El blog d'en Joan Ferran

31.8.14

TRIAS I CIA .....BARCELONA NO ESTÀ EN VENDA






VEÏNS DE BARCELONA, UNIU-VOS!


Una força interior recorre els carrers de la ciutat. És la força que s’alimenta de l’enuig i el malestar, una força que es multiplica i esclata quan, després d’anys i panys, el ciutadà se ’n adona que la ‘seva’ ciutat se li escapa de les mans i de la memòria, quan enyora el que fou el seu barri i tem el que ve. La Barceloneta té por de deixar de ser ella mateixa i clama per una pau cívica respectuosa amb la gent. La força interior que recorre els carrers de la ciutat ha aflorat, lluita i es manifesta al barri de la Barceloneta però tothom sap que s’estendrà arreu. La inoperància dels gestors municipals amb les seves vacil•lacions, contradiccions i manca de nord ho faran inevitable. A la Casa Gran tot és improvisació...
Aquesta passada primavera vaig tenir el plaer d’assistir a la presentació d’una tesi doctoral sobre la història del moviment veïnal barceloní i metropolità, que duia per títol: “El moviment ciutadà i la transició a Barcelona: la FAVB (1972-1986)”. El ponent de la mateixa era en Marc Andreu, un periodista de provada solvència professional especialitzat en temes de sociologia urbana i moviments socials. La presentació fou prou interessant. Entre el públic s’hi trobaven dirigents veïnals de totes les èpoques i alguns regidors i alts càrrecs municipals en actiu. I va ser precisament en aquesta trobada en la que un representant municipal es va adreçar a mi i, amb mitja rialleta em va dir:
-“Quanta nostàlgia, els temps han canviat i això...”. La meva resposta fou tan fulminant com lacònica. Li vaig dir:
- “Guadiana, noi, Guadiana”. El personatge em va mirar amb perplexitat sense arribar a comprendre prou bé el mot que li havia etzibat. No sé si va entendre el missatge o no. Abans, a l’escola ens explicaven que hi havia un riu al sud d’Espanya que desapareixia sota terra i emergia de nou en un indret que s’anomenava los Ojos del Guadiana. Doncs bé. Les aigües filtrades dels nous moviments ciutadans han sortit a la superfície. El barri de la Barceloneta n’és una prova, els barris que vindran seran la constatació d’una força interior que recorre la ciutat i vol manifestar-se. És una força que es revolta quan la ciutat se sent ferida. I això, amics meus, no és una picabaralla entre velles castes i aspirants a casta, és una força interior que crida:
Veïns de Barcelona, uniu-vos!

27.8.14

MÉS ENLLÀ DE NOVEMBRE....







9 DE NOVEMBRE SENSE TARGETA





No voldria pecar de frívol ni de iconoclasta però un servidor, tant rumiar i parlar sobre els futurs imperfectes al voltant del 9 N, li recorda aquella nadala que té com a tonada:  el 25 de desembre, fum, fum, fum. Perdonin però jo no m’escalfaria gaire més el cap. El dia 9 no hi haurà consulta “normal” i cadascú dirà la seva. Uns es manifestaran, muntaran el sidral, s’esquinçaran els vestits i faran declaracions abrandades. Altres intentaran reconduir el tema per no prendre més mal del compte. Aquí tot deu cercarà la millor manera de sortir a la foto. I algú haurà d’entomar – els més responsables- que la “realpolitik” existeix. Més enllà de les paraules qualsevol governant, que no vulgui aparèixer com a capsigrany o demagog, sap que una cosa son els desitjos i un altre la crua realitat. D’aquí a quatre dies potser la pregunta més pertinent serà quan, com i qui es presenta a unes eleccions que de forma irremeiable s’hauran de convocar. I després de decidir tot això caldrà estudiar quin futur ens promet cadascú. Reincidirem en un ritornello al voltant d’una aventura impossible? O bé triarem el camí –un xic més llarg però efectiu- que permetrà resoldre les assignatures pendents?
Al llarg de la història els 9N han estat pròdigs en efemèrides. Un 9 de novembre de 1989 va caure el mur de Berlín i des d’aquell dia Alemanya és una altra cosa. Un 9N de 1925 es varen fundar les SS del partit nazi i un 9N de 1938 va tenir lloc “la nit dels vidres trencats” en la que 35.000 jueus varen patir les ires dels intolerants... I per acabar, una miqueta d’art i música al voltant d’aquesta data: el 1991 morí Yves Montand...
 Això sí, confesso que el meu 9N preferit és aquell que té de tonada: “Quien cada nueve de noviembre, como siempre sin targeta, le mandaba un ramito de violetes”.

23.8.14

ON ÉS XAVIER TRIAS ??






