El blog d'en Joan Ferran

19.6.17

EL DÍA DESPUÉS....LA PESADILLA






LA REPÚBLICA DE RAHOLA 



Ayer tuve un sueño. Soñé que Pilar Rahola era la presidenta de una flamante y recién instaurada República Catalana. También soñé que una de sus primeras disposiciones como mandataria, era prohibir la imagen y la publicidad de ‘La Grossa’. Sí, de esa lotería deficitaria, de premios raquíticos, que se inventó la Generalitat para sacar unos dinerillos. No entiendo el porqué de esa decisión. 
El calor de ayer generó en un servidor la modorra suficiente para divisar, alrededor de la presidenta Pilar Rahola, un equipo de colaboradores gubernamentales ‘inmejorable’. Vean sino: El ex juez Santiago Vidal ocupaba, dicharachero y pletórico, la cartera de Justicia. La vicepresidencia de Economía, Hacienda y Transparencia era para un Germà Gordó redimido de todos sus pecados. Lluís Llach, estaca en mano y gorro frigio, ostentaba la siempre conflictiva Conselleria de Interior. Ángel Colom seguía trabajándose sus temas en emigración, especialmente en el cosmos bereber... Recuerdo, aunque de forma difusa, que un tal Mikimoto era el responsable de un departamento de nueva creación que respondía al nombre de ‘Fomento del Auto turismo y Merchandising’. Pep Guardiola recalaba, en Qatar, como embajador de Cataluña en ese país mientras que, Artur Mas, imploraba un carguillo en la ONU. Pero, lo que realmente me impresionó, fue la altivez de Gabriel Rufián pasando revista al batallón Germans Badia -selecto cuerpo de élite, de reciente creación- del ejército republicano catalán. He echado en falta en mi sueño, no sin cierta frustración, el destino y paradero de algunos patriotas insignes como Jordi Sánchez y Cuixart. Quizás, en ese universo onírico, ya estaban amortizados y eran poseedores de una canonjía lejos de la cansina corte de los milagros que dejó en herencia Carles Puigdemont. Tampoco vi a los versátiles Romeva y Germán Bel, ni al escriba mayor del soberanismo de derechas adscrito a La Vanguardia. La política, a veces, devora sus propios vástagos. Pero el hijo de Hipnos no me defraudó. Me permitió contemplar cómo, en la Republica de Rahola, Vicens Sanchis ejercía de comisionado para la reconstrucción de los denominados Païssos Catalans y disponía, para ello, de fondos reservados sin control parlamentario. Y más: Empar Moliner presentaba los telenoticies; Homs el ‘Trenta Minuts’; la señora Pascal devenía la jefa suprema de todos los Esplais de Cataluña mientras, Joana Ortega, organizaba una cuestación -tipo Domund- para erigir un monumento a Rosa Parks.

 ¡Ay, los sueños! A veces suelen tener laberintos donde crece la pesadilla y ésta se apodera del ánimo del durmiente hasta provocarle angustia. Y así ocurrió en mi caso. Con motivo de la proclamación de la nueva republica catalana se decreta una amnistía para los Pujol, Prenafeta, Macià Alavedra, Montull y Millet, a los que se les resarce el buen nombre y reconoce los servicios prestados a la patria. Paralelamente a estas medidas de gracia se abría causa por conspiración a López Tena, Santiago Espot, Xavier Rius y Bernat Dedeu… ¡Que miedo! Y el Barça jugando la liga catalana con el Reus, Nàstic, Olot, Español y demás. Como colofón el calendario laboral -para disgusto de curritos sin fronteras- elimina la fiesta el 12 de octubre y la del 6 de diciembre etc... Pero… ¿Y el Parlament? Una balsa de aceite de oliva arbequina. Carme Forcadell es elegida presidenta vitalicia de una cámara sin reglamento interno (¿para qué?) y con un procedimiento de dictado/lectura/única/aprobación de las propuestas gubernamentales inédito en el mundo entero.
 Morfeo no me dió tiempo para más. Una pena.Tan solo recuerdo un flash de última hora en el que Anna Gabriel se responsabilizaba de Salud e Higiene mientras, Eulalia Reguant, recomendaba recuperar la tradición del ‘tortell’ para todo tipo de familias. ¡Ay, las pesadillas!

12.6.17

LUEGO QUE NO SE QUEJEN...

                               
                                                      MAO PUIG-DE-MONT


 Este Puigdemont es duro de entendederas y por lo visto no sabe lo que vale un peine. De nada han servido las amables palabras llegadas desde Venecia, ni las advertencias de letrados ilustres. El Muy Honorable pastelero de Girona acaba de demostrar a la ciudadanía catalana, que no sabe “pastelear”, que eso de negociar -aunque sea a escondidas- no va con él, que para lo que le queda en el convento... 
 Carles Puigdemont ha aprendido de Artur Mas la táctica de la huída hacia adelante, aunque sea sin saber hacia adonde. De ahí la última performance entre naranjas incomestibles y musiquitas del carrillón. El presidente catalán, arropado por su corte de los milagros, ha propuesto a los catalanes que el 1 de octubre, día de santa Teresita de Jesús, acudan devotamente a las urnas para responder a la pregunta del millón. 
¿Por qué el 1 de octubre? Un servidor de ustedes no cree en las casualidades. A la vista de los acontecimientos hay quien afirma que el Muy Honorable ha sido abducido por el sector maoísta de la CUP. Dicen las malas lenguas que la elección de esta fecha es un homenaje a Mao Zedong. Sí, fue un primero de octubre de 1949, en la plaza de Tiananmen de Pekín, donde el dirigente comunista proclamó el nacimiento de la República Popular China... 
¿Quieren más detalles y coincidencias al respecto? Un grupúsculo de guardias rojos leridanos ha decorado la ciudad incitando al personal a aplicar represalias contra “los enemigos del pueblo”. Las fotografías de Arrimadas, Rabell, Iceta y Albiol ilustran un cartel a todas luces amenazante. Hay quien afirma que ésta última actuación de Puigdemont no es más que un nuevo acto de publicidad de la serie ‘El Procés’, sin trascendencia jurídica. Quizás sí amigos, pero alguien debería recordar a los miembros del Govern, que una cosa inocua e intranscendente es gesticular y otra muy distinta es calentar el ambiente y repartir pólvora, aunque sea verbal.
 Ustedes y yo sabemos que hay mucha Joven Guardia Roja suelta. La historia nos cuenta -ojo, gente de Junts pel Sí- que ésta se cepilló a un buen número de burócratas

