El blog d'en Joan Ferran

23.1.17

ALÓ PRESIDENT PUIGDEMONT







TV3 LA CARGA EL DIMONI?

Algú va dir fa molts anys que les armes les carrega el dimoni i que la imprudència, o la inconsciència, del manipulador fa la resta. Sovint, més d’un despistat s’ha fotut un tret al peu o s’ha empassat una de 9 mil·límetres Parabellum.
 A la televisió catalana, la nit de diumenge, la gent de Junts pel Sí es va fer mal, van engolir ferro, va respirar pòlvora.. Les desgràcies mai venen soles. Si algú al PDECAT, o des de les columnes cedides de La Vanguardia, esperava veure triomfar a Carles Puigdemont assaborint les mels d’un ‘Aló Presidente’ a la catalana, s’ haurà vist frustrat. El President ho va passar força malament. 
De res serveixen a hores d’ara les piulades militants dels amics de la Marta Pascal, ni la indignació dels Agustí Colomines de torn, ni les queixes dels escribes a sou. Les coses son així. Les armes les carrega el dimoni i la televisió catalana la carrega no sabem ven be qui...o potser si. Els més papistes que el Papa son experts en l’art de la fabricació d’estats d’opinió, però darrerament la pifien bastant.

 El cert es que sobta veure al director de l Escola d’Administració Publica de Catalunya (EAPC), Agustí Colomines, acusant a la televisió catalana de fer un exercici de manipulació. O al cap de comunicació de Puigdemont,Joan Maria Piqué, dient que les preguntes del públic seleccionat no reflecteixen la ‘Catalunya real’. Fins i tot Pilar Rahola ha dit la seva al considerar estrany que una senyora preguntes en castellà... Mare de Deu! Precisament ella, a qui tv3 va donar llicència per ensabonar, massatge inclòs, a l’esposa del president en ‘prime time’...
 Però tranquils seguidors entusiastes del president que no vol continuar. Calma. No passa res greu. Les vostres queixes seran ateses puntualment. D’aquí un parell de dies sereu convenientment desagreujats. TV3 compensarà, amb escreix, els efectes nocius d’una transgressió involuntària provocada per un descregut que serà castigat com correspon.

Article també publicat a e-noticies.cat

19.1.17

EL 'SI QUIERO' DE SUSANA.......







TODO POR LA SUSI 



Prepárense. Nos van a taladrar con llamamientos a la responsabilidad, estampitas del pasado, popes y mensajes de santones jubilados. Nos van a decir que conviene reflexionar (sic), que las aventuras las carga el diablo y que, más allá del mundo real, solo existe la nada. Removerán Suresnes, la OTAN y loaran el pragmatismo de los germánicos. Lo harán por ella. Sí señores, los chicos del coro están a punto para actuar. Tocaran música de fondo, perfumaran el ambiente. Cuando Susana camine hacia el altar para pronunciar el ‘sí quiero’, rodeada de jazmines y granadas, el cielo se iluminara con las estrellas de siempre, de hoy y de mañana. Los prudentes, los conservadores, otearán el horizonte y apostarán por lo que consideren valores seguros, convertibles y perdurables. Otros -nunca se sabe lo que puede llegar a pasar- diversificarán, pero siempre dentro de los dogmas de la escolástica. Los viejos voceros predicarán como antes sin darse cuenta de que ese ‘antes’ ya no existe, que las arrugas de la experiencia pueden respetarse pero no necesariamente venerarse, que los jarrones son bellos pero frágiles. Y así, entre invitados selectos, pregoneros mediáticos y flores, Susana -cual sultana- avanzará hacia el altar para pronunciar, emocionada, el ‘sí quiero’. Un ‘sí quiero’ ansiado y esperado por su corte de serafines y querubines… 
Pero ¡Ah! Quizás los irredentos no callen, como antaño, cuando el oficiante de la liturgia pregunte si alguien tiene algo que objetar. Los partidarios de la lealtad y del amor puro nunca mueren; a veces incordian.
 Prepárense ustedes para lo peor si piensan criticar la ceremonia. Los santones acomodados les van a buscar las cosquillas, los maldecirán en arameo. Dirán que están al servicio del adversario –aunque este sea un argumento muy gastado- y que un idealismo loco de base asamblearia les ha convertido en casi traidores… No se preocupen. Ustedes a lo suyo y canturreando aquello de Dylan : The Times They are A-Changin.