TRIAS NO CONTROLA


A Xavier Trias la ciutat de Barcelona se li escapa de les mans. Mentre la Barceloneta bull a causa del descontrol, en relació als actes incívics d’ocupants dels apartaments turístics, alguns diuen i escriuen que la Festa Major de Gràcia ha petat per culpa dels brètols. Altres expliquen i donen fe que la famosa prostitució al carrer, que tants mals de cap varen provocar a l’alcalde Hereu, torna a estar activada. Només cal passejar per la Ronda Sant Antoni i el carrers del voltant per comprovar-ho... Ep, compte! Ja veurem que passarà a les festes del barri de Sants. Per cert, ja que som a Sants, no veiem que l’equip del senyor Trias tingui gens clar què s’ha de fer a Can Vies i com fer-ho.
Barcelona és una ciutat d’èxit, admirada arreu. Obvi, però precisament per això requereix una autoritat municipal amb criteri i capacitat per aplicar la llei en benefici de la ciutadania que hi viu i paga impostos. L’actual equip de govern s’ha mostrat poruc i incompetent al respecte.
Els veïns de la Barceloneta han sortit al carrer per mostrar el seu enuig davant la manca de solucions als seus problemes de descans i neteja. Qui cregui que aquest tipus de mobilització és un fet puntual, passatger, s’equivoca. És tal el descontrol, la manca d’ordre i criteri que impera a la capital catalana que d’aquí a quatre dies la bronca pot esclatar en qualsevol altre indret per motius similars. I és que, amics meus, fer d’alcalde és quelcom més que visitar els carrers guarnits en festa major i fer declaracions als mitjans de comunicació. L’Alcalde Xavier Trias no hi és quan la gent reclama la seva presencia i solucions urgents. Això sí, amb el seu vedetisme intenta fer d’estadista opinant sobre Jordi Pujol (en negatiu), el 9-N i la possible prevaricació del govern central.
Són moltes les coses que rutllen malament a la ciutat. A començaments de mandat Xavier Trias i Felip Puig varen presumir de millores en matèria de seguretat. Hom té la impressió que, enguany, s’ha produït una regressió al respecte per molt que la web de l’Ajuntament ens digui que s’ha reduït un 32% els delictes al metro. I fora? Barcelona es descontrola perquè el seu govern no té un full de ruta clar, vacil•la i es contradiu. Però el que esdevé més greu és que l’Alcalde no hi és quan se’l reclama. El ciutadà sap que el consistori canvia d’opinió, per exemple, cada cop que un grup de bergants li crema un contenidor d’escombraries. I això, amics meus, es sinònim de descontrol, manca d’autoritat i desgovern.

22.8.14

SIN PALABRAS - SENSE PARAULES

20.8.14

SOBRE LOS NUEVOS PROFETAS DE LA POLITICA




LOS CUENTACUENTOS



Si alguna vez tienen ocasión de visitar  una ciudad marroquí, tipo Marrakech o Fez, les recomiendo –aunque no comprendan el idioma- se acerquen al corrillo de personas que rodean a los cuentacuentos. Sí, a esos narradores orales de historias y aventuras que hacen las delicias de las gentes. Por poco que se esfuercen observaran como los oyentes van cayendo atrapados en el mundo mágico que les describe el narrador. Un mundo basado generalmente en fuentes de tradición oral o literaria no ajenas a la comunidad a la que pertenecen. Estos hombres son los supervivientes de una tradición transmitida de generación en generación. Son harto conocidos los cuentacuentos que se dan cita en la plaza Yamma El-Fna de Marrakech. Sus historias generalmente transportan a la audiencia a mundos idílicos donde la bondad vence siempre a la maldad. Observen y verán. El círculo de los oyentes queda tan abstraído por las bellas historias que se auto transportan hacia mundos imaginarios olvidándose de la realidad y del tiempo. Asistir a la actuación de un narrador de los mencionados, contemplar su mímica y juegos de voz es una experiencia difícil de olvidar…
Cuentacuentos los hay de muchos tipos. Ustedes me perdonaran la “boutade” pero me atrevería a decir que, en nuestro país, comienza a prodigarse una nueva tipología de cuentista. Un híbrido de político y redentor dispuesto a vendernos falsos mundos. Un nuevo tipo de narrador que ha sustituido la plaza por la caja tonta, la magia de las leyendas por promesas de difícil consecución, los mundos imaginarios por hipotéticos estados nacionales donde reinará el confort y no existirá la corrupción.
A un servidor de ustedes le encanta navegar por ese parnaso que generan las palabras de los poetas, la voz de los cantantes, la música de un violín o el aroma del té a la menta del Café de la France... A un servidor de ustedes le fastidia el ungüento curalotodo, en forma de independencia, que nos vende el cuentista Junqueras o el quitamanchas universal del telepredicador Pablo Iglesias.
En la plaza Yamma El-Fna los sueños, sueños son, y no nos hacen sus esclavos. Por el contrario los nuevos cuentistas -los híbridos de político y redentor- nos venden sin rubor como posible lo que ellos saben que no es factible o puede devenir letal.
Comprenderán, como es obvio, que me quedo con los clásicos de las plazas. Esos no engañan.

17.8.14

TODO IGUAL,POCA COSA NUEVA....

                                            BOCHORNO



Bochorno. Humedad ambiental y ropa pegada a la piel.  Calor intenso y nada de aire fresco para respirar, para sacudirse de encima el hedor de moho y orín instalado en algunos rincones de la ciudad.
Bochorno atmosférico y bochorno político. El patriarca, otro tiempo tótem en vida del nacionalismo conservador, ha dejado de ser puro, ha devenido un gran pecador. Una simple confesión ha bastado para condenarle. Apologetas, aduladores, tertulianos y escribas a sueldo de todo tipo y condición se rasgan las vestiduras y le dan la espalda los muy ingratos. Se muestran sorprendidos. Dicen sentirse decepcionados, traicionados, vendidos… Tanto sepulcro blanqueado me subleva. Fingen desconocer que el viejo patriarca tenía hijos en acción; simulan desconocer la teoría del tanto por ciento; alegan ignorancia cuando, todo a su alrededor, era pura constancia… Ahora ya teorizan que el nervio de la nación nunca es ni ha sido un solo hombre, que venimos de lejos y vamos más allá, que el denominado ‘procés’ es imparable. Incluso el biógrafo oficial del gran timonel catalán sostiene que el pecado del prócer es de omisión, que eso de andar tan obcecado en los temas de la patria le distrajo de la familia y de las obligaciones con el estado. No así –recordando a Engels- de la propiedad privada, claro.
Bochorno. Dimes y diretes acerca de si va a ser que sí o que no eso de sacar las urnas el 9N. Declaraciones contradictorias de los miembros del Govern y de sus intérpretes en la tierra mientras sigue muriendo gente en la N-340. El ébola viaja despiadado sin entender de vallas melillenses, nacionalismos ni fronteras. El hombre del tiempo cuenta, en una tele doctrinaria, que ha refrescado y la sensación de bochorno se ha aliviado. Sí, claro, atmosféricamente todo es posible pero desgraciadamente, en la política de este país el bochorno sigue y sigue. Pero no se apuren por ello, un conseller tránsfuga –en ausencia del patriarca- abre los cursos de verano en Prada. Otro nos garantiza que los tiburones avistados en Altafulla ya se han alejado mar adentro y los ciudadanos podrán mojarse sin temor alguno… Bochorno.