7.6.17

ORTEGA ANSIA VOLVER,VOLVER,VOLVER....






Y AHORA... JOANA ORTEGA ! 


Los post convergentes andan preocupados. Las encuestas no les son propicias y el pánico se ha desatado entre sus filas. Cataluña, electoralmente hablando, les preocupa pero Barcelona también. Los últimos sondeos aparecidos en prensa les sitúan en los límites de la insignificancia y no se aprecian síntomas de desgaste alrededor de la figura de Ada Colau. Respecto a las otras fuerzas en liza todo sigue prácticamente igual -con vasos comunicantes, eso sí- pero en negativo para las aspiraciones del PDECAT. 

Así las cosas han comenzado a correr las quinielas y las prisas. Ante la mirada atónita de Joaquim Forn, el versátil Ferran Mascarell coquetea y se insinúa; Santi Vila se deja querer desde una medida heterodoxia y, Joana Ortega, les mete prisa a los jueces para quedar limpia de inhabilitaciones asesinas… Visto tanto movimiento, si el PDECAT aspiraba a vertebrar una candidatura con discurso e imagen renovadora está fracasando en su intento. Todos los nombres que se barajan llevan incorporados el estigma de las viejas políticas y de un pasado no exento de máculas. Incluso, si la opción adoptada fuera la de la política-espectáculo, vía Pilar Rahola, convendrán conmigo que la cosa es más de lo mismo con la incorporación de griterío tertuliano y follón. No me negarán ustedes que en este país la relación de los políticos con los tribunales no da para escribir un libro de anécdotas hilarantes. En Cataluña un miembro de la Mesa del Parlament se chiva de sí mismo, lo empuran, se hace feliz la foto como víctima y luego se queja de la arbitrariedad judicial; aquí un juez, metido a agitador activista, confecciona listas negras de jueces y tan tranquilos; al unísono un cantante jubilado conmina a los funcionarios a obedecer o… 
Pero el caso de la señora Joana Ortega me sorprende particularmente. La consideraba ideológicamente próxima, o afín, a los Muntañola, Riera, Fernández Teixidor, pero jamás al neo republicanismo de Marta Pascal y sus muchachos. Siempre pensé que la ex vicepresidenta se metió en líos por lealtad a Mas y solidaridad gubernamental y no por otras zarandajas -lo suyo era Unió y Duran- y que aprovecharía la ocasión para rebobinar. Pero no, parece que no va por ahí la cosa. La erótica del poder, cuando se ha probado, despierta un efecto llamada difícil de controlar. Quien quiera que sea que haya metido a la señora Ortega en este berenjenal le ha hecho un flaco favor, la ha asesorado mal. Las primarias desencadenan efectos colaterales que suelen ser crueles para los perdedores. Joana Ortega, como otros miembros de la denominada vieja política, creo que obvia las corrientes de fondo y las inquietudes de la nueva ciudadanía. En la actualidad el ciudadano es capaz de valorar los servicios prestados, e incluso manifestar simpatías varias o agradecimientos puntuales, pero también quiere ver al frente de las instituciones personas capaces que no sean tributarias del pasado, de sus dramas y sus errores. Lamentablemente las Ortega, los Mascarell y los Vila han sido compañeros de viaje de un buque con múltiples vías de agua que ha encallado. 
En el PDECAT, como en otros lugares, urge un relevo en el puente de mando. Mal vamos si en el cosmos post convergente no surgen otros signos de vida.

También publicado en e-noticies.cat

31.5.17

ALCALDABLES A DOJO

                                      
     MASCARELL I EL PDECAT 

Diuen que Ferran Mascarell vol tornar a casa. Diuen que s’enyora de la ciutat comtal, que els aires d’Espanya no li senten prou bé. Diuen, i diu, que té ganes de repensar la ciutat. Explica que vol tornar a Catalunya per què el poder central està en mans de gent tan conservadora com immobilista, i que cal refundar els estats. Cada cop que Ferran Mascarell diserta sobre què cal fer, acte seguit entra en escena com a protagonista d’alguna història. Aquest bon jan es va treure de la màniga l’invent de les “estructures d’estat” i avui, encara, el més calent és a l’aigüera. Va actuar com a conseller àulic d’Artur Mas camí d’Ítaca i enguany el pobre expresident descansa en via morta... La veritat és que Ferran Mascarell és un paio tan llest i intel•ligent com versàtil. Acumula en el seu historial un munt d’ex sota diferents banderes (ex comunista, socialista, regidor, tinent d’alcalde, diputat, conseller, president d’Ateneu, delegat de la Generalitat...) 

