANTO...LA CASA SIN BARRER






LOS FISGONES DE LA POLITICA 


En España la mayoría de los partidos políticos no tienen desperdicio. El que no tiene barones, tiene taifas en la periferia o protectorados. Tampoco faltan sultanas, condes, virreyes, mesías y predicadores de cara angelical y verbo fluido. Los partidos a los que las cosas les van mal, o están en baja forma, les crecen los tránsfugas. En cambio, una legión de conversos acude a degustar la dulce miel de los exitosos. El diletantismo habita entre nosotros, parece estar bien remunerado. Y es que, amigo lector, uno empieza a sospechar que se ha perdido la vergüenza y las formas, que el oportunismo impera y que la responsabilidad brilla por su ausencia. Verán: se mercadea con los grupos parlamentarios, los referéndums y los sillones ministeriales. Se practica el reality show político televisivo, la trampa, la amenaza y el cambalache. Unos más y otros no tanto, cierto, pero real. Incluso uno tiene la impresión de que los “puros” que van de ideólogos son poco recomendables, que llevan trampa. 

Estoy convencido de que el politólogo-diputado, Pablo Iglesias Turrión, ha estudiado la obra de Karl Marx. Seguramente no le habrá pasado por alto la negativa del viejo pensador a “prescribir recetas para los fisgones del futuro”. Espero que no. Dicen que el padre del pensamiento socialista era reacio a entregar las directrices del cambio revolucionario a políticos profesionales. Consideraba que éstos pretendían acelerar las revoluciones obteniendo como resultado, en cambio, el retroceso o el aborto de las mismas. Me dirán que aquellos eran otros tiempos, que nada es igual. Obvio, pero convendrán conmigo que a este país le sobran postureo, aceleraciones y verbalismo; es decir, esa propensión a fundamentar el razonamiento, las propuestas y la acción más en las palabras y la gesticulación que en los conceptos…
No es tiempo para fisgones vacuos, es tiempo de buenos políticos.

19.1.16

NUEVO GOBIERNO VIEJAS SERVIDUMBRES....




EL MASOVERO DE GIRONA Y LOS SUPERVIVIENTES 


Al iniciarse la anterior legislatura alguien tuvo la osadía –o la prepotencia- de adjetivar al gobierno de Artur Mas como el ‘dels millors’. No les extrañe a ustedes que, visto lo visto estos últimos meses, algún articulista se atreva a calificar al ejecutivo que hoy encabeza Puigdemont como el del masovero y los supervivientes. El masovero explota y cuida la finca hasta el regreso del amo ausente dedicado a tareas de refundación; mientras tanto, los supervivientes ocupan sus parcelas a la espera de tiempos mejores.
 Y es que amigos míos esto del gobierno de Cataluña es de risa. Aquí se han rifado las consellerias como si nada. Lo han hecho, no con criterios de idoneidad y conocimiento del ramo sino de reparto partidista. Seamos sinceros. El señor Mas Cullell sabía de economía; sospecho que Oriol Junqueras no sabe tanto pero sigue ahí, al acecho. Fatal. El gran privatizador, Boi Ruiz, vivió un montón de años inmerso en el mundo de las batas blancas y los quirófanos. Es muy probable que el amigo Toni Comín no sepa lo que es un apósito de alginato. Honrosas excepciones las hay en el nuevo ejecutivo, lo sé. Santi Vila entiende de cultura y Jané es un tipo serio a pesar que le hayan robado la cartera con la retirada de los procesos judiciales a los alborotadores. Rull fue el fontanero de Puig y algo aprendió pero poca cosa más… 

Sí, este gobierno es el del masovero de Girona, los supervivientes y los expectantes de ERC. La eterna aspirante al trono de L’Hospitalet, Meritxell Borrás, es el paradigma del clásico ‘culo di ferro’ parlamentario sobre el que algunos pretenden refundar CDC. Otro tanto son Turull y Coromines. Para complementar este panorama tan excitante la vicepresidenta Neus Munté ha anunciado unos cuantos nombres del sotagoverno. Poca cosa a destacar al respecto a no ser que, en un ataque de maldad, pongamos el foco en los cargos otorgados a tránsfugas y conversos. Lo dicho: El gobierno del masovero y los supervivientes ha echado a andar con unos índices de solvencia y calidad inferiores a los de los gobiernos de Jordi Pujol y del Tripartito.
 Paciencia, en Cataluña las legislaturas últimamente duran muy poco.