15.8.14





LA ‘BENEVOLÈNCIA’ DE TONI AIRA



Pels que no el conegueu prou us diré que Toni Aira és un periodista espavilat que en el seu dia va decidir doctorar-se en comunicació a la Universitat Ramon Llull, exercir com a professor, escriure articles a diferents diaris i intervenir com a tertulià a diferents mitjans de comunicació de casa nostra. Fa uns dies va publicar un article a les pàgines del Periódico en el que citava la meva etapa com a primer secretari del PSC barceloní. L’associava a l’època en què l’hegemonia socialista a la ciutat de Barcelona era un fet. Tot seguit ens explicava que res és etern, que les portes del desert estan obertes a tothom i que qui pretén triomfar ha de perseverar. Sàvies paraules que puc compartir al cent per cent, doncs també sóc dels que està convençut que qui vol guanyar ha de treballar i fer feina...
Però vet aquí que tot seguit l’amic Aira, en un atac de benevolència sense límits ens diu: “Xavier Trias ha teixit durant el seu mandat un equip compacte i de suport incondicional”. I, per reblar el clau –després de citar a Quint Tul•li Ciceró- ens lloa tot un seguit de col•laboradors d’en Trias començant pel seu cap de premsa, per acabar amb el regidor de Presidència, el tinent d’Alcalde adscrit al pinyol i uns escribes diversos. El món color de rosa que descriu Aira en el seu article clou amb una frase plena de tendresa, ens diu: “ells, en conjunt formen una verdadera xarxa”. La “benevolència” de Toni Aira envers a Trias esdevé en aquest moment espectacular.
Vostès em perdonaran però, no comparteixo la tesi que l’actual Alcalde treballa envoltat d’un equip compacte que sap el que vol i a on vol anar. No m’entretindré en repetir allò que diuen els diferents portaveus de l’oposició municipal consistent en dir que Trias no té projecte de ciutat, que improvisa i es contradiu sovint. Tampoc els parlaré d’obres o de gestió. No cal. Tan sols els diré, per exemple, que la suposada cohesió del govern municipal no és tal. L’amic Aira potser no sap que les relacions entre alguns regidors d’Unió i de CDC no passen pel seu millor moment. D’això Ardanuy i Ciurana en saben un munt. O que l’àrea d’Urbanisme, per exemple, ha batut records de cessaments i nomenaments, o que la guerra entre caps de gabinet és un fet... I què dir de les diferències de criteris i picabaralles a la sí del govern respecte Can Vias o els horaris comercials?
Sóc conscient que els temps estan canviant i que res és el que era. Les coses suposadament eternes han donat pas a altres d’efímeres, els oasis han esdevingut jungles i els sants patriarques pecadors. La vella política va morint lentament i emergeix una altra de nova i diferent. Tant se val si CIU decideix situar de cap de llista a en Xavier Trias o un sofà lidiant perquè la ciutadania els voti. Els caldrà, ens caldrà a tots plegats, jeure a un divan per confessar al psicoanalista quines són les nostres angoixes per assumir-les i així, potser, poder tornar a començar.
 
Publicat a El Periódico 15 agost 2014

7.8.14

ESOS MISMOS QUE TE ACLAMARON TE LLEVARAN A JUICIO...





PUJOL ENTRE EL TATU Y EL MONUMENTO


Lo confieso. Les tengo respeto a los tatuajes. Sé que son casi tan antiguos como la humanidad pero siempre me han provocado prevención y recelo; no fuera caso que, con el paso del tiempo, llegara a aborrecer un nombre gravado en la piel, una fecha o el dibujo de la serpiente. No en vano un estudio canadiense sostiene que entre el 80 y el 90 por ciento de portadores de tatuajes desearían eliminarlos en algún momento de sus vidas. El tatuaje -fruto de una decisión personal y libre- insinúa, expone, delata, orienta, da pistas, gusta o disgusta pero está ahí. Su borrado es tan laborioso como costoso… De acuerdo, todo lo que ustedes quieran pero tanto su exhibición como su eliminación se mueven en la esfera de lo privado; forma parte de la libertad de los individuos con relación a su cuerpo e imagen.
Otra cosa muy distinta son esos tatuajes, o pearcings, que cubren la epidermis del planeta en forma de monolitos, esculturas, bustos, estatuas ecuestres, etc. Sí, me refiero a esos monumentos alzados a mayor gloria de los mártires y próceres de las patrias, descubridores, héroes o filántropos. Los hay de bronce, hierro u hormigón. Los hay de todo tamaño y múltiples motivos. Tienen por costumbre reverenciar, agradecer o recordar personalidades y efemérides edificantes. Nada que objetar al respecto siempre y cuando la historia haya demostrado que, lo homenajeado, es merecedor de ocupar la epidermis de nuestros parques y plazas; siempre y cuando lo enaltecido contenga la dosis suficiente de valores solidarios, humanos o democráticos.
Nunca he llegado a comprender el narcisismo de esas personas que, en vida pública activa, han permitido que su figura en un pedestal observe el juego de los niños del parque, vigile un cruce de avenidas o presida el patio de un cuartel. Tanto ego me abruma.
Me entero que en el ayuntamiento de Premia de Dalt polemizan acerca de la conveniencia, o no, de retirar la escultura dedicada a Jordi Pujol. A mi modesto entender esa efigie nunca debería de haber estado ahí. Los monumentos a políticos erigidos en vida traen mal fario. Saddam Hussein se permitió el lujo narcisista de colocar su estatua de doce metros en la plaza Firdus de Bagdad y medio mundo contempló por televisión como fue derribada. Un general Franco en plenas facultades mentales decidió que un buen número de esculturas ecuestres con su figura galoparan en plazas españolas… Los barceloneses aun recordamos el polémico culebrón que protagonizó la retirada de ‘El Caudillo’ del castillo de Montjuïc, su traslado al Museo Militar y su posterior decapitación en los almacenes municipales.
Tatuarse, o no, entra dentro de los parámetros de las libertades individuales y, por tanto, nada que objetar. Idolatrar, santificar en vida o monumentalizar a alguien en nombre de todo un pueblo tiene sus riesgos. No sé si Premia de Dalt posee almacén municipal, lo ignoro, pero siempre le quedará el recurso de subastar el monumento o venderlo a peso como chatarra