Per les seves declaracions ens assabentem que l’any 2006 va veure la llum de la independència. Potser això succeí un capvespre al Parc de la Ciutadella i ara ens diu, mitjançant la ràdio nacionalista de Catalunya, que s’ha ofert al PDCat com a futur alcaldable. Un servidor de vostès no sap què en pensen al respecte en Joaquim Forn i els nous dirigents del nacionalisme post convergent. Desconec també si l’oferta al respecte de Joana Ortega, o les insinuacions d’en Santi Vila, són cosa seriosa o focs d’artifici. Tant se val. Ja s’ho faran. Ara bé, vist el currículum del personatge, jo li faria pagar el peatge d’unes primàries. Almenys servirien per posar en valor el discurs de la cultura de l’esforç i per a que tot no sigui arribar i moldre. Les hemeroteques son tossudes i delatores. Ferran Mascarell no va voler optar a ser alcaldable socialista per Barcelona per què el president Montilla li va dir que calia que es sotmetés a un procés intern de primàries. Masses embolics per un polític ambiciós que ja havia rebut ofertes de la competència. 

Compte doncs, gent del PDCat, amb els fixatges. Prou difícils teniu les coses com per complicar-les encara més. Hi ha estels solitaris disposats a brillar a qualsevol galàxia sense oferir escalfor.

28.5.17

PUNTUALIZANDO...

        ZAPATERO Y LA ANARQUÍA 


Luigi Fabbri (Fabiano,1877-Montevideo,1935) fue un ilustre pensador libertario italiano, escritor, educador y propagandista. Las largas temporadas en cárceles europeas privado de libertad no impidieron su notable contribución a la literatura política y revolucionaria. Entre sus obras más conocidas se halla un pequeño opúsculo titulado ‘Influencias burguesas en el anarquismo’ (1918), donde narra la concepción particular y reaccionaria que tienen las clases dominantes alrededor del cosmos anarquista y libertario. Luigi Fabbri escribió: ‘A menudo en la propaganda somos violentos, no tanto para convencer como para despechar a nuestros adversarios, o para hacer un ‘bello gesto’ literario. 

Hace pocas semanas un prestigioso analista político catalán nos decía en sus artículos que las primarias en Francia permitieron la salida a la superficie de los más bajos instintos con el consiguiente deterioro de la convivencia partidaria. El todo vale no fue una buena receta para el debate sereno y ahí están las consecuencias: un giro político copernicano y nuevos protagonistas. En España las primarias socialistas tampoco han estado exentas de despropósitos. Comentarios lamentables y salidas de tono los ha habido por doquier y nadie está libre de culpa. Se ha intentado despechar, y mucho, con violencia verbal. Cierto, pero el uso inadecuado de algunos conceptos son, a mi modesto entender, merecedores de examen y puntualización. Cuando José Luís Rodríguez Zapatero relacionó las propuestas de Pedro Sánchez con la anarquía y el desorden erró. El uso perverso y peyorativo de la palabra anarquía asociándola al caos, lamentablemente, forma parte de ese imaginario colectivo conservador y reaccionario que un individuo de izquierdas no debería adoptar. Cuando se emplea el relato, o el discurso de fondo de los adversarios, para argumentar criterios propios se corre el riesgo de desdibujarse. Al PSC le ocurrió algo así cuando intentó confraternizar con algunos postulados del nacionalismo catalán… Pero ese es otro tema.

 Fue la identificación de anarquía con desorden la que motivó en su época a Luigi Fabbri a escribir el libro anteriormente mencionado. Su contenido es parte de un combate intelectual destinado a vencer las simplificaciones, hasta el absurdo, acerca del pensamiento libertario. Obviar el fondo armonista y federalista del socialismo no autoritario -como hizo Zapatero- es lanzar piedras sobre el propio tejado. El insigne geógrafo y pensador Elisée Reclus explicaba que la anarquía era la más alta expresión del orden. Es decir: la antítesis perfecta del caos. Una forma de funcionar que limita y reduce a su mínima expresión todo tipo de fuerza engendrada por el autoritarismo, la violencia o la coacción. 
 Pasados los calentones verbales propios de debates y primarias urge devolver a cada cosa su significado y su nombre. Es hora de apaciguar el verbo y reflexionar hasta conseguir esa armonía idílica que rima con la anarquía de la que nos hablaba Elisée Reclus… Aunque suene a utopía.

22.5.17

TRAS LAS PRIMARIAS

                                      
                                      DESIDERÁTUM POST PRIMARIAS SOCIALISTAS 

 Cállense para siempre los príncipes del desasosiego, los predicadores del caos, los agoreros, los apocalípticos. Cesen en sus conjuros médiums y nigromantes. Apártense del camino los sembradores de espinas, los escribas de lo ‘correcto’ y los voceros melancólicos del cuarto poder. Absténganse de incordiar los adictos al no se puede, al no conviene. Abandónennos los domesticados. Tómense un descanso los fabricantes de abismos ficticios, de peligros inexistentes, de falsas anarquías… Dejen paso. Paso libre a la gente noble que pelea por un ideal, a los buenos sentimientos expresados con cordura y convicción. Puertas abiertas para los honestos, los incorruptibles, los solidarios, los generosos. Vía libre para el abnegado, para el colaborador desinteresado, para el trabajador, para las mujeres, para los jóvenes desocupados. Bienvenida la savia nueva, la energía oculta de los tímidos, los amigos perdidos. Bienvenidos los que marcharon y regresan a casa a la búsqueda de su verdad extraviada… ¡Albricias! Hay vida más allá de la manipulación y de los mensajes precocinados. Hay aliento vital más allá del rostro compungido de los resignados a dejar de ser. Sopla un viento de esperanza. Hace pocos días un excelente profesional del periódico La Vanguardia, Rafael Jorba, decía que las primarias, en los partidos europeos, son un mecanismo que permite aflorar lo peor de cada casa, la división entre facciones, los bajos instintos y la guerra fratricida. Algo de cierto hay en sus reflexiones. Pero también ese mecanismo democrático de consulta lleva en sus genes algo altamente positivo. Hace despertar los gigantes aletargados de la motivación y la solidaridad. Activa el discurso y permite el contraste de las diferencias. Y eso es positivo. La pugna por el liderazgo del socialismo español se ha saldado, de momento, a favor de Pedro Sánchez, cierto; pero lo más interesante, a mi modesto entender, ha sido comprobar cómo la canción de Diego Torres -que tarareaban los seguidores de nuevo secretario general- se ha hecho realidad: ‘Saber que se puede, querer que se pueda…’ Estamos ante un nuevo intento -más compartido que nunca- de reescribir el rol del socialismo democrático en España. Tiempo al tiempo.

