El blog d'en Joan Ferran

4.12.16

NO APTO PARA PATRIOTAS




PATRIOTISMO INDUCIDO


 Cuenta la Cadena Ser que el Tribunal Supremo de la India ha decidido obligar, a todas las salas de cine del su país, a emitir el himno nacional antes de iniciar la sesión. Los espectadores deben escucharlo de pie, respetuosamente, mientras en la pantalla flamee la bandera india. No voy a cuestionar la letra de un himno -escrito en su día en lengua bengalí por el premio Nobel de literatura Rabindranath Tagore- ni su calidad musical. La pieza en cuestión lleva por título Jana-Gama-Mana que significa algo así como ‘El espíritu de todo un pueblo’. Cada estado o nación adopta medidas para generar el universo simbólico nacional que cree conveniente. Lógico, pero los individuos somos libres para opinar acerca de la oportunidad de según qué tipo de iniciativas encaminadas a ‘la formación del espíritu nacional’. 

 A la memoria me llegan recuerdos de una infancia en la que las mañanas de colegio comenzaban con la izada de la bandera roja y gualda, el himno español y, las tardes, con el canto del ‘Prietas las filas’. Tanto y tanto se abuso del símbolo, en aquella oscura y ‘patriótica’ época, que la chiquillería acabo por tomárselo a broma. Chasquido de dedos, chascarrillos al por mayor y sonidos guturales de lo más irrespetuoso ante el águila y el escudo. ¡Ah la rutina obligada!.. ¡Allá la India! Con su explotación intensiva e inducida de los valores patrios. 
Pero no vayan a creer que estas cosas sólo ocurren en los pueblos regados por el monzón. En nuestro país hay otro tipo de patriotismo inducido confeccionado a base de banderitas esteladas hasta en la sopa, programitas de radio y televisión, tertulias dirigidas, columnas de prensa y certámenes cultural-históricos de tres al cuarto. Aquí el patriotismo inducido no se manifiesta en cines de barrio, ni en los inicios matinales de clase. Aquí se transmite, sobre todo, a través de los medios de comunicación públicos y parte de los subvencionados. 
Carlton J. H. Hayes, profesor de la universidad de Columbia y estudioso de los movimientos nacionalistas, dejo un sinfín de apuntes sobre fenómenos ‘patrióticos’. Uno de ellos decía así: ‘El nacionalismo, como cualquier otra religión, nos pide, no únicamente la voluntad, sino también el intelecto, la imaginación y las emociones’. Hayes da en el blanco. Cada una de esas confesiones religiosas -o nacionalismos- tiene su forma particular de aplicar la liturgia. Allí, en la India, emplearán el cine; aquí hace tiempo que usan la caja tonta, las emociones estomacales, el deporte y la verborrea victimista típica de los dirigentes políticos apurados

2.12.16

PUIGDEMONT, A LO H.H






Parece como si Carles Puigdemont quisiera hacer realidad la bravata que lanzó aquel gran entrenador de futbol que fue Helenio Herrera, cuando dijo que podía ganar partidos sin bajar del autocar. Ungido por el mandat electoral, el presidente de la Generalitat cree que su misión histórica es tan relevante que no puede, ni debe, rebajarse a asistir a una conferencia de presidentes autonómicos. Según él, Cataluña, con su heroico procés, "se ha ganado con justicia un diálogo bilateral de política de Estado". 

Mal comienzo de diálogo por mucho que se reciba con sonrisitas al delegado del Gobierno central, Enric Millo. Este personaje, según la lógica discursiva puigdemoniana, no deja ser un mero embajador del Reino de España ante la nueva Republica catalana emergente. El presidente de la Generalitat se ha cerrado en banda. Ha hecho caso omiso a las recomendaciones de la oposición parlamentaria que le instaban a acudir a la reunión de presidentes autonómicos. Incluso se ha permitido, en tono socarrón, afirmar que "el anuncio de diálogo no es diálogo", que en el tema hay la trampa saducea de siempre. ¿Error de cálculo de un político hiperventilado o pánico escénico ante un posible abandono de hogar de la CUP? 
 Puigdemont se ve abocado a cultivar la tensión controlada con Madrid, la esgrima verbal con sus adversarios y el intento de reactivación del voto secesionista Puigdemont y su gente saben que unas elecciones a corto plazo no les convienen, que el PDECat obtendría unos pobres resultados. La alianza de la vieja CDC con ERC está cogida con pinzas de plástico. Hoy la argamasa que mantiene en pie al Ejecutivo catalán es la CUP. Tampoco se adivina en el horizonte electoral un incremento de escaños independentistas. La presencia de Oriol Junqueras en el Consejo de Política Fiscal y Financiera --en igualdad de condiciones con los consejeros de otras autonomías-- es un ejercicio realista de la vieja táctica del peix al cove que no deja de contrastar con la idea Puigdemont-H.H. de no bajar del autocar. 
 Dicen que Carles Puigdemont no piensa presentarse a las próximas elecciones autonómicas. Quizás sea cierto, pero está obligado a situar a su PDECat en una zona de confort político susceptible de pasar la prueba de las urnas. No le interesa ni conviene adelantar comicios. Por todo ello, el president se ve abocado a cultivar la tensión controlada con Madrid, la esgrima verbal con sus adversarios y el intento de reactivación del voto secesionista. Esa es la opción de la nueva Convergència. Legítima, no lo discuto. Pero todo el mundo sabe, a día de hoy, que el voto es más volátil que nunca, que el ciudadano prefiere original y no copia, y que algo se mueve reorganizando el espacio político del catalanismo moderado antaño liderado por CiU. 
Y es que, amigos, los partidos son para jugarlos y los diálogos para practicarlos incluso bajando a los infiernos.