3.8.14

PUJOL...POR EL HUMO SE SABE DONDE ESTA EL FUEGO









LA HERENCIA DEL SILENCIO




Prepárense. Se va a hablar y escribir hasta la náusea acerca de la confesión de Jordi Pujol y las razones que la han motivado. Sociólogos, politólogos, periodistas, apologetas y detractores nos darán la versión que más les convenga, no lo duden. Saldrán a la luz situaciones y anécdotas suficientes como para poder elaborar el apéndice no oficial (of course) de los volúmenes de memorias del ex presidente. Ayer, sin ir más lejos, un viejo y docto amigo se ofreció a contarme una ‘piratada’ pujoliana que aconteció cuando éste se relacionó laboralmente con El Correo Catalán. Otro conocido se esforzaba en explicar que él, hace más de veinte años, ya había advertido al orbe circundante acerca de las triquiñuelas del líder nacionalista en el cosmos de la banca y los negocios… Ya saben, ‘a posteriori’ todo el mundo puede alardear de profeta sin temor a errar.
  Dicen que hay mucha gente del ámbito político nacionalista decepcionada, que no duda en hacer declaraciones críticas en los medios de comunicación desmarcándose del antiguo jefe. Cuentan que en algunos círculos familiares y próximos a CiU anida la irritación y la rabia contra el veterano líder por no haber regularizado la herencia de marras evitando, así, la actual situación. Ustedes me perdonaran pero a esta altura del serial esa manifestación de malestar y despecho, de los hasta ayer aduladores, no me parece sincera. Me resisto a creer en la autenticidad de un enojo que se muestra a todas luces reduccionista, parcial, acotado al tema de una herencia paterna, obviando lo importante, lo que ya es evidencia, a saber: que a lo largo de casi tres décadas el trato de favor, el tanto por ciento y el enriquecimiento particular ha cohabitado con unos cuantos gobiernos convergentes. Una quinta parte de los 58 consellers que tuvo Pujol han sido imputados por motivos diversos; algunas de sus amistades están o han estado en prisión. ¿Hace falta mentar a los Millet, De la Rosa, Pascual Estivill...?
  La confesión de Jordi Pujol es sin duda un hecho relevante, pleno de consecuencias, tanto en el terreno político como en el personal para el ex presidente. Cierto, pero a mi modesto entender el pecado más grave de Pujol ha sido su laissez–faire, la tolerancia, la vista gorda que ha practicado durante tantos años bajo el amparo de la senyera y los sentimientos patrios. ¿O es que acaso vivía en una campana de cristal opaco que le impedía ver el exagerado enriquecimiento de su prole y las piruetas económicas de algunos correligionarios, allegados y amigos? Hoy salen a la luz pública multitud de negocios extraños y transacciones de difícil comprensión para el ciudadano, mientras quedan por dilucidar casos tan alambicados como los del Palau, Adigsa o las ITV… Algunos plumillas y analistas se atreven ya a denunciar –antes no- que algo feo hilvanó la política catalana durante tres décadas, que el asunto de la herencia no pasa de ser una maniobra de distracción para ganar tiempo y proteger a la camada. Tal vez sí. Bueno será conocer la verdad y sus circunstancias. Bueno será también, para muchos, interiorizar y reconocer que han –o hemos- vegetado intelectualmente y partidariamente en el ombligo de la espiral del silencio sin atrevernos a levantar la voz por miedo a ser expulsados del oasis, de lo políticamente correcto. Quizás vaya siendo hora de rehabilitar a todos aquellos que fueron tildados como ‘malos catalanes’ por advertir que bajo la toga del patriarca, y con su aquiescencia, algo olía mal.
JOAN FERRAN...Publicado en 'El Periodico' 3 Agosto 2014