17.1.17

OH! SUSANA...






YO, QUE SUSANA,NO ME PRESENTARÍA... 





Dicen los entendidos que una de las causas de la crisis de la socialdemocracia es no haber sabido ofrecer soluciones y respuestas eficaces, y convincentes, a los retos y problemas de nuestro tiempo. Dicen, también, que su complicidad con algunas de las recetas de la derecha le han restado credibilidad y que, de ahí, nace el desapego electoral de muchos de sus antiguos valedores. Quizás sea cierto, de no ser así no se comprendería la zozobra actual de los partidos socialistas europeos a nivel continental. El caso español no una excepción dentro de la tónica general, pero ofrece algunas singularidades al respecto. 

Las divergencias alrededor de la investidura de Mariano Rajoy han colocado al PSOE en una situación crítica, inimaginable hace solo algunos años. Existe peligro de fractura. Los referentes han cambiado y las exigencias de transparencia y participación de los afiliados también. Algunos- los más rancios e instalados- aun no han digerido que la pulsión política de este país ha mutado, que el Congreso ya no es el que era, que las dinámicas sociales son nuevas y que los partidos han eclosionado buscando otras formas de decidir. Si señores, la militancia de los partidos respeta sus respectivos jarrones chinos pero si, por un casual, se quiebran pasan de ellos. La burda defenestración de Pedro Sánchez provoco entre los electores y afiliados socialistas una ola de indignación sin precedente. Por doquier han emergido plataformas y grupos reclamando otra forma de gestionar los conflictos creados y las políticas a aplicar. La rebelión de las bases es un hecho constatable más allá de las preferencias de liderazgo. Ya nada volverá a ser como antes por mucho que los viejos aparatos lo intenten. 
Desconozco si Pedro Sánchez se presentara a las primarias o no. No creo que Patxi López sea un tapado ni que juegue con doblez. Tengo, en cambio, la certeza de que la ‘Susanofobia’ es un fenómeno real, por muchos padrinos con pedigrí que muestren los partidarios de la presidenta andaluza. La realidad es tozuda. Insisto: las cosas han cambiado y hoy el respaldo de los grandes popes lejos de sumar resta, genera la desconfianza del ‘más de lo mismo’. 
Creo que Susana Díaz es una excelente presidenta de Andalucía; ahora bien, antes de saltar al ruedo debería tomarle el pulso al PSOE – no solo a los que la lisonjean- porque hay hartazgo. El personal aspira a una nueva época sin zancadillas, trampa ni cartón. Más allá de esta introspección partidaria le aconsejaría, de paso, echar mano de los sondeos y comprobar si su valoración, en la España septentrional, es suficientemente positiva. En Cataluña seguro que no… Por todo ello y algunas cosas más...Yo, que Susana, no me presentaría.

13.1.17

PARA RESTAÑAR HERIDAS.....