También en www.cronicaglobal.com

30.11.16

CONGRÉS I PRIMÀRIES







MANIFEST MILITANS EN PEU-CAT



 La política espanyola viu un dels moments més crítics dels darrers temps. La continuïtat del Partit Popular al capdavant del govern de Madrid s’ha pogut materialitzar mitjançant el suport directe de ‘Ciudadanos’ i l’abstenció dels diputats socialistes a la investidura. La resultant de ambdues accions vaticina una legislatura tan convulsa com continuista en el terreny polític i social. És evident que, amb el nou equip executiu de Mariano Rajoy, les retallades econòmiques i els atacs a l’Estat del Benestar estan garantits. La restricció de llibertats individuals i el conflicte territorial també. A escala europea les perspectives tampoc son gaire esperançadores per als progressistes a causa de l forta embranzida de l’extrema dreta i de populismes de tota mena. Les incerteses ens acompanyaran i s’endevina, en l’horitzó, una conflictivitat social impregnada d’una certa virulència. L’esquerra en general - i la socialdemocràcia en particular- hauran d’afrontar reptes que posaran en entredit la seva pròpia raó de ser. 
Actualment, en l’escenari polític espanyol, a causa de la debilitat manifesta del PSOE, esdevé difícil esbrinar qui és el protagonista de l’oposició en primer terme. Arrel de les darreres picabaralles parlamentàries, tot sembla indicar que algunes forces politiques es reserven, per a ells, la patent de l’espectacle en un intent d‘acaparar l’atenció dels mitjans de comunicació i el vistiplau de l’electorat.

 Per altre banda els conflictes, les contradiccions i creuament de retrets protagonitzats pel PSOE al llarg dels darrers mesos han col•locat al socialisme espanyol en una situació de ‘fora de joc’ difícil de suportar per als seus militants i electors. Les solucions aportades per tal de superar els problemes no són, ni han estat, satisfactòries. L’activitat política sota la mirada de una Gestora no és el més adient per a un partit amb vocació de govern i anhel de canvi social. La dilació en el temps dels problemes lluny de esvair-los, els agreuja. Els socialistes sabem per experiència que interinitat implica indefinició i aquesta, sovint, comporta absència de propostes i manca de criteris politics per afrontar la realitat.
 Per tot plegat, i per què l’Espanya d’avui precisa una oposició socialista sensata al servei de la ciutadania, urgeix acabar amb la interinitat, definir un projecte polític i vertebrar una direcció executiva sòlida. És en aquest sentit que militants del PSC, de diferents procedències i sensibilitats, afirmem que convé, al més aviat possible, la convocatòria d’un Congrés Federal del PSOE amb l’objectiu de triar una nova direcció del partit, al temps que s’activa un procés de primàries per a designar un nou/va secretari/a general. Donem suport a aquesta iniciativa conscients que no s’entendria un socialisme català desvinculat del socialisme espanyol, ni un socialisme espanyol sense la sensibilitat específica del PSC. No estem disposats a renunciar a una història conjunta que ha estat capaç de garantir la cohesió de la societat civil catalana al llarg de les darreres dècades. Confiem en les gestions de l’executiva del PSC adreçades a aconseguir una relació òptima, fluïda i fraternal amb el PSOE, al temps que continuem donant suport al treball dels nostres parlamentaris a Madrid.
Els impulsors d’aquest Manifest estem convençuts que el PSOE és un partit imprescindible per tal de garantir el joc democràtic a Espanya i fer possible la seva governabilitat. En aquest sentit ens comprometem a treballar, sense defallir, per retornar al socialisme de casa nostra el rol que li correspon, allunyat de personalismes i interessos particulars