1.8.14

LA VISION DEL MOMENTO DE J.A.PEREZ TAPIAS








SÁNCHEZ Y LAS SIRENAS


En una mañana de verano, como en la Ítaca de Kavafis, Sánchez emprendió la odisea hacia su destino. Todo el PSOE iba con él, embarcado en difícil travesía, teniendo a babor la Escila de un neoliberalismo agresivo y a estribor esa Caribdis a la que, al grito de "podemos", saltó huidiza parte de su tripulación. Al igual que Ulises, Sánchez recabó de los suyos fervorosa adhesión, no sin ardides varios, como astuto émulo del héroe homérico. Tras larga campaña ganando adeptos, retomando discursos que señalaban a Ítaca por derroteros orientados a la izquierda, todo pareció concitarse para que surtiera efecto su arenga al gentío dispuesto a acompañarle. Enarbolando bandera roja y hasta cantando himno convocante a la lucha contra el imperio, sus seguidores le aclamaron al oír de sus labios proclamas contra el poder del dinero, la impunidad de los corruptos, la casta sacerdotal..., contra todo lo que trabara la convivencia en la Ítaca soñada.Pero humanos y dioses no dejaron de mirarse preocupados cuando al iniciar su travesía, Sánchez -Pedro para sus fieles- hizo su primer escarceo ante esa especie de Polifemo con palacio en Moncloa. Extraña visita, para concluir que a los catalanes no hay que permitirles consulta alguna, como si la democracia les estuviera vetada. Los augures del lugar no tardaron en loar al capitán de la nave socialista, anticipando que poco a poco se dejaría de cosas siniestras para situarse en el centro, ese no-lugar que los mitos ensalzan. No obstante, también se lanzaron mensajes al Ulises socialista para que no se dejara encandilar por heraldos del fantasmagórico centro. No existe; y si existió, se ha disipado, como tanto sólido que se desvaneció en el aire. ¿Cómo va a existir si la crisis destruyó su base social y sólo dejó restos de clase media fuertemente precarizados? El nuevo líder, como Ulises, debía atarse al mástil del barco y no dejarse arrastrar por los cantos de sirenas sobre el centro político. A lo largo y ancho del profundo mar se sabe que todo viaje al inexistente centro acaba en la derecha. Por ahí no se llega a Ítaca. Si Sánchez se dejara seducir por las sirenas, una rediviva Penélope seguiría destejiendo lo tejido. La confianza del pasaje no retornará si la hoja de ruta apunta a ese centro volátil donde las pretensiones de justicia se esfuman ante poderes económicos que no están para heroicidades, porque sólo admiten claudicaciones.
José Antonio Pérez Tapias
(Publicado en el diario Granada Hoy )

29.7.14

SOBRE JORDI PUJOL I ELS , FINS ARA, SEUS







ÈDIP A LA CATALANA



Un servidor no participarà en el linxament de l’ex-president Jordi Pujol. No cal, ell solet s’ha ficat en un embolic i els seus correligionaris han estat els primers a lapidar-lo. Això sí, tot dient que va fer algunes coses bones al temps que argumenten que un país, en aquest cas Catalunya, està per damunt d’una persona. El nacionalisme te resposta per tot i més.
Té gràcia la cosa. Els addictes al culte al líder, membres d’un moviment fins ara essencialment personalista, han decidit en tres dies matar el pare com si res. Vaja, aquesta gent hauria de patentar un mètode ràpid d’expiació col•lectiva que dugués el nom d’ ‘Èdip a la catalana’.
Doncs no, no penso criticar a Jordi Pujol perquè coneixent-lo –tots sabeu que vaig ser diputat- sé que està sota les runes, sense respiració, maleint ves a saber qui. Diré, tan sols que ha obrat malament, molt malament i que desitjo -si la justícia troba alguna cosa punible- que rebi la pena de la que sigui mereixedor, i prou. El pitjor que li pot passar a l’ego d’un home que ha interioritzat que era un mag de la política i un líder és adonar-se que la tribu ja no l’estima i que, en el millor dels casos, només li té compassió. I això, amics meus, per ell, ja és un castic, un fet insuportable.
Ara bé, no siguem ingenus. Tots aquests convergents que ara blasmen en contra del patriarca Pujol potser es pensen que venim de l’hort. Doncs no, senyors. O és que potser hem oblidat que aquest país ens ha obsequiat, entre d’altres, amb personatges-amics tipus Joan Piqué Vidal, Javier de la Rosa, Luís Pasqual Estivill, Sánchez Carreté o Fèlix Millet?... Els que avui han vist la llum i apedreguen el pare potser volen fer-nos oblidar que una cinquena part dels 58 consellers dels governs Pujol varen estar, en el seu dia, imputats en presumptes casos de corrupció. Ho explica magistralment el doctor Jordi Matas en un article publicat a El País sota el títol: “Corrupción y conciencia ciudadana”.
Ara sembla que ningú dels seus vol saber res del president Jordi Pujol. Ara tot sembla ser un “assumpte privat” amb forma de cortina de fum per protegir la camada. No som tan càndids. Fa uns anys, Pasqual Maragall va parlar a la cambra catalana del famós 3 %. Més d’un es va fer l’ofès però, paradoxalment, poc temps després van arribar els afers Adigsa, Palau de la Música o les ITV...
  Els entesos diuen que la cosa no ha fet més que començar i que les investigacions ens depararan sorpreses aquesta propera tardor. No les desitjo, ja hi ha prou brutícia sobre la política i ens cal serenor per tirar endavant com a societat. Però que vigilin els vells aduladors que enguany juguen a matar el pare de franc no fos cas que la cosa, avui considerada individual i privada, no tingués quelcom de compartida.

24.7.14

¿DERRIBOS IGLESIAS-COLAU?