SOBRE PROTOCOLOS Y GESTORAS 


Las gestoras en el socialismo hispano no son una novedad. Hace casi treinta y ocho años –en 1979- una gestora dirigió los destinos del PSOE a lo largo de más de cuatro meses hasta la celebración del congreso extraordinario que encumbro a Felipe González como secretario general del partido. Ahí empezó la senda que llevaría al socialismo español a vencer en las elecciones generales del 20 de octubre de 1982. Otras gestoras, en múltiples momentos y ámbitos, también han actuado como bote salvavidas en situaciones delicadas y complejas. La experiencia nos indica que, tras una etapa de interinidad, suele germinar una salida positiva. En aquellos tiempos, de transición y asentamiento de proyectos políticos, el cosmos socialista estaba tan pendiente de debatir acerca del marxismo y la lucha de clases, como marca definitoria de sus genes, que pasaban desapercibidas cuestiones de carácter interno tales como la participación del PSC en la dinámica del PSOE. Tanto era así que apenas levanto señales de alerta la adopción de un protocolo de unidad según el cual ‘el PSC en virtud de su soberanía, decide la participación en organismos representativos y decisorios comunes con el PSOE’… A partir de ese momento, y hasta nuestros días, el PSC ha estado presente y ha participado en los órganos de dirección del socialismo español. Los socialistas catalanes se vanaglorian de haber actuado siempre como un elemento puente, cohesionador de la sociedad civil en Cataluña. El balance de esta relación pactada ha sido, en el terreno electoral, altamente positivo para el socialismo español. Es evidente que los conflictos, contradicciones y disputas protagonizadas por los socialistas, a lo largo de los últimos meses, han colocado al PSOE en una situación de ‘fuera de juego’ difícil de digerir para sus militantes y electores. Sabido es que la dilatación en el tiempo de los problemas, lejos de zanjarlos, los agudiza. Las interinidades no son buenas por lo que tienen de indefinición, de provisionalidad. Las gestoras, por definición, deben apresurarse a encontrar a todos los niveles el camino de la normalidad. 
 Tras la votación de investidura de Mariano Rajoy uno de los asuntos polémicos de las relaciones PSC-PSOE es el amago de romper el protocolo de unidad suscrito hace casi cuarenta años. Eliminar lo que, hasta el día de hoy, ha funcionado correctamente sería un error. Un desencuentro puntual - en un momento excepcional de máxima tensión- interpretado con mirada reglamentista, sin ponderar aspectos emocionales y ambientales específicos seria una terrible equivocación. No se entendería un socialismo catalán desvinculado del español. No sería edificante, ni positivo, un socialismo español sin la sensibilidad especifica del PSC. Incluso podría ser interpretado como una jugada de escaso nivel moral para favorecer a no se sabe bien quién. 
Sea quien sea la persona que asuma la responsabilidad de liderar el PSOE ha de saber que la forma más idónea para restañar heridas no pasa por la eliminación de protocolos sino por la intensificación de los vínculos políticos. En este contexto sería de agradecer que la gestora que encabeza Javier Fernández, una vez marcadas las fechas congresuales, asumiera también como objetivo el dialogo acerca de las relaciones PSC-PSOE sin reproches ni ajustes de cuentas.

Articulo firmado por Celestino Corbacho y Joan Ferran en web el Periodico 

10.1.17

MANIFESTACIÓN DE POLICIAS DIA 17 DE ENERO






SOBRE LA POLICÍA 

Algunos radicales de tres al cuarto viven en otra época. Aun no han interiorizado la diferencia sustancial que hay entre los cuerpos de seguridad de un estado democrático y aquellos que son el brazo ejecutor de dictaduras y regímenes autoritarios. Estos antisistema de escaño parlamentario y poltrona municipal – para estar limpios de pecado institucional- deben bañarse cada día con el agua bendita de la radicalidad. Para ello nada mejor que arremeter, maldecir y desprestigiar la labor de las fuerzas de seguridad. Tanto da que sean de ámbito estatal, local o autonómico. Vilipendiar lo uniformado sale gratis, y más cuando los gobiernos en el poder esconden temerosos la cabeza bajo el ala. Los mandamases temen ser tildados de autoritarios o cómplices de decisiones judiciales con implicaciones políticas. Les tiembla el pulso. 

Muchos policías están hartos. Algunos incluso desmotivados ante tanta desprotección en el ejercicio de su labor. Se sienten institucionalmente desamparados, incomprendidos e incluso castigados. La situación es preocupante. No les voy a hablar en estas líneas de personajes como Garganté, ni de los líos del top manta, ni de los okupa de Can Vías o Gràcia, ni de concejales insumisos con el poder judicial… No, la lista sería muy larga. Simplemente les quiero hacer participes de una atmosfera enrarecida que perjudica, a mi entender, la convivencia ciudadana.

 Es por todo ello que uno comprende que la ‘Plataforma Profesional de Fuerzas y Cuerpos de la Seguridad del Estado’ –que cuenta entre sus miembros a sindicatos y asociaciones de policías de todo tipo- ha convocado para el próximo día 17 de enero una manifestación en Barcelona. Están hartos si señores, hartos de vivir bajo sospecha permanente. Reclaman respeto institucional y garantías jurídicas para realizar su trabajo dignamente. Lamentan la impunidad con la que actúan los antisistema amparándose en el sistema. Las policías de un estado democrático están sujetas a control político, normas y leyes. ¡Claro que sí! Pero su labor no puede quedar supeditada ni al capricho de los radicales ni a la tibieza de políticos pusilánimes. En Cataluña abundan los unos y los otros. 

Permítanme, para concluir, les recuerde aquella frase de Honoré de Balzac que decía: ‘Los gobiernos pasan, las sociedades mueren, la policía es eterna’. Y un servidor la quiere eternamente democrática.