14.5.17

CONTRA CORRIENTE...






LAS VERDADES DE BORRELL 



Josep Borrell no es un agorero ni una selecta pieza de porcelana china. Es una persona que habla claro, opina libremente y se moja cuando lo cree oportuno y necesario. Le importa poco el que dirán y los anatemas. Me atrevería a afirmar que en sus opiniones hay algo de ese aire fresco que deviene imprescindible para respirar con sensación de libertad. No hace muchos meses Borrell nos obsequió con un ensayo titulado ‘Las cuentas y los cuentos de la independencia’, en el que puso de manifiesto la inconsistencia de los mantras económicos predicados por el cosmos independentista. Nos ofreció también, en directo y por televisión, una lección magistral de economía, ventilándose a Oriol Junqueras en un plis-plas. Y es que, amigos míos, Borrell es un tipo con fondo, rigor académico y sabiduría contrastada.
 Esta semana ha llegado a las librerías la última obra de Borrell con el titulo ‘Los Idus de Octubre’. Un libro que narra, de forma ágil y directa, las causas y los pormenores que han zarandeado al PSOE a lo largo de estos últimos meses. Con la seriedad argumental que le caracteriza describe los acontecimientos que culminaron con la defenestración de Pedro Sánchez. Pone de manifiesto que no se puede atribuir al ex secretario general el declive electoral del PSOE, al tiempo que sitúa los problemas como una consecuencia de la gestión económica del gobierno Zapatero y la crisis endémica de la socialdemocracia europea. El ex ministro, al igual que dinamitó en su anterior libro las tesis del nacionalismo victimista, en éste niega el pecado mortal que algunos barones intentan hacer recaer sobre Sánchez para justificar así sus intentos de asalto al poder  y a la dirección del partido. Borrell desarticula la ‘Operación Frankestein’ según la cual Sánchez había vendido su alma a Podemos y a los separatistas por partes iguales, etc. etc. Demasiado juego sucio ante los ojos de un político que, en su época, probó la misma medicina que hoy quieren administrar a Sánchez. Borrell se rebela contra la difamación y la campaña de acoso y derribo orquestada contra el ex secretario general. Un Borrell justiciero -y con memoria- denuncia en su trabajo las maniobras del establishment socialista y de sus voceros mediáticos. Léanlo, no se arrepentirán. 
 Errará quien pretenda ver en este breve artículo una promoción publicitaria del libro comentado. Nada de eso, estas líneas son un humilde homenaje a los hombres y mujeres que, como Josep Borrell, alzan su voz ante lo que consideran injusto. A este país le hacen falta mentes críticas y quijotes ilustrados.

8.5.17

UN EJEMPLO SICILIANO




SICILIA GANA LA BATALLA 
Hoy os traemos muy buenas noticias de nuestros vecinos italianos. Los productores de la isla de Sicilia le han plantado cara a los transgénicos recuperando viejas semillas y sembrándolas con métodos de agricultura tradicional. Es decir, han retomado las viejas costumbres para alejarse de los agroquímicos ; un rechazo que busca impedir que las multinacionales se apoderen de la isla y, así, poder producir alimentos sanos y orgánicos. La isla se ha propuesto ser una ejemplo de cambio donde otra agricultura es posible. Su fundamento parte del respeto a la naturaleza con una agricultura tradicional apartada de los químicos. Para ello, los hortelanos están recuperando y plantando viejas semillas. Defienden que en tan solo cuatro años alcanzarán la independencia agrícola libre de transgénicos. Con el método tradicional no se necesitan químicos, solo tenemos que dar el tiempo necesario a las distintos cultivos para que desarrollen todo su potencial. Esto es lo que defiende Giuseppe Li Rosi, presidente de Simenza, una organización que reúne a setenta productores de la zona (se espera que otros cien se sumen en el corto plazo). En tan solo cuatro años la producción superará al rendimiento del sistema que tenían antes de monocultivo con transgénicos. En tierras que habían sido dominadas por la química, Li Rosi defiende que de nuevo están volviendo los trigos tradicionales. Él mismo cosecha tres variedades de trigo que el mercado moderno había olvidado. Sicilia se ha unido al movimiento de volver a consumir alimentos sanos y nutritivos. Además, no es solo un movimiento de los agricultores, sino que cada vez hay más familias que se vuelcan en la tierra para cultivar orgánicamente, provocando un escenario muy afortunado. Por su parte, las multinacionales están presionando para volver a entrar a la isla, pero el movimiento por recuperar la soberanía y revalorizar la tradición agrícola es muy fuerte. Sin duda hay algo que las empresas no entienden: hace más de 4.000 años que los Sicilianos cultivan sin la ayuda de ningún químico. Y aunque los gigantes agoralimentarios intentaran olvidarlo, la conciencia de este contenido es el que ahora se está recuperando. ¿Es posible volver a la agricultura tradicional? El mejor ejemplo que conozco es de hace 650 años, la Alegoría del buen gobierno de Ambrogio Lorenzetti que t rata de la relación entre la ciudad y el campo. Tiene un mensaje muy claro: si la ciudad cuida del campo, el campo cuidará de la ciudad. Háganse esta pregunta: ¿qué pintaría hoy Ambrogio Lorenzetti si quisiera reflejar esa idea? ¿Cuál sería la alegoría del buen gobierno en el presente? Creo que es una cuestión urgente. Tenemos que planteárnosla y empezar a dar respuestas. Sabemos que somos lo que comemos, pero necesitamos comprender que también el mundo es lo que comemos. Si adoptamos esta idea, podremos usar la comida como una poderosa herramienta con la que mejorar el mundo. La isla se ha volcado y los agricultores unidos están dando un ejemplo para todo el mundo. ¡Es posible obtener mejor rendimiento apostando por lo natural!