Ironías de la historia. Hace casi ciento cuarenta años, Pablo Iglesias Possé y sus compañeros del Arte de Imprimir impulsaban con ahínco la creación de un partido socialista obrero. Pocos años antes otro Pablo, en este caso Lafargue, huyendo de la represión desatada tras la derrota de la Comuna de París llego a Madrid con el firme propósito de constituir “un partido distinto, opuesto a todos los partidos formados por las clases poseedoras”. Ya ven, la cantinela se repite con otros protagonistas, sin represión, con menos peligros y muchos más medios.
Pues sí, amigos. La ironía está servida de nuevo desde el momento en que otro Pablo Iglesias –el actual cabeza visible de ese movimiento ciudadano que se ha transformado en partido político y que lleva como nombre “Podemos”- adopta como una de sus tareas inmediatas la “deconstrucción” del PSOE, y no solo del PSOE…
Pero existe aún otra ironía pendiente que puede acontecer. Sabido es que la historia no cesa de repetirse y que, a veces, el radicalismo de izquierdas tiene como último beneficiario a la derecha conservadora y, como víctima, a las izquierda posibilista; a la izquierda que por encima de la retórica –a pesar de sus grandes errores y renuncias- ha sido capaz de transformar en positivo la sociedad. Tanto el telepredicador Pablo Iglesias como la activista metida a candidata Ada Colau, en eso coinciden con la derecha y los nacionalistas, desean que el socialismo ibérico desaparezca en todas sus variantes. Legítimo y respetable su deseo pero, a renglón seguido, la pregunta surge evidente: ¿A quién beneficiaría esa desaparición? ¿Acaso Colau e Iglesias creen que sus propuestas políticas, más allá de generar ruido, son factibles y realistas? Saben que no, saben que el sistema lo único que les va a permitir es actuar de voceros antisistema como recompensa por intentar liquidar a la izquierda con soluciones. Permítanme como, colofón, transcribir un párrafo de Donald Sasson extraído de su obra Cien Años de Socialismo:
“No sé hasta qué punto la idea del socialismo podrá capear el gran caos del fin de este milenio y del principio del siguiente. Las personas que han simpatizado con el proyecto socialista, compartido sus esperanzas y sus valores y que se han impacientado con las infinitas prevaricaciones, los agravios, las vacilaciones embrutecedoras de sus partidos pueden muy bien recordar que, cuando ya se ha dicho y se ha hecho todo, estos partidos son la única izquierda que les queda”.
De acuerdo amigos, no sé si la socialdemocracia será capaz de capear el caos del que nos habla Sasson. No lo sé. Pero estoy seguro de que se esforzará, por el bien de todos, en salir del agujero y retomar la iniciativa. No es tiempo de aventuras.
Fue el situacionista Guy Debord quien releyendo a Marx nos habló del fetiche de la mercancía y de su relación con los medios de comunicación. La izquierda ha abominado una y mil veces de la política como espectáculo. No deja de ser curioso que alguno de estos “emergentes” empeñados en ‘deconstruir’ la socialdemocracia lo intenten mediante el espectáculo y la teleprédica. Ya no ironía, sino sarcasmo sería que esos que propugnan la regeneración de la política nos condenaran a ser meros consumidores de mensajes y espectáculos televisivos arrebujados entre los cojines de un mullido sofá.

21.7.14

TRAS EN CONGRESO DEL PSC...








EL ‘CHEF’ Y LA SALSA SOCIALISTA




El alto magistrado de la Corte de Paris, Jean A. Brillat-Savarin, no ha pasado a los anales de la historia por su vínculo con el universo de las leyes. No, la fama le viene por haber sorprendido al mundo con la publicación de su libro “Fisiología del Gusto”. En sus páginas, este gran burgués amante de la cultura gastronómica, nos hablaba de los viejos y antiguos condimentos -el Garum y la Muria- y de las salsas de la época medieval que solían ser picantes o agridulces. Nos explica también este erudito que fue preciso aguardar la llegada de los siglos XVII y XVIII para ver aparecer en escena salsas refinadas como la bechamel, la mayonesa o la mirepoix… Eso sí, más tarde, los franceses nos desbordarían con la sistematización de las salsas y su clasificación entre las frías y las calientes. Pues bien, la enciclopedia Larousse define ‘salsa’ (sauce) como el sazonamiento más o menos líquido, caliente o frio, que acompaña o sirve para cocinar un manjar. La función de una salsa es la de añadir al alimento un sabor que armonice creativamente con el suyo. Hasta aquí todo perfecto. Uno supone y confía en que el ‘Chef’ sepa utilizar convenientemente los ingredientes, las recetas y que las materias primas sean de calidad. Los buenos cocineros -son algo así como los alquimistas del siglo XXI- poseen el don de la combinación adecuada para que nada se agrie, para que nada sepa mal.
De jovencito alguien me dijo que en los temas de cocina desconfiara de todos aquellos condimentos, purés y salsas que ocultaran el sabor y la textura de los manjares. Suele ocurrir, por ejemplo, que el exceso de picante, de sal o de azúcar enmascara la frescura de los pescados o la melosidad de las carnes.
Miquel Iceta, el nuevo ‘Master Chef’ del PSC, ha preparado una salsa con múltiples componentes. Ha condimentado la vianda socialista (los acuerdos de un importante Consell Nacional) con un conjunto de variados ingredientes; algunos de ellos picantes y otros propios de la cocina oriental o alternativa. Nada que objetar al respecto. Se lleva la fusión. Eso sí, siempre y cuando la vianda -lo decidido mayoritariamente- conserve el sabor y el gusto originario.
  Tampoco nadie entendería que en la carta faltaran los clásicos platos ‘especialidad de la casa’ o el típico aguardiente que suelta la lengua y cuenta la verdad… ¿O sí?
Lo decía el ilustre gastrónomo francés anteriormente aludido: “La salsa sirve para armonizar”. ¡Ojo! Siempre y cuando se compruebe la idoneidad de sus componentes.