8.1.17

LO QUE EL SOBERANISMO OCULTA





LA PASION BAVARA



 Hubo un tiempo en este país en que Baviera y Baden Wurtemberg estaban omnipresentes en los discursos de los gobernantes nacionalistas catalanes. Sí, Jordi Pujol -germanófilo empedernido que estudió en el Colegio Alemán de Barcelona- y sus correligionarios, nos abrumaban con referencias constantes a los estados alemanes, a sus singularidades y a la CSU. Me dirán que de eso hace mucho tiempo y que todo aquel enamoramiento germánico de los muchachos pujolistas se transformó en amores letones y kosovares, relegando al baúl de los trastos viejos la pasión bávara del patriarca y sus filípicas. Paradójicamente hoy, tras la sentencia del Tribunal Constitucional alemán, el caso bávaro ya no interesa ni un ápice al cosmos soberanista. Sus líderes miran hacia otro lado mientras sus escribas a sueldo corren un tupido velo al respecto. Ignorar es , para ellos, mejor que asimilar. El alto tribunal alemán ha dictado sentencia. Ha dicho explícitamente que el derecho a separarse del estado alemán no es una competencia de los “landers” sino de todos los ciudadanos alemanes. En la carta magna no hay espacio para los procesos secesionistas. ¿Les suena esta música? 

Visto lo visto, y en un país tan sensibilizado alrededor de referéndums, procesos y farolillos, a un servidor de ustedes no deja de sorprenderle la escasa relevancia mediática que ha tenido esta resolución en la prensa catalana, y no digamos en la radio y televisión pública. El ninguneo informativo de la sentencia del Tribunal Constitucional alemán contrasta con informaciones tan pintorescas como la apertura, en Moscú, de una “embajada” de separatistas californianos que aspiran a segregarse de los Estados Unidos con la ayuda del Kremlim. Lo friki se lleva. 
Ya ven. Abandonada la pasión bávara, y tal como van las cosas, quizás a más de uno le convendría tomarse unas cuantas cervezas en Múnich a la lumbre de un farolillo estelado e ir sacando conclusiones.

12.12.16

PUIGDEMONT ....¿RECIBIRÁ CARBÓN ?





PUIGDEMONT Y LA ‘CUMBRE DEL TURRÓN’ 

La magia de la navidad es indiscutible: películas edulcoradas en casi todas las cadenas de televisión; anuncios de perfumes protagonizados por chicas diez y bellos efebos; festival de burbujas doradas y mazapanes que regresan a casa; deseos de amor, fraternidad y algún que otro reclamo solidario para los que lo pasan mal. Incluso, en prensa, puedes encontrar artículos de Pilar Rahola acerca de las virtudes laicas de la navidad. Lucecitas, abetos asesinados, ferias con caganers, pagas extra, loterías, purpurina, restricciones de tráfico y pesebres adulterados a lo Colau…

 Y, en medio de este magma tradicional, Puigdemont ha decidido convocar a los miembros del Pacte Nacional pel Dret a Decidir con el objetivo (?) de comenzar a concretar mil desconexiones y otra consulta. Y así, como quien no quiere la cosa, ha tomado carta de naturaleza la denominada ‘Cumbre del Turrón’ prevista para el 23-D. Sí, una reunión de fin de año -como la del amigo invisible de las empresas- para desearse felices fiestas y brindar por un año nuevo mejor y más fructífero que el anterior. 
 Muy pillado por los chicos de la CUP debe andar el president Carles Puigdemont para recuperar la vieja táctica de la huida hacia adelante. ¿Acaso ignora que ese tipo de decisiones se ha saldado con el envío de sus protagonistas a la papelera de la historia? Pregunten a Artur Mas cómo se siente al respecto, saldrán de dudas. La ‘Cumbre del Turrón’ no pasa de ser un placebo para la CUP, un ejercicio de distracción para mantener engrasados los motores del independentismo, a la espera de que una actuación ‘providencial’ de la justicia, contra Carme Forcadell, facilite combustible barato para caldear el ambiente nacionalista. Todo vale para recuperar la iniciativa perdida y no ser acusado de entreguista. 
 El gobierno del Partido Popular ha movido ficha con Soraya Sáez de Santamaría, Millo y la Operación Dialogo. ¿Puigdemont va a cometer la torpeza de negarse a dialogar para no irritar al independentismo más radical? El President de la Generalitat sabe que la ‘Cumbre del Turrón‘ carece de sentido más allá de la gesticulación y su publicitación en TV3. Acierta la socialista, Meritxell Batet, cuando afirma que la reunión convocada para hablar de un nuevo referéndum es perseverar en la vía del ridículo. Todo el mundo conoce en qué coordenadas se mueve el Govern y a quien ha de rendir pleitesía si pretende aprobar los presupuestos. 
Mucho ojito, President, junto a la carta a los Reyes Magos de Oriente la magia de la Navidad también deja en los balcones carbón para los que se portan mal.