Fuente: https://muhimu.es/medio-ambiente/sicilia-gana-batalla-multinacionales-recupera-agricultura-tradicional/ 

7.5.17







EL MENSAJE DE LOS AVALES 




Mientras el nacionalismo vasco salta la banca y suena la última milonga podemita, con letra de moción de censura, el PSOE enfila la recta final de sus primarias. Lo hace con los avales de los candidatos sobre la mesa y el miedo en el cuerpo en el cosmos susanista. Ustedes y yo sabemos que la moción de Pablo Iglesias es una artimaña para laminar al socialismo español e intentar ocupar su espacio político. Ustedes y yo sabemos, también, que el beneficiario de esa operación es el Partido Popular. Ya lo fue hace unos meses cuando Podemos votó en el Congreso contra la propuesta de Pedro Sánchez, lo es ahora gracias a las tribulaciones de la oposición y la interinidad socialista. Las ‘pinzas’ de los oportunistas, supuestamente de izquierdas, son así. La historia de nuestro país nos cuenta que, en última instancia, esas maniobras sándwich benefician siempre a la derecha. Pero independientemente del camino que emprenda la política española, y de quien salga airoso del proceso de primarias, hay mensajes que conviene descifrar con honestidad y rigor. Los avales librados, más allá de su cuantía, llevan implícitos un triple mensaje. Uno hacia la ciudadanía en general: los españoles han podido comprobar que en el seno del PSOE -con todos los defectos inherentes a los partidos que se quiera- hay vida, capacidad de movilización, participación y juego democrático. Elementos todos ellos indispensables para elaborar programas y desarrollar proyectos políticos de calado. 
Otro de los mensajes en el porcentaje de los avales es un claro guiño seductor hacia el electorado de izquierdas. Hacia unos votantes que se sienten huérfanos de referentes, abominan del teatro podemita y no les convence el discurso arcaico de sultanatos y baronías. A estos últimos se les dice: Tengan paciencia, estamos en reconstrucción, si conseguimos nuestro objetivo de cambio - con Sánchez- les garantizamos honestidad, coherencia y políticas progresistas sin concesiones. Los apoyos conseguidos por las plataformas y el equipo de Pedro Sánchez, sin la ayuda del aparato y la animadversión de los barones y otras taifas, son la garantía de que otra socialdemocracia es posible en España. 
El tercer mensaje que se desprende de esta recogida de avales va en clave de lectura interna. El resultado debería de hacer reflexionar al viejo PSOE y sus epígonos, debería sentarlo en el diván del psicoanalista o en el rincón de pensar. La retórica hueca, la cacofonía política ya no sirven. Las alusiones al pasado y las imprecaciones a los dioses carecen hoy de sentido. La nostalgia no se lleva, huele a naftalina. El culto desmesurado al pragmatismo logró que muchos ciudadanos perdieran la fe en la política al mismo tiempo que muchos socialistas difuminaban sus principios e ideas. Eso se acabó… Los avales hablan y muestran que los aparatos no lo puede todo y que la ilusión y el entusiasmo son capaces de generar nuevos inicios. ¿Va a ser eso factible o va a intentar impedirlo otra Santa Alianza? 
Un servidor de ustedes desconoce quién va a ser el vencedor de las primarias socialistas pero el mensaje de los avales está ahí y dice: O cambio, o… RIP

2.5.17




PAELLES, MOSSOS I FUTURS IMPERFECTES 


Les hemeroteques, i els lectors amb bona memòria, en poden donar fe. Sempre que he escrit sobre els mossos d’esquadra ho he fet des del reconeixement a la seva tasca com a garants de la seguretat dels ciutadans, la cohesió social i el respecte a les lleis. Més d’un cop he sortit al pas de les acusacions mal intencionades que se’ls ha fet en un intent d’alimentar o provocar controvèrsies polítiques i parlamentàries. Als cossos de seguretat democràtics del nostre país se’ls ha volgut emprar, molts cops, per desgastar governs, foragitar consellers o vendre a la ciutadania la pel•lícula que practiquen la violència gratuïtament. Poc sensates aquestes pràctiques que lluny d’aconseguir els objectius perseguits, el que han propiciat sovint ha estat una desconfiança generalitzada envers les nostres policies. Després dels “suggeriments” verbalitzats pel diputat Lluis Llach els mossos han tornat a estar en el pensament de molts. Paradoxalment pocs han estat els dirigents polítics governamentals que els han transmès seguretat jurídica, fe en la seva tasca i la garantia que la seva observació estricta de la legalitat anirà a missa. Un cop més s’ha pretès fer ombres xinesques amb la policia catalana per insinuar un futur imperfecte que els seus predicadors -en aquest cas tant Junts pel Sí com la CUP- són incapaços de verbalitzar i concretar. Un servidor de vostès no té el plaer de conèixer aquest expert en cuinar paelles, i cantant de costellada, que actua a ca la Pilar i que ha arribat al vèrtex més alt del cos dels mossos d’esquadra. Diuen que aquest personatge va aprendre moltes coses als EEUU tutelat per l’FBI. Potser sí, potser no. Vagin vostès a saber. Les pel•lícules americanes sovint ens mostren que a casa dels Trump i companyia no tot és bo per imitar. Però això seria ja un altre tema... 
 Davant d’aquest “emplaçament” insistent al cos dels mossos d’esquadra per què s’alineï a on no toca (com el de Llach, Vidal, la CUP...) haguessin estat pertinents unes indicacions tranquil•litzadores del seu Major. Hauria estat suficient una frase curteta i contundent que fos o que digués, per exemple: ‘els mossos estan per fer complir la llei, a les ordres dels jutges i no poden ser mai dibuixants de futurs imperfectes’... Però és clar, això seria molt demanar. Algú em va explicar que el nou Major ha posat més interès en perseguir als mossos que el critiquen a les xarxes socials que no pas complir amb la seva obligació tranquil•litzadora. Afirmen els que el coneixen que la seva preocupació principal és tenir cura de la seva imatge. Potser per les seves paelles prefereix l’arròs Basmati, a les fotos queda be malgrat no ser el millor..