18.7.14

ALBERT CAMUS Y EL 19 DE JULIO




Texto del mensaje enviado por Albert Camus a los jóvenes escritores españoles en ocasión del vigésimo aniversario del inicio de la guerra civil española.

El 19 de julio de 1936 comenzo en España la segunda guerra mundial. Esta guerra ha terminado en todas partes salvo, precisamente, en España. El pretexto de no terminarla es la obligación de prepararse para la tercera guerra mundial. Esto resume la tragedia de la España republicana que ha visto imponérsele la guerra civil y extranjera por jefes militares rebeldes y que hoy, aún ve que se le siguen imponiendo los mismos jefes, en nombre de la guerra extranjera. Durante 20 años, una de las causas más justas que puedan encontrarse en la vida de un hombre, se ha visto constantemente deformada, y, en ocasiones, traicionada por los intereses más poderosos de un mundo entregado a las luchas del poder.
La causa de la república está y estará siempre identificada con la de la paz; esa es sin duda su justificación. Desgraciadamente el mundo no ha cesado de estar en guerra desde el 19 de julio de 1936 y la república española, en consecuencia, no ha cesado de ser traicionada o cínicamente utilizada. Por esto es quizá vano dirigirse, como lo hemos hecho otras veces, al espíritu de justicia y de libertad, a la conciencia de loS gobiernos. Un gobierno, por definición, no tiene conciencia. Tiene, a veces, una política, y eso es todo.
Quizá la manera más segura de abogar por la república española, no es ya decir que es indigno para las democracias matar por segunda vez a quienes han luchado y han muerto por nuestra libertad, por la libertad de todos. Este lenguaje es el de la verdad, él clama en el desierto. La buena manera sería quizá decir que si el sostener a Franco no se justifica más que por la necesidad de asegurar la defensa de Occidente, no se justifica por nada. Puesto que los gobiernos occidentales han decidido no tomar en consideración más que las realidades, podemos decirles que las convicciones de una parte de Europa forman parte también de la realidad, y que no será posible negarlas hasta el fin. Los gobiernos del siglo XX tienen una desgraciada tendencia a creer que la opinión y las conciencias se pueden gobernar como las fuerzas del mundo físico. Y es cierto que por las técnicas de la propaganda o del terror, han llegado a dar a las opiniones y a las conciencias una consternante elasticidad. Sin embargo, hay un 1ímite en todas las cosas, y en particular en la flexibilidad de la opinión. Se ha podido mistificar la conciencia revolucionaria hasta hacerle exaltar la miserable explotación de la tiranía. El ejercicio mismo de esa tiranía, sin embargo, hace esta mistificación evidente: y de ahí que en medio del siglo, la conciencia revolucionaria se rebela de nuevo y vuelve a sus orígenes. De otro lado, se ha podido mistificar el ideal de la libertad por el que los pueblos y los individuos han sabido combatir mientras que sus gobiernos capitulaban. Se ha podido hacer esperar a esos pueblos, hacerles admitir compromisos más y más graves. Pero se ha llegado a un límite que se hace necesario anunciar claramente, y pasado el cual no será ya posible utilizar las conciencias libres; por el contrario, será necesario combatirlas a ellas también. Este límite, para nosotros europeos que hemos tomado conciencia de nuestro destino y de nuestras verdades el 19 de julio de 1936, es España y sus libertades.
Sea como sea, hay un límite que no se podrá superar. Durante 10 años hemos comido el pan de la derrota y la vergüenza. El día de la liberación, en la cúspide de la más grande esperanza, hemos aprendido, además, que la victoria también había sido traicionada y que era necesario renunciar a algunas de nuestras ilusiones. ¿A algunas? Sin duda. Después de todo, no somos unos niños. Pero, sin embargo, no a todas, no a nuestra fidelidad más esencial. Sobre este límite que trazamos, está, en todo caso, España, que nos ayuda a ver claro. Ningún combate será justo si se hace, en realidad, contra el pueblo español. Y si se hace contra él, se hará sin nosotros. Ninguna Europa, ninguna cultura será libre si se erige sobre la servidumbre de] pueblo español. Y si se erige sobre esta servidumbre, se hará contra nosotros. El inteligente realismo de los políticos occidentales llegará finalmente a ganar para su causa cinco aeródromos y tres mil oficiales españoles, y a conquistar definitivamente centenares de millares de europeos. Después, esos genios políticos, se congratularán en medio de las ruinas. A menos que los realistas entiendan realmente el lenguaje del realismo y comprendan, en fin, que el mejor aliado de la Rusia soviética no es hoy el comunismo español, sino el mismo general Franco y sus apoyos occidentales. Estas palabras quizás sean inútiles, pero queda un sitio para la esperanza. Ninguna derrota será definitiva mientras que el pueblo español guarde su fuerza de combate. Puede ser una paradoja, pero es el pueblo hambriento, subyugado, el guardián de nuestra esperanza. Guardémonos muy bien de creer que la causa republicana vacila. Guardémonos muy bien de creer que Europa agoniza. Lo que agoniza, del Este al Oeste, son las ideologías. Quizás Europa -de la que España es solidaria- es tan miserable por haberse alejado toda ella, y hasta su pensamiento revolucionario, de un manantial de vida generosa, de un pensamiento en el que la justicia y la libertad se encuentran en una unidad carnal, alejada igualmente de las filosofías burguesas y del socialismo cesariano. Los pueblos de España, de Italia y de Francia guardan el secreto de este pensamiento; y lo guardarán todavía, para que sirva cuando llegue el momento de renacer. Entonces el 19 de julio de 1936 será también una de las fechas de la segunda revolución del siglo; fecha que tiene su raíz en la Comuna de París, que camina siempre bajo la apariencia de la derrota, pero que no ha terminado aún de sacudir el mundo; y que para terminar, llevará al hombre más lejos de lo que ha podido llevarle la revolución rusa de 1917. Nutrida por España y en general por el espíritu de libertad, ella nos devolverá un día una España y una Europa, y con ellas nuevo trabajo de combatir, en fin, a cielo abierto. Al menos, esto constituye nuestra esperanza y nuestras razones de luchar. No olvido que si los 20 años significan poca cosa mirando la historia, los 20 años que hemos pasado han pesado con un peso terrible sobre muchos de los españoles en el silencio del exilio. Hay algo de lo que no puedo hablar por haberlo dicho demasiado y es el deseo apasionado, que es el mío, de verlos recobrar la sola tierra que es a su medida.
Yo siento la amargura que puede haber, si hablo solamente de luchas y de combates renovados, en lugar de hablarles de la justa felicidad a que tienen derecho. Pero todo lo que podemos hacer para justificar tanto sufrimiento y tantos muertos, es l1evar en nosotros sus esperanzas, hacer que esas esperanzas no sean vanas y que esos muertos no estén solos. Estos 20 años implacables han usado a muchos hombres en su tarea, y han forjado otros entre los cuales el destino ha de justificar a los primeros. Tan duro como esto sea, es así como los pueblos y las civilizaciones se levantan. Después de todo es de ustedes, españoles, es de España, en parte, de donde algunos de nosotros hemos aprendido a tenernos en pie y a aceptar sin desfallecimiento el duro deber de la libertad. Para Europa y para nosotros, franceses, a menudo sin saberlo, habéis sido y sois los maestros de la libertad. El duro deber que no termina, nos toca a nosotros compartirlo con vosotros sin desfallecimiento y sin compromiso. Esa es vuestra justificación. Yo he encontrado en la historia, desde que tengo la edad de hombre, muchos vencedores con cara odiosa. Porque leía en ellos el odio y la soledad. Y es que no eran nada, cuando no eran vencedores. Solamente para existir, les era necesario matar y esclavizar. Pero hay otra raza de hombres que nos ayuda a respirar, que no ha encontrado la existencia y la libertad sino en la libertad y la felicidad de todos y que puede, por tanto, encontrar, hasta en la derrota, razones de vivir y de amar. Esos hombres no estarán nunca solos.