27.11.16

LA ÚLTIMA BATALLA DE FIDEL







Fidel Castro combate y resiste incluso después de muerto. Su marcha de este mundo ha desatado de nuevo sentimientos encontrados. Recuerdos, esperanzas perdidas, respeto, consideración, pero también odio y desprecio. Fidel fue y seguirá siendo la antítesis de la indiferencia. Analistas e historiadores se prodigarán en los medios de comunicación y, en breve, aparecerán en el mercado decenas de biografías actualizadas. Las fiestas del exilio en Miami y las honras fúnebres en la Habana saturarán la actualidad. Las embajadas cubanas de todo el mundo recogerán pésames y manifestaciones urgiendo reformas democráticas. Lógico, nada que objetar al respecto. Tan sólo un ruego a todo ese personal que se esfuerza en loar, o maldecir, la figura del revolucionario cubano. Por favor, hagan un esfuerzo por contextualizar los hechos históricos; por intentar comprender dónde, cómo, cuándo y porqué emergió el líder cubano. Sean objetivos y busquen la razón, la multitud de razones, y el porqué miles de jóvenes de todo el mundo vieron en el proceso revolucionario cubano un viento de esperanza. Valoren también porqué gentes de centenares de pueblos oprimidos y explotados miraban esperanzados hacia el Caribe y sus barbudos. Fidel Castro y Ernesto Che Guevara han sido durante muchas décadas un referente emblemático de la lucha por la dignidad de los pueblos y su independencia ante lo que denominaban imperialismo. Me dirán que sin democracia no hay libertad, cierto, pero yo también le objetaré los crímenes, golpes de estado y creación de hidras terroristas alimentadas bajo el paraguas de la democracia más potente del mundo. No olvidemos que el estadista cubano sufrió centenares de intentos de asesinato, conatos de invasión militar y acciones armadas de cariz terrorista. El país se vio sometido a un terrible bloqueo económico que impidió un desarrollo armónico de su economía. ¿Vamos a olvidar todo eso? Recuerdo como si fuera hoy el día en que Joan Barril ganó el XXX premio literario Sant Joan con una novela sobre Cuba titulada “Las tierras prometidas”. Barril nos advirtió, en aquel momento, que su viaje literario a la ‘revolución más magnética de la historia’ no gustaría a los castristas pero que tampoco iba a ser jaleada por los cubanos exiliados en Miami. No se equivoco.La narración de Joan Barril tenía mucho de premonitoria respecto a lo que ahora acontece. Los ríos de tinta generados alrededor de la muerte de Castro, al igual que en su día la novela citada, no va a ser del gusto ni de unos ni de otros. Nicolás Maduro, Correa, Morales y otros líderes americanos glosaran su ejemplo. Otros como Françoise Hollande – la paja en ojo ajeno- hablaran de la ‘desilusión’… ¿Acaso la desilusión en las democracias europeas no es un síntoma de nuestro tiempo? Pero este sería otro tema. 
Fidel Castro ha muerto. Alrededor de su memoria se librarán un sinfín de batallas mediáticas e ideológicas. Son las batallas de nuestro tiempo, en otras coordenadas que las del suyo. Hagamos balance del personaje y su obra -sin justificar lo injustificable- con la equidad, la honestidad e intento de comprensión, que se les suponen a los demócratas no obnubilados por esquemas preestablecidos. Para otros, como para Joan Barril en su día, la revolución cubana seguirá siendo ‘la revolución más magnética de la historia’.

Puedes leer también este articulo en www.economiadigital.com

14.11.16

OJITO QUE EL HORNO NO ESTA PARA BOLLOS....






EN CAN PSC: ¡¡Y DOS HUEVOS DUROS!! 



La nueva, flamante y numerosa ejecutiva del PSC tiene un toque de película de los hermanos Marx. Sus multitudinarias reuniones me traen a la memoria la entrañable escena de ‘Una noche en la ópera’ en la que, en un abarrotado camarote, se acumulan el barullo y las estrecheces. El film, estrenado en 1935, nos cuenta una historia que refleja -con un sarcasmo inigualable- una sociedad con profundas desigualdades sociales que observa, impotente, el avance imparable de los movimientos fascistas, autoritarios y populistas.
 Han pasado varias décadas pero nuestro presente tampoco está exento de dramatismo y de situaciones surrealistas. Tanto en lo político, como en lo social, emergen situaciones preocupantes. En la película, antes mencionada, Groucho solicita al camarero una larga lista de viandas y, cuando concluye, se oye una voz al otro lado de la puerta que grita: ¡Y también dos huevos duros! Instantes después suena la bocina de Harpo y, el del poblado bigote, interpreta y dice que en lugar de dos van a ser tres… Y así podríamos seguir hasta el infinito. 
Pues bien, entre las estrecheces del abarrotado camarote de la ejecutiva socialista, hay siempre alguien que pretende añadir un huevo duro a la ‘comanda’ sin preocuparse por las existencias ni la disponibilidad del cocinero. No sé si lo hace por mimetismo con los emergentes, para singularizarse o para hacer currículo de cara al futuro. No lo sé, ni me interesa. Es tan grande el ego, el cálculo y el afán de protagonismo de algunos personajes que sospecho que, llegado el día, no dudaran en practicar la tesis marxista que dice: ‘Estos son mis principios, si no les gustan tengo otros’. Y, tan panchos, nos los venderán como fruto de los nuevos tiempos y de la eternamente demandada renovación. Aunque, amigos, todos sabemos que el jugador que se desmarca no siempre acierta a marcar gol e, incluso, puede quedar en claro fuera de juego.

Puedes leer este escrito en catalán en www.catalunyapress.cat

9.11.16






COLAU, LOS SOCIALISTAS Y LOS NERVIOS 



Es muy probable que, en un plazo breve de tiempo, unas cuantas formaciones de la izquierda catalana acaben por articular un nuevo partido-coalición, configuren un liderazgo común y asuman el objetivo de intentar ganar todas las elecciones. Ningún problema al respecto. Quizás tengan éxito. Eso sí, antes tendrán que sincronizar sus relojes, repartir una única partitura y aparcar un montón de egos y protagonismos. Y es posible que todo ello acontezca para preocupación de competidores y adversarios. Lógico. Pero, mientras ello no ocurra, un servidor recomendaría, a los presuntos confluentes del partido en construcción, un pelín de sosiego y humildad. No vaya a ser que la alegría de las encuestas de hoy mañana se convierta en llanto. Ya saben, suele ocurrir. Le paso a CiU, le ha pasado al populismo de izquierdas y también al socialismo…