25.4.17

VAN A SACO






SÁNCHEZ Y LAS ZANCADILLAS ZAPATERAS 


 Pedro Sánchez está en excelente forma física. Lo ha demostrado recientemente en su visita a Cataluña. Tras una intensa jornada -en la que se prodigaron mítines, almuerzos y reuniones multitudinarias- corrió con relajo más de diez kilómetros en la Nocturna de la ciudad de l’Hospitalet. Terreno llano y viento a favor. Sí, pero lo cierto es que en el horizonte inmediato de Sánchez y sus partidarios no todo promete ser tan placentero como en la carrera celebrada en la ciudad barcelonesa. Al contrario, hay quien vaticina que, para él, las primarias de mayo van a ser una terrible prueba de obstáculos. Una competición con reglas del juego a gusto de terceros y árbitros poco ecuánimes e influenciables. Tiempo al tiempo. 

Afirma, en prensa, Josep Borrell que, entre los aspirantes a la secretaria general del PSOE, el único que enarbola un discurso con programa y proyecto es Pedro Sánchez. Y lo hace publicitando un texto que lleva por título: ‘Por una nueva socialdemocracia’. En él aborda, con nitidez, los retos estratégicos que debe afrontar el socialismo a escala europea. Con ello -argumenta Borrell- queda patente que en esta pugna por el liderazgo del socialismo español, el candidato mejor equipado y calzado, en el terreno de las propuestas, es Sánchez. Los otros contendientes han echado mano de la tautología, la retórica a la vieja usanza y las fotos con los santones. Poca cosa más si obviamos despropósitos como los de Zapatero cuando sostiene que el rechazo del PSC a Susana Díaz se debe a su condición de mujer y andaluza. Increíble, a la burda zancadilla zapatera le falta señorío y oficio.

 Pero sigamos con las trabas de fondo… Sin lugar a dudas uno de los principales obstáculos a salvar por los partidarios de Sánchez va ser el de inmunizarse contra el voto demandado desde determinadas estructuras institucionales u orgánicas. Ese voto ‘recomendado’, ‘inducido’ o ‘aconsejado’ puede oler a rancio, a dinámicas manipuladoras del pasado. El voto ha de ser fruto de una libre opción personal exenta de presiones y condicionantes. Es un acto individual que no contempla jerarquía alguna y, dadas las circunstancias, deviene una reivindicación de libertad y restablecimiento de lo justo. El discurso del miedo y la descualificación también revolotea sobre las primarias. Sus voceros vaticinan radicalidad, inestabilidad y crisis de todo tipo si vence el defenestrado en el Comité Federal. Barrera, la del desasosiego, a superar por el candidato Sánchez Castejón si quiere vencer con holgura. El antídoto contra los mensajes apocalípticos ha sido siempre la ilusión y el convencimiento de que lo que está por llegar es mejor que un presente triste rumbo a la decadencia. Preparémonos a interpretaciones sui generis –como las de Susana Díaz- acerca de las elecciones francesas. 
 Mucho cuidado. Alrededor de las primarias -en las de todos los partidos- pululan altruismos e intereses legítimos, cierto, pero también comodidades adquiridas y las aspiraciones de algunos burócratas y su corte de servidores. Inercias perniciosas estas últimas que llevan a la parálisis de los partidos, a aparatos orgánicos obsoletos y nepotismos varios. Este obstáculo no es cosa baladí. 
 Y para concluir el inventario de piedras en el camino, zancadillas zapateras, y jarrones Ming parlantes un par de consideraciones a tener en cuenta. Este combate de las primarias socialistas es cosa de dos. Se libra entre el viejo socialismo que ronronea entre los laureles del pasado y la savia nueva que pide paso. El ‘buenismo’ bien intencionado de Patxi López es respetable pero no tiene espacio, beneficia a los de siempre, fracciona lo emergente, no favorece el cambio. No es útil para los nuevos tiempos. Como colofón un aviso a navegantes: Pedro Sánchez y su gente se las van a tener que ver con la conjura de algunos de los prohombres del cuarto poder. Ojo, pues, con la literatura maléfica que destilan escribas a sueldo y también con la prosa perversa de algunos editoriales. 
 ¿Podrá el corredor de fondo vencer tantos obstáculos?