15.7.14

DE NUEVO GAZA...






LA SOLEDAD DE PALESTINA
 
Emir Sader
 
“Lo más difícil es ser víctima de las víctimas”, decía Edward Said para expresar una de las dimensiones de los obstáculos que encuentran los palestinos para luchar contra la ocupación israelí de sus territorios. La soledad actual de los palestinos demuestra cómo esa era apenas una de las tantas dificultades que ellos tienen que enfrentar para poder sobrevivir. El derecho elemental, aprobado hace décadas por las Naciones Unidas, de tener un Estado palestino, al igual que existe el Estado de Israel, es bloqueado por el voto de Estados Unidos en el Consejo de Seguridad y la ONU no hace nada para esquivar la actitud norteamericana. Palestina sigue siendo dos territorios discontinuos –Cisjordania y Gaza–, el primero descuartizado por los muros, violado por asentamientos judíos y ocupado militarmente. Gaza, cercada y atacada cada tanto, impunemente. No existe como Estado y se intenta que deje de existir como territorios aislados al hacer que sea económicamente inviable y humanamente insoportable. Todos deberían ir a Palestina –a Cisjordania y, si lo logran, también a Gaza– para tener idea de lo que es vivir bajo ocupación de un ejército racista. Para ver lo que significan cotidianamente los muros que separan a vecinos, a parientes, a niños que antes jugaban juntos en la calle. Cómo las señoras palestinas tienen que caminar kilómetros para poder cruzar hacia el otro lado, sometidas al arbitrio de jóvenes militares racistas de Israel, que controlan los pasos. Para ver cómo ese mismo tipo de jóvenes anda por las noches, protegido por fuerzas militares de Israel, para destruir bienes de los palestinos, incluidos los olivos, que tardan un siglo en crecer. Que tiran basura sobre calles de palestinos, que tienen que poner redes de protección para defenderse. Para sentir cómo los palestinos son atacados también en su orgullo, en sus espacios mínimos de vida, hay que ir a Palestina, a Cisjordania y, si es posible, a Gaza. Nada de todos estos sufrimientos justifica acciones violentas, aunque uno piensa, cuando está allá, ¡¿cómo hacen los palestinos para no reaccionar al terrorismo cotidiano que se ejerce en contra de ellos?! Incluso, porque lo primero es la unidad nacional de Palestina, porque se trata de una lucha contra el invasor, hay que unir el país para expulsarlo. En segundo lugar, dada la correlación de fuerzas internacional, hay que contar con sectores en Israel que se convenzan de que no vale la pena la ocupación permanente de Palestina y las incertidumbres que ello trae para los mismos israelíes. Hoy se puede decir que la construcción de un Estado palestino está en punto cero. Hay un acuerdo de reunificación entre Gaza y Cisjordania, pero Israel afirma que no negocia con un gobierno nacido de ese acuerdo, porque Hamas no reconoce al Estado de Israel. Mahmud Abbas ya dijo que el nuevo gobierno sí lo reconocerá, pero Israel usa cualquier pretexto para no avanzar en negociaciones, que sólo pueden conducir al reconocimiento del Estado palestino. La nueva ofensiva brutal de Israel sobre la desprotegida Gaza revela, una vez más, la soledad de los palestinos. No pueden contar con nadie que detenga a Israel. Nadie que se juegue, en contra de los Estados Unidos, por la existencia del Estado Palestino.
Articulo publicado en 'Grano de Arena' ATTAC