 La simple insinuación – más periodística que política- de una hipotética alianza de izquierdas en Cataluña ha provocado, entre los ‘comunes’, una reacción inmediata de rechazo cuando no de perversa ironía. El portavoz de Catalunya en Comú, Xavier Domenech, ha descartado cualquier tipo de alianza preelectoral con el PSC (por nadie pedida). Quizás lo ha hecho como medida preventiva para que nada enturbie, ni turbe, la unión política prevista para la primavera del 2017. Menos elegante ha sido Ada Colau cuando ha ironizado acerca de los ‘nervios’ que, según su criterio, denota la incierta oferta socialista. 
 Un servidor de ustedes no es adivino ni sabe que nos depararan los meses de abril y mayo. Ignoro si Xavier Domenech y Ada Colau serán decisivos o si tendrán en el futuro mucho poder. No lo sé ni me inquieta. Pero hoy, precisamente hoy, los nervios los tiene la alcaldesa Ada Colau cuando no puede aprobar tasas, ordenanzas, presupuestos, ni el famoso PAM. El equipo de gobierno municipal ni tan siquiera puede bromear con el ‘pim-pam-pum’ ni con el ‘run run’. ¿Por qué? Porque no seduce, porque está en minoría, porque no tiene votos suficientes y porque carece de un modelo de ciudad. Señora Colau, asúmalo de una vez, el nerviosismo en política es cosa es muchos. 
El ‘postureo’ y el populismo peronista da para lo que da, no más.

Versió catalana a www.catalunyapress.cat

2.11.16

CONGRESOS.....





SOBRE EL CONGRESO DEL PSC 



Últimamente los congresos de los partidos tienen un punto magnético. Conquistan la atención de politólogos, militantes, adversarios políticos, periodistas y plumillas a la caza de noticias con morbo y titular fácil. Para algunos lo importante no es lo que se dice sino lo que se cuece, las estadísticas y los nombres de los agraciados -o condenados- a ocupar los órganos de dirección de los partidos y poca cosa más. Las cuestiones de fondo no venden, el reduccionismo está de moda. 

El próximo fin de semana el PSC celebrara su XIII congreso. Tras unos meses en los que el proceso de primarias y la envestidura han ocupado la atención mediática, le llega el turno al cónclave socialista catalán. Los fabricantes de titulares hurgarán con ahínco en vías canadienses, protocolos de relación con el PSOE y alianzas futuras. No pasa nada, es natural que sea así y así seguirá, desgraciadamente, porque la política espectáculo está a la orden del día. Pero todo ello no es óbice para que los congresistas hagan lo que tienen que hacer: debatir abiertamente para servir mejor a la sociedad. 
 Tras la elección de Miquel Iceta como primer secretario del PSC, despejada la incógnita del liderazgo del partido, todo parece indicar que los socialistas catalanes podrán polemizar sosegadamente a partir de una ponencia marco ‘vintage’ escrita en tiempos convulsos. Nada que objetar al respecto, es lo que hay. Serán los delegados, en última instancia, los que decidirán libremente el contenido de las resoluciones y el mensaje que quieran mandar a la ciudadanía. 

Permítanme no obstante, y con respeto, un par de consideraciones más allá de la letra menuda de las ponencias. Siempre he creído que el socialismo catalán ha pecado, en exceso, de mimetismo respecto a otras ideologías y formaciones políticas del país. Ha vivido durante demasiado tiempo acomplejado, temeroso de no ser aceptado, preocupado por el qué dirán e incapaz de descararse. Y lo ha hecho, a veces, por partida doble tanto sobre el eje nacional como sobre el social. Pues bien, quizás le ha llegado la hora de pasar a la ofensiva y defender, sin complejos, su catalanismo federalista popular y social en contraposición a las propuestas independentistas. Debe hacerlo sin necesidad de hacerse perdonar nada. La formación política que más -insisto, más- ha trabajado por la unidad civil de la ciudadanía de Cataluña ha sido el PSC. Debe seguir siéndolo. Su propuesta federalista es hoy, ante la nueva situación política, razonable, factible y de una vigencia indiscutible. La otra deriva inercial que considero debe reconducirse es la del anuncio de un hipotético giro a la izquierda. El PSC ya es tan de izquierdas, catalanista y federalista como el más pintado. No precisa bañarse cada día en agua bendita para limpiar el estigma de un pecado original que no tiene. Debe, tan solo, ejercer lo que es. Amigos, el secreto no está en la verbalización sino en la práctica política cotidiana. De nada sirven las declaraciones altisonantes, o las soflamas congresuales, si el trabajo cotidiano se realiza en base a la simple administración de las cosas y al pragmatismo sin ideología. No se trata tanto publicitar un giro sino, más bien, ‘ser’ y recuperar lo que se es. 
Si Miquel Iceta es capaz de conjugar, en la confección de la Ejecutiva, experiencia, juventud, ideología y capacidad de gestión la cosa puede funcionar. Si, además, logra que la personalidad y el discurso del PSC se perfilen con nitidez hay socialismo catalán para rato. Y más, tras el No del PSC a la investidura de Mariano Rajoy.

26.10.16

LAS TÁCTICAS DE LOS ADVERSARIOS...