Puedes leer este escrito en www.catalunyapress.cat

4.12.16

NO APTO PARA PATRIOTAS




PATRIOTISMO INDUCIDO


 Cuenta la Cadena Ser que el Tribunal Supremo de la India ha decidido obligar, a todas las salas de cine del su país, a emitir el himno nacional antes de iniciar la sesión. Los espectadores deben escucharlo de pie, respetuosamente, mientras en la pantalla flamee la bandera india. No voy a cuestionar la letra de un himno -escrito en su día en lengua bengalí por el premio Nobel de literatura Rabindranath Tagore- ni su calidad musical. La pieza en cuestión lleva por título Jana-Gama-Mana que significa algo así como ‘El espíritu de todo un pueblo’. Cada estado o nación adopta medidas para generar el universo simbólico nacional que cree conveniente. Lógico, pero los individuos somos libres para opinar acerca de la oportunidad de según qué tipo de iniciativas encaminadas a ‘la formación del espíritu nacional’. 

 A la memoria me llegan recuerdos de una infancia en la que las mañanas de colegio comenzaban con la izada de la bandera roja y gualda, el himno español y, las tardes, con el canto del ‘Prietas las filas’. Tanto y tanto se abuso del símbolo, en aquella oscura y ‘patriótica’ época, que la chiquillería acabo por tomárselo a broma. Chasquido de dedos, chascarrillos al por mayor y sonidos guturales de lo más irrespetuoso ante el águila y el escudo. ¡Ah la rutina obligada!.. ¡Allá la India! Con su explotación intensiva e inducida de los valores patrios. 
Pero no vayan a creer que estas cosas sólo ocurren en los pueblos regados por el monzón. En nuestro país hay otro tipo de patriotismo inducido confeccionado a base de banderitas esteladas hasta en la sopa, programitas de radio y televisión, tertulias dirigidas, columnas de prensa y certámenes cultural-históricos de tres al cuarto. Aquí el patriotismo inducido no se manifiesta en cines de barrio, ni en los inicios matinales de clase. Aquí se transmite, sobre todo, a través de los medios de comunicación públicos y parte de los subvencionados. 
Carlton J. H. Hayes, profesor de la universidad de Columbia y estudioso de los movimientos nacionalistas, dejo un sinfín de apuntes sobre fenómenos ‘patrióticos’. Uno de ellos decía así: ‘El nacionalismo, como cualquier otra religión, nos pide, no únicamente la voluntad, sino también el intelecto, la imaginación y las emociones’. Hayes da en el blanco. Cada una de esas confesiones religiosas -o nacionalismos- tiene su forma particular de aplicar la liturgia. Allí, en la India, emplearán el cine; aquí hace tiempo que usan la caja tonta, las emociones estomacales, el deporte y la verborrea victimista típica de los dirigentes políticos apurados

2.12.16

PUIGDEMONT, A LO H.H






Parece como si Carles Puigdemont quisiera hacer realidad la bravata que lanzó aquel gran entrenador de futbol que fue Helenio Herrera, cuando dijo que podía ganar partidos sin bajar del autocar. Ungido por el mandat electoral, el presidente de la Generalitat cree que su misión histórica es tan relevante que no puede, ni debe, rebajarse a asistir a una conferencia de presidentes autonómicos. Según él, Cataluña, con su heroico procés, "se ha ganado con justicia un diálogo bilateral de política de Estado". 