19.4.17

LOS MERCADERES DEL MIEDO





PEDRO SANCHEZ Y EL RECURSO DEL MIEDO 




Los del PSOE del siglo pasado están tan nerviosos como alarmados. Les inquieta la fuerza, la ilusión y la amplitud del movimiento que han generado las plataformas de apoyo a Pedro Sánchez. Saben que en ellas se aglutinan militantes del partido socialista, pero también jóvenes y votantes anónimos deseosos de cambios. No comprenden cómo sin escribas a sueldo, sin mecanismos institucionales ni apoyo de gigantes mediáticos, un candidato a la Secretaría General del socialismo español logra condensar a su favor tantas voluntades. Aun no entienden lo que sucede en el mundo exterior, en la calle. Siguen empeñados en despreciar el caudal de energía que diariamente se libera a favor de Sánchez a la espera de una nueva etapa. Hay quien sostiene -creencia que comparto- que en Europa y España estamos asistiendo al despertar de una nueva ciudadanía más activa y exigente. Una ciudadanía que quiere dar carpetazo al pasado e iniciar una nueva senda donde la coherencia y la palabra dada sean incuestionables. 

Los nervios han aflorado entre los beneficiarios de la inercia y la poltrona. Tanto es así que algunos barones han optado por jugar la carta del discurso del miedo. Desde su tronío ignoran que hace ya muchos años, Sigmund Freud, diferenció el miedo real del miedo neurótico. El ilustre austriaco reveló que ese miedo neurótico no tiene ninguna relación con un peligro existente sino con el subconsciente. Los atizadores del espantajo del miedo auguran -si vence Sánchez las primarias- el caos, el apocalipsis político y una deriva irresponsable hacia la radicalidad. Juegan sin rubor con el desasosiego; blanden los mismos argumentos que la derecha reaccionaria utiliza cuando teme perder hegemonía. No les importan las consecuencias del discurso catastrofista con tal de ganar un puñado de adhesiones. Cuentan para ello con poderosos aliados en las altas esferas del poder económico y mediático… Pero seamos claros: Si por radicalidad entienden recomponer el binomio democracia-justicia social, plantear una redistribución del tiempo de trabajo y de la riqueza, la persecución del fraude fiscal o meditar acerca de una posible renta mínima vital etc.… Pues sí, la propuesta quizás sea radical, roja y arriesgada pero es coherente con determinadas ideas. Otra cosa es seguir la senda que traza la derecha. ¿Acaso es aventurerismo asumir los mensajes del feminismo, el ecologismo sensato o el federalismo? Quizás, lo que temen los detractores de Pedro Sánchez, sea que el reposicionamiento estratégico de la socialdemocracia del siglo XXI les deje fuera de juego por trasnochados, o por haber olvidado qué sectores sociales se supone deben representar. 

Antonio Fraguas de Pablo, conocido como Forges, escribió una reflexión que viene al caso. Decía así: ‘La violencia es miedo de las ideas de los demás y poca fe en las propias’. Si algunos de los que están en liza carecen de fe en ideas propias, o las que conservan están periclitadas, es evidente que conviene el cambio…Y sin miedo ni violencia discursiva o verbal.

11.4.17

ENTRE RUFIANES ANDA EL JUEGO






EL SHOW DE 'BELEN RUFIAN'



 La contundencia y la dureza en la brega parlamentaria no tienen porque llevar implícita la grosería. Más bien al contrario. En política la dureza, cuando duele, es cuando se sirve fría, desapasionada, distante y cínica; cuando cae como un mazazo que quita el habla, obnubila la mirada y deja sin capacidad de reacción.

 La política espectáculo – más allá de Guy Debord y la Internacional Situacionista- nos ha ofrecido múltiples muestras de provocación e histrionismo. Unas simpáticas, sugerentes e incluso sensuales, como fue el caso de la actriz porno, Illona Staller (Cicciolina) que llegó a parlamentaria por el Partido Radical italiano. Otras simplemente chulescas, mediocres o chabacanas, como fue la ópera bufa de los Ruiz Mateo y los Gil y Gil. Los debates parlamentarios no pueden ni deben convertirse en un programa banal de entretenimiento, sin reglas del juego ni decoro. Bastante deteriorada está ya la imagen de la política para que la sometamos, aún más, a las ocurrencias de cuatro showmen pagados de sí mismos que se creen graciosos. El “interrogatorio” de Gabriel Rufián a Fernández Díaz y Daniel de Alfonso, no fue duro sino más bien maleducado, zafio y grosero. En lugar de escuchar, y ver en televisión, a un diputado independentista serio y convincente, contemplamos a un personaje híbrido y destemplado que bien podría haberse llamado Belén Rufián. El tono arrabalero del electo denigra el debate político y lo asemeja a un reality show al uso. La actitud del portavoz de Esquerra, en la comisión parlamentaria de investigación, casa poco con las citas poéticas que empleaba Carod Rovira en sus intervenciones, con las prolijas explicaciones de Joan Ridao, con los sermones de mosén Junqueras o el tono de pubilla educada que gasta Marta Rovira. No todo vale a la búsqueda de un titular. Mala imagen para los que, cuando se acabe la comedia del referéndum, aspiran a gobernar Cataluña de aquí unos meses y hoy vegetan de perfil.
 En el patio republicano alguien debería de poner orden antes de que sea demasiado tarde y el ejercicio de política termine siempre con una bronca de taberna.

4.4.17

SAN LAMBÁN Y SU PREDICA...