PABLO IGLESIAS Y EL ‘SAVONAROLISMO’ 



Pablo Iglesias es una especie de Savonarola español en pleno siglo XXI. Así lo define una buena amiga mía amante de la historia y de las historias del día a día. Hijo de familia ilustre y acomodada, el dominico Girolamo Savonarola, provoco con sus sermones exaltados y demagógicos no pocos incidentes y disturbios en la Florencia del siglo XV. Sus prédicas atacaban tanto al Papa y la jerarquía eclesiástica, como a las autoridades políticas. Savonarola instaba a las masas a levantarse violentamente contra lo establecido. Famosa es su Hoguera de las Vanidades - Falò della vanità- en la que ardían sin conmiseración los libros de Boccaccio o Petrarca junto a pinturas de Botticelli y cualquier otro símbolo mundano de lujo o paganismo. Vestido con andrajos, con una cruz entre las manos, las arengas del fraile contra la corrupción y las elites incitaban a la acción callejera… Ya saben ustedes como acabo la historia de Girolamo Savonarola: Excomulgado por el Papa, encarcelado, torturado y, tras sufrir garrote vil, quemado en la hoguera hasta la desaparición de sus cenizas llevadas por el viento. 

Desde que mi amiga comparo al dirigente de Podemos, con el dominico nacido en Ferrara, cada vez que veo a Pablo Iglesias pienso en Savonarola. Me viene a la mente su incisivo combate contra los Médici pero, también, la cruel y rigurosa dictadura que implanto en Florencia. 
Cuando Pablo Iglesias habla de ‘la gente’- antes ‘las masas’ en terminología gramsciana- justificando el cerco al Congreso de los Diputados pienso en Savonarola. Cuando justifica como libertad de expresión el acoso a Felipe González en la universidad, sigo pensando en el dominico autoritario. Cuando gesticula como un poseso, en el pleno del Parlamento hasta ser llamado al orden, veo la imagen del fraile con capucha. Cuando tilda de traidores a aquellos  a los que veto el camino de la Moncloa, veo al pirómano de las falsas vanidades. Pero lo cierto es, amigos, que los Savonarola desgraciadamente abundan. Se manifiestan en el abucheo a Lluís Rabell a la salida del Parlamento Catalán; en el intento de boicot al pregón de Pérez Andújar; en el hostigamiento a la exposición del Born; en los trompazos a los partidarios de la selección española de fútbol… 
 Este país necesita profundas reformas y decisiones políticas de calado, cierto. Pero no es menos cierto que sobran hogueras, demagogia y Savonarolas.

Puedes leer este articulo en catalán o castellano en www.catalunyapress.cat

15.10.16

                                                ICETA, TRAS LAS PRIMARIAS 

Miquel Iceta ha ganado unas primarias tan florentinas como maquiavélicas. Me alegra y me tranquiliza su victoria. Me atrevería incluso a decir que la satisfacción que me embarga es compartida por los mandamases de las otras fuerzas políticas catalanas. Y es que, amigos, Iceta es sinónimo de solvencia contrastada en estos tiempos difíciles en los que el postureo intenta sustituir el sentido común y, la neofilia, la experiencia acumulada. Miquel Iceta es un interlocutor sólido, capaz de comprender la posición del ‘otro’, difícilmente manipulable y con una formación intelectual envidiable… Además, reconozcámoslo, está de buena racha. El último estudio del CEO nos dice que es el político, de la oposición catalana, mejor valorado por los ciudadanos. ¿Qué más puede pedir el bueno de Miquel que no sea el ‘paraíso’ socialista? 

Pero no todo son sonrisas y lisonjas. No señores. Las primarias, más allá de decidir liderazgos, también afloran maniobras oscuras, miserias y rencores. Cuando las aguas vuelvan a su cauce habrá que analizar qué movimientos hubo entre bastidores, la causa y el origen de las alianzas contra natura, los silencios clamorosos o las actitudes displicentes de los que aguardan resultados -sin mojarse- para aplaudir al vencedor. Hay tantos expertos en caer siempre de pie como desagradecidos. En can PSC está en ciernes un nuevo proceso congresual. Miquel Iceta deberá proponer una nueva Ejecutiva integradora, capaz de crear consenso. Obvio y deseable, pero debería prevenirse contra esos cabos furriel que habitan en los partidos -en el PSC también los hay- que maniobran en la sombra y perpetuán métodos de control propios de los viejos aparatos partidistas. ¡Ojo, pues Miquel! 
El buen vencedor debe ser generoso. Está obligado a recuperar, integrar y sumar. ¡Claro que sí! Pero también ha de ser precavido y diligente en separar el grano de la paja exigiendo unos mínimos de capacidad intelectual y unos máximos de ética. Y, sobre todo, tener memoria para no eternizar viejos métodos y errores.

puedes leer este articulo en lengua catalana en catalunyapress.cat

13.10.16

Blowin in The Wind - Bob Dylan

4.10.16

EL PSC I LES VIRTUTS CARDINALS


D'acord. Tenen vostès raó. L'esdevingut al carrer Ferraz de Madrid aquest cap de setmana és tan esperpèntic com lamentable. Reconeguem-ho, ningú va estar a l'altura del guió i del paper que se li suposa -per història i responsabilitat política- a un partit d'esquerres centenari. Les coses, més enllà de les legítimes discrepàncies, es podien haver fet millor. Però ja està, això és aigua tan passada com pudent. No parlem més del que va poder ser i no va ser. Centrem-nos en el futur, en el que està per venir, en el paper que ha de jugar la socialdemocràcia en un país com Espanya, una societat que porta en compàs d'espera gairebé un any. 
 El PSOE ha designat una comissió gestora per intentar reconduir la situació creada i estroncar ferides. Si el que es desitja, en veritat, és sortir del mal pas i salvar els mobles procedeix respectar-la i conferir-li un mínim d'autoritat arbitral. No seria convenient per a l'estabilitat política del PSOE, i del país, torpedinar les seves propostes a priori. Tampoc és procedent treure de l'armari del PSC la carta als Reis Mags que mai va ser satisfeta. Això seria oportunisme interessat amb un toc de mala fe afegit. Temps hi haurà per endreçar al pati interior. 
 El que ha passat al carrer Ferraz, el seu espectacle mediàtic, ha generat altes dosis d'ira i indignació entre la ciutadania. És cert, però aquesta ira no pot ni s'ha de convertir, mai, en un sentiment desordenat i incontrolat d'odi amb desitjos de venjança i maniqueisme barat. La ira alimentada amb fins perversos pot mudar legítims desitjos de justícia en ressentiment i venjança. Mal assumpte si el que es vol és reconstruir ponts, recuperar projectes col·lectius i influir positivament en la política espanyola. I, ja que estem parlant de pecats capitals i virtuts cardinals, seria útil receptar una mica de temprança; aquesta virtut que assegura el domini de la voluntat sobre els instints.
 És moment d'apel·lar a la raó i apartar del camí el Caín que tots portem dins. La saviesa popular ens diu que és més eficaç la mel que la fel.

29.9.16

TERRASSA I LES AIGÜES







Un bon amic egarenc m’explica que el seu ajuntament està capficat en remunicipalitzar una pila de serveis, entre d’altres l’abastament d’aigua. Em demana opinió al respecte. Li dic que, entre d’altres serveis, aquests tipus d’iniciatives poden resultar positives; també li insinuo que, segons en quines circumstàncies, els efectes col·laterals d’una remunicipalització poden resultar nefastos per al ciutadà i socialment nefastos. Al meu col·lega li comento que algunes institucions europees suggereixen i encoratgen la col·laboració publicoprivada en clar contrast amb certs ajuntaments espanyols obsessionats amb el discurs de la remunicipalització. Un fenomen aquest que, a efectes pràctics, consisteix bàsicament en recuperar la prestació directa d’un servei enlloc de concertar la gestió amb l’empresa privada. Els experts adverteixen que les mesures remunicipalitzadores han d’aplicar-se quan la gestió del servei esdevé deficient i exigeix una gestió directa i correctora municipal. Avisen també que el fet d’assumir determinades competències no hauria de suposar un augment de la despesa en perjudici de les arques públiques. De tot això s’infereix que qualsevol municipi que es llanci a l’aventura recuperadora hauria de justificar -i demostrar- que la seva gestió serà de qualitat, més barata i eficient que no pas la concertada. No sigui cas que passi com A Corunya on el govern de les Marees va haver de desestimar, per raons de caire econòmic, la seva intenció de remunicipalitzar els serveis. Per cert, en aquests equips de govern tan de posats, algú s’ha posat a pensar en la quantia milionària de les indemnitzacions a pagar amb diners públics? Sospito que no. 
 No serà un servidor qui advoqui per un mètode de gestió o un altre. Aquesta decisió correspon a les administracions pertinents però, en el cas de Terrassa, no deixa de sorprendre’m la polèmica sobre la gestió de l’abastament d’aigua. En aquesta ciutat vallesana una empresa centenària com ho és la Mina de Terrassa –l’empresa en actiu més antiga d’Espanya- sembla condemnada a abandonar la seva tasca víctima de l’embranzida recuperadora i expropiatòria del consistori. I tot això malgrat que les seves tarifes són, en quart lloc, les més barates de tot Catalunya. O és que aquest fet i la qualitat del servei prestat no han de tenir-se en compte? En un intent de justificar i vertebrar el seu discurs, l’ajuntament esgrimeix un informe jurídic que sembla donar-los-hi la raó. Cerca arguments i legitimar el seu parer amb un informe de part. Quin cras error. Tots sabem que certs informes erren sempre en direcció dels qui els paga i aquest no hauria de ser una excepció. Qui paga, mana. 
 Vivim temps de desconcert i angoixa ideològica. Els consistoris del PSC, com el de Terrassa, històricament van ser pioners en l’art de la col·laboració entre allò que és públic i el privat. No hauria de perdre’s, ni de bon tros, aquesta tradició i l’alcalde Ballart hauria de reflexionar al respecte.
 Més d’un hauria de repassar la història i incorporar aprenentatges tant útils per a una bona gestió de la cosa pública. Deng Xiao Ping, aleshores líder màxim de la República Popular de la Xina, tenia clar el paper de l’economia de mercat quan afirmava que “sense un ambient estable res no s’assoleix, i tot allò que s’ha aconseguit es perdrà”. Sabies paraules les del dirigent xinès pronunciades en una trobada amb l’expresident estatunidenc George W. Bush. Per cert, el mateix que, el 1962, davant del secretariat del Partit Comunista, va pronunciar la famosa frase: “No importa que el gat sigui blanc o negre, l’important és que caci ratolins”. 
 L’important ara mateix a Terrassa és que l’aigua flueixi com ho ha fet fins avui: bona, neta i relativament barata... El meu amic sosté la tesi que si una cosa funciona no és de menester potinejar-la i molt menys seguint la moda.