EL VENENO DE LOS SOCIALISTAS 



Lo dijo Bertolt Brecht y lo he leído infinidad de veces en las paredes de mi ciudad, en artículos de prensa e incluso tras las puertas de los retretes de la universidad. La frase: ‘no hay nada más parecido a un fascista que un burgués asustado’, sintetiza la mutación que se genera en el modo de pensar de determinados sectores sociales cuando temen perder privilegios. La frase tiene su enjundia. La sensación de inseguridad fue, y es para algunos, un espacio oscuro en el que se desarrollan instintivamente sentimientos abyectos.
 No lo expuso en su día el ilustre escritor alemán pero, en la actualidad, podríamos afirmar que no hay nada más parecido a un político conservador que un burócrata, con pasado progresista, que haya optado por un mimetismo pragmático respecto al establishment. El Comité Federal PSOE ha convocado unas elecciones primarias bajo la sospecha de que la Gestora socialista favorece la candidatura de Susana Díaz y entorpece la labor de los partidarios de Pedro Sánchez. Puede que ello sea cierto pero, a mi modesto entender, eso no sería lo más relevante de la estratagema. Lo realmente preocupante es que pretendan hacernos creer que lo que se dirime es tan solo la elección de un secretario/a general y poca cosa más. Yerran victimas del reduccionismo simplista y el miedo. La vieja guardia socialoficialista y sus epígonos están confundidos. Inseguros, temen la fuerza que emerge de las bases de un partido al que ellos mismos contribuyeron a adormecer en aras de un pragmatismo liquidador. Muchos de los dirigentes que asistieron a la liturgia concelebrada en IFEMA no han digerido aun los cambios sociales y tecnológicos de los últimos años y sus repercusiones en el pensamiento de la ciudadanía. Vegetan en sus cargos incapaces de ofrecer nada nuevo y singular. Proponen continuidad y más continuidad alimentándose de éxitos del pasado – que los hubo y muchos- pero sin respuesta a las nuevas exigencias de la sociedad. Son el PSOE del pasado y se confabulan contra todos aquellos que osan interrogarse sobre el rol futuro de la socialdemocracia. Escasos de propuestas no difunden proyectos y hablan tan solo de ‘ganar’ sin decirles a los ciudadanos para qué. Desde su campana de cristal ningunean el malestar social. Para ellos liderazgo es solo jerarquía, gesticulación y voz afectada para sobreactuar besando ancianos y niños al estilo de la vieja política. La discrepancia es veneno según San Lambán… Pero lo cierto es que el único veneno, la única pócima dañina, capaz de emponzoñar el socialismo hispano es la inercia, el conformismo y la negativa a repensar el futuro. Lo que se dirime, pues, en esas primarias de mayo es algo más que un nombre al frente de la secretaria general, es un combate entre lo nuevo y lo caduco. La ciudadanía exige cambios profundos en las formas de participación política. De poco o nada sirven los recuerdos. 
 Para concluir estos comentarios nada mejor que volver a Brecht cuando afirma: ‘Al rio que todo lo arranca lo llaman violento, pero nadie llama violento al lecho que lo oprime’.

19.3.17

MOVIDA DE BARONES Y JARRONES MING






SUSANA, LOS BARONES Y EL PRI 



Algunos mandamases del socialismo hispano siguen sin enterarse de qué va la película. Viven en la inopia. Quieren convencerse, y convencernos, de que las primarias que vienen son -sólo- para elegir uno/a entre tres. Craso error. Lo he escrito en anteriores ocasiones, lo que está en liza es algo más complejo que una elección de Secretario General. Se trata, ante todo, de optar entre una nueva senda o seguir vegetando y hundiéndose en aguas cenagosas, carentes de oxígeno. La placentera autosuficiencia de los acomodados les lleva a ignorar el cambio de atmósfera política que vive el país, a desconocer las nuevas inquietudes que emanan de la ciudadanía y de su propio partido. Creen que todo es como fue siempre y, en consecuencia, actúan como antaño. Son tan arcaicos como aburridos e incapaces de conectar con el pulso de la nueva sociedad. Temen a internet. Dicen, en su defensa, que el PSOE es el partido que mejor refleja la realidad española; media verdad ésta porque ‘su PSOE’ lo que refleja -en el mejor de los casos- es la sociedad española de los presidentes Zapatero o González, no la actual. De la crisis para acá ha llovido mucho; la ciudadanía ha evolucionado y desarrolla nuevos hábitos, otras exigencias, otras necesidades. La verticalidad jerárquica en los partidos políticos está denostada, las ansias de participar en la toma de decisiones va in crescendo, los dogmas se discuten, la libre opción se impone… Considero que Susana Díaz y sus barones están anticuados cuando perpetuán viejas tácticas y métodos para difundir propuestas o publicitar su candidatura. Hay paisaje más allá de los autocares rebosantes de militantes transportados y mítines edulcorados. Hablan y hablan de vencer, de ganar, pero no detallan para hacer qué. ¿Dónde está el contenido? 
Echan mano del poder institucional para alardear de fuerza y de anclajes sociales, como si ello sumara, obviando que la confianza en los políticos de coche oficial está por los suelos. 
 Cada vez que oigo a barones y apparátchiks pontificar a favor de la candidata de la Gestora me vienen a la mente los corridos mejicanos. Sí, verán: el modus operandi de cierta baronía socialista, con sus jarrones chinos incorporados, me recuerda al viejo PRI (Partido Revolucionario Institucional) del país azteca. Una formación política que orilló ideología y pensamiento para idolatrar la gestión tecnocrática y la perpetuación en el poder durante casi ochenta años. En este sentido les invito a contrastar las cosas. Observen, por ejemplo, el attrezzo de los distintos candidatos y sus supporters. No les extrañe en determinados eventos la ausencia de banderas rojas, puños y similares. Demasiada pasión para el gusto de algunos… ¡Ah! Y no se confundan, cuando vean una prenda multicolor agitada entusiásticamente por los aires, puede que sean los fajines de concejales y alcaldes que acuden a las llamadas de un Abel fugado del Paraíso Terrenal. Insisto, no se trata tan solo de seleccionar a uno entre tres. Tampoco de una lucha entre rojos radicales y sensatos socialdemócratas, como insinúan maliciosamente los eternos amoldados. Se trata de reinventarse y reorientarse colectivamente o languidecer entre imprecaciones al cielo y soflamas. 
Vocear: ¡Quiero ganar! ¡Tengo fuerza y ganas! No es suficiente carta de presentación ni envuelta dentro de una pieza de porcelana de la dinastía Ming.