19.9.16

SOBRE EL PREGÓN Y LOS INTOLERANTES








Pérez Andújar y el macartismo a la catalana





 La cosa va a más. Desde 2012 hacia acá la Generalitat ejerce un monopolio del poder sobre la sociedad catalana en el que únicamente es ‘correcta’ la opción secesionista. Juegan a ello, y con descaro, los medios de comunicación públicos, los partidos del procés, bastante prensa subvencionada y las asociaciones civiles cebadas desde las instituciones. Ante este panorama muchos ciudadanos vivimos incómodos. Nos sentimos sometidos a un intento de homogeneizar la sociedad catalana que es incapaz de respetar la diferencia o la crítica. Desde esa atmosfera asfixiante, que genera el nacionalismo excluyente, algunos vividores del cuento independentista se atreven a juzgar y anatemizar fotografías con toreros, pregones de fiesta mayor o literaturas varias... Nada escapa al ojo censor de los guardianes de la secesión. Fatal; macartismo en estado puro el que vive este país. Prólogo de una intolerancia in crescendo que se cierne sobre la sociedad catalana; negación del libre pensar, del pluralismo político y de los sentimientos de identidad del diferente. Aquí ya vale todo. Ultrajar la bandera ajena y santificar la propia sale gratis. Desafiar el estado de derecho, reescribir la historia al gusto y utilizar la tele pública para convocar movilizaciones está a la orden del día, no pasa nada. El camino hacia Ítaca justifica los medios. En estas circunstancias el pregón alternativo, que prepara Toni Albà, es una muestra más de ese macartismo a la catalana que se ha instalado en algunos estamentos de nuestra sociedad. Pero lo más ridículo, y lamentable, es que se sumen a la performance representantes municipales que huyen del estigma del 3% enarbolando estelades al tiempo que niegan, de facto, la libertad de expresión. No es la primera vez que esto ocurre. Antes de Pérez Andújar otros, y otras, tuvieron que soportar críticas miserables y desconsideradas por pensar y escribir diferente. Me trae sin cuidado si Toni Albà es un buen comediante, para muchos se ha convertido en el brazo tragicómico de inquisidores e intolerantes.

13.9.16





¿UN CATALANISMO DE CENTRO LIBERAL? 


Decía Norberto Bobbio en sus ‘Ensayos sobre el fascismo’:
 ‘Si el consenso es unánime quiere decir que no es libre. El consenso libre se expresa individualmente y es el de un ciudadano de un país democrático cuando va a depositar la propia papeleta electoral en la urna. La aclamación de la multitud en la plaza nunca fue una manifestación de consenso democrático’ 
 El político y filósofo turinés sostenía que, en la calle o la plaza, el que aclama no es el individuo considerado por sí mismo, sino el individuo como parte de la multitud y, consecuentemente, el verdadero sujeto de la aclamación no es el individuo sino la multitud. Sirva, pues, esta pequeña reflexión para los idolatras de las manifestaciones multitudinarias de toda índole. El ruido de las muchedumbres en la calle –en muchos casos justificado- ha tensionado el cosmos de la política hasta hacerlo estallar, saltar en mil pedazos. La fragmentación electoral y partidaria es una realidad tangible y sus consecuencias también. Hay serias dificultades para conseguir mayorías parlamentarias estables, para formar gobiernos… El chantaje de los ‘decisivos’ es una evidencia y el intercambio de cromos entre adversarios una realidad vergonzosa. Pero la democracia es así, con defectos y virtudes.
 España y Cataluña dormitan en una sala de espera donde la gesticulación importa más que el hecho concreto, donde la polarización ocupa el espacio que deja vacio el sentido común y la razón de estado. Con la huida hacia adelante de la vieja CiU el centro catalanista ha quedado huérfano. Uno de los dramas del país ha sido, y es, la desaparición de ese centro pactista a caballo entre la socialdemocracia y el pensamiento liberal. Se echa a faltar, al igual que se echa a faltar un PSC más vigoroso. Sin embargo, cuentan los bien informados, que algo se mueve en sectores de JuntsXSí desencantados y hastiados de tanta aventura sin norte y compadreo con los anticapitalistas de la CUP. Afirman que antiguos miembros de Unió y de CDC están por la labor de reconstruir políticamente un centro catalanista sin veleidades independentistas y con una cierta dosis de sentido común. Cuentan que el ex conseller Fernández Teixidó está ahí, bregando, flanqueado por los ex diputados Muntañola y Cima entre otros. Me alegro de ello y creo que muchos ciudadanos participes de ese ámbito ideológico –y que hoy no saben en quién confiar-lo agradecerán. Las bisagras políticas son buenas y necesarias para la democracia.



EL PSC Y LA GIMNASIA PARTICIPATIVA 


Hace pocos días oí comentar a una dirigente socialista que las primarias, en los partidos, eran un ejercicio de ‘gimnasia participativa’. La susodicha sostenía la tesis que mediante ese método, y gracias al contraste de opiniones, el debate interno en las organizaciones políticas se oxigenaba y fortalecía. Confieso que el uso de la palabra gimnasia me transporto a tiempos pretéritos. Sí, a aquellos en que García Oliver –dirigente anarquista y, sin embargo, ministro de justicia en el gobierno de Largo Caballero- glosaba la ‘gimnasia revolucionaria’ de los ‘putsch’ del Alto Llobregat y Casas Viejas como prolegómenos de la ansiada Revolución…Pero ese sería otro tema. Estoy convencido de que la renovación, y democratización, de los partidos políticos es una condición sine qua non para lograr el funcionamiento optimo de la democracia en España. En ese contexto las primarias pueden ayudar a socializar la toma de decisiones, perfeccionar la selección de candidatos y avanzar en la transparencia. Nada opaco es atractivo, nada decidido de antemano, por otros, es considerado como propio. Pero, si somos honestos con nosotros mismos, convendrán conmigo que el ensayo de las primarias además de participativo es competitivo y, por tanto, conflictivo. Elemento este ultimo que altera la paz interna a la que aspira toda formación política. España y Cataluña llevan tiempo deshojando sus respectivas margaritas. La fragmentación parlamentaria y el chantaje político de los ‘decisivos’ están a la orden del día. Casi todos los partidos, parafraseando a San Juan de la Cruz, viven sin vivir en ellos… Y ustedes me perdonaran pero, en unas circunstancias tan complejas como las actuales, a uno le cuesta comprender porque, en el seno del PSC, algunos se arriesgan a la ‘gimnasia participativa’. ¿Acaso no perciben que, en este momento, la musculatura del socialismo catalán no está para esos trotes? Plantearse ejercicio de potro y trampolín precisamente ahora es una irresponsabilidad porque no hay colchoneta. Aun lo es más si observamos que al frente de la dirección del PSC hay un tipo con criterio y cultura política suficiente: Miquel Iceta… Difícil de comprender en frio todo este embrollo; a no ser que algunos practiquen la gimnasia revolucionaria de los ‘putsch’ esperando ‘su’ revolución particular.

4.9.16






EL CHIVO Y LOS SOCIALISTAS 


Llámenle chivo expiatorio o cabeza de turco. Qué más da. Cuentan que en Sociología y Ciencias Políticas esos términos se utilizan para designar a una, o varias personas, sobre las que descargar toda la agresividad que es capaz de generar un colectivo frustrado o preocupado. Ya saben, la civilización judeo cristiana ofrece literatura abundante al respecto. 
En nuestros días, que un individuo cargue con una pesada cruz, cuando en realidad las responsabilidades deberían ser compartidas, comienza a ser habitual. Observemos, sin ir más lejos, la práctica de algunas entidades deportivas. Me resulta difícil comprender, por ejemplo, esas destituciones automáticas de un entrenador de futbol sin ponderar qué parte de culpa tienen de la marcha del equipo unos profesionales que integran la plantilla y que, acomodados, han perdido interés e ilusión por la marcha del equipo; o qué parte de responsabilidad tiene aquel público que antaño coreaba y jaleaba al equipo y hoy prefiere observar las jugadas desde casa. No siempre, como es obvio, toda la culpa es del entrenador. Ahora bien, para maniobreros, ambiciosos e interesados deviene un chivo expiatorio perfecto. 
El mundo de la empresa, de la comunicación y la política también es pródigo en buscar cabezas de turco. No hay que hurgar demasiado en nuestro pasado reciente para hallar personajes relevantes a los que podríamos endosar la etiqueta de chivos expiatorios. Los hay en todas las familias políticas y para todos los gustos. Eso es así, que le vamos a hacer… Pero lo verdaderamente preocupante es observar cómo “a priori” algunos quieren sacrificar un hipotético chivo sin permitirle que, al menos, intente demostrar que su propuesta es útil y factible. Estos tipos desconsiderados no aprecian el valor de la entrega y el tesón. No saben lo que es la valentía ni la confianza en un proyecto político basado en ideales.
 La entrada en escena de nuevas formaciones políticas ha menguado el apoyo electoral recibido por los socialistas tanto a nivel estatal como catalán. Cierto, y eso merece un análisis serio y profundo. Pero, ¿Una tribu de ansiosos por alcanzar (o mantener) la poltrona van a culpar sólo a los entrenadores? Me parece gratuito y fuera de lugar su empeño. Quizás sería más pertinente y útil que se preguntasen sobre el rol jugado hasta el día de la fecha por cada uno de ellos. Parece ser que algunos titulares de la plantilla han aparcado la ideología para retozar sin ilusión en la comodidad. Fatal. A todos esos y esas que desde su comodidad institucional insinúan que Pedro o Miquel han de dar un paso al lado les preguntaría qué parte de responsabilidad es la suya ante la situación actual, cuál ha sido su contribución a la causa. Les preguntaría, también, si su práctica política está pergeñada de altruismo e ideales o más bien es un ‘quítate tú que me pongo yo’ porque la tarta es pequeña. 
Ante situaciones difíciles y delicadas tanto Pedro Sánchez, como Miquel Iceta, han sido y son valientes y decididos. Merecen seguir entrenando al equipo y enviar al banquillo a los que buscan, desde la molicie, chivos expiatorios.