Mal comienzo de diálogo por mucho que se reciba con sonrisitas al delegado del Gobierno central, Enric Millo. Este personaje, según la lógica discursiva puigdemoniana, no deja ser un mero embajador del Reino de España ante la nueva Republica catalana emergente. El presidente de la Generalitat se ha cerrado en banda. Ha hecho caso omiso a las recomendaciones de la oposición parlamentaria que le instaban a acudir a la reunión de presidentes autonómicos. Incluso se ha permitido, en tono socarrón, afirmar que "el anuncio de diálogo no es diálogo", que en el tema hay la trampa saducea de siempre. ¿Error de cálculo de un político hiperventilado o pánico escénico ante un posible abandono de hogar de la CUP? 
 Puigdemont se ve abocado a cultivar la tensión controlada con Madrid, la esgrima verbal con sus adversarios y el intento de reactivación del voto secesionista Puigdemont y su gente saben que unas elecciones a corto plazo no les convienen, que el PDECat obtendría unos pobres resultados. La alianza de la vieja CDC con ERC está cogida con pinzas de plástico. Hoy la argamasa que mantiene en pie al Ejecutivo catalán es la CUP. Tampoco se adivina en el horizonte electoral un incremento de escaños independentistas. La presencia de Oriol Junqueras en el Consejo de Política Fiscal y Financiera --en igualdad de condiciones con los consejeros de otras autonomías-- es un ejercicio realista de la vieja táctica del peix al cove que no deja de contrastar con la idea Puigdemont-H.H. de no bajar del autocar. 
 Dicen que Carles Puigdemont no piensa presentarse a las próximas elecciones autonómicas. Quizás sea cierto, pero está obligado a situar a su PDECat en una zona de confort político susceptible de pasar la prueba de las urnas. No le interesa ni conviene adelantar comicios. Por todo ello, el president se ve abocado a cultivar la tensión controlada con Madrid, la esgrima verbal con sus adversarios y el intento de reactivación del voto secesionista. Esa es la opción de la nueva Convergència. Legítima, no lo discuto. Pero todo el mundo sabe, a día de hoy, que el voto es más volátil que nunca, que el ciudadano prefiere original y no copia, y que algo se mueve reorganizando el espacio político del catalanismo moderado antaño liderado por CiU. 
Y es que, amigos, los partidos son para jugarlos y los diálogos para practicarlos incluso bajando a los infiernos.

También en www.cronicaglobal.com

30.11.16

CONGRÉS I PRIMÀRIES







MANIFEST MILITANS EN PEU-CAT



 La política espanyola viu un dels moments més crítics dels darrers temps. La continuïtat del Partit Popular al capdavant del govern de Madrid s’ha pogut materialitzar mitjançant el suport directe de ‘Ciudadanos’ i l’abstenció dels diputats socialistes a la investidura. La resultant de ambdues accions vaticina una legislatura tan convulsa com continuista en el terreny polític i social. És evident que, amb el nou equip executiu de Mariano Rajoy, les retallades econòmiques i els atacs a l’Estat del Benestar estan garantits. La restricció de llibertats individuals i el conflicte territorial també. A escala europea les perspectives tampoc son gaire esperançadores per als progressistes a causa de l forta embranzida de l’extrema dreta i de populismes de tota mena. Les incerteses ens acompanyaran i s’endevina, en l’horitzó, una conflictivitat social impregnada d’una certa virulència. L’esquerra en general - i la socialdemocràcia en particular- hauran d’afrontar reptes que posaran en entredit la seva pròpia raó de ser. 
Actualment, en l’escenari polític espanyol, a causa de la debilitat manifesta del PSOE, esdevé difícil esbrinar qui és el protagonista de l’oposició en primer terme. Arrel de les darreres picabaralles parlamentàries, tot sembla indicar que algunes forces politiques es reserven, per a ells, la patent de l’espectacle en un intent d‘acaparar l’atenció dels mitjans de comunicació i el vistiplau de l’electorat.

 Per altre banda els conflictes, les contradiccions i creuament de retrets protagonitzats pel PSOE al llarg dels darrers mesos han col•locat al socialisme espanyol en una situació de ‘fora de joc’ difícil de suportar per als seus militants i electors. Les solucions aportades per tal de superar els problemes no són, ni han estat, satisfactòries. L’activitat política sota la mirada de una Gestora no és el més adient per a un partit amb vocació de govern i anhel de canvi social. La dilació en el temps dels problemes lluny de esvair-los, els agreuja. Els socialistes sabem per experiència que interinitat implica indefinició i aquesta, sovint, comporta absència de propostes i manca de criteris politics per afrontar la realitat.
 Per tot plegat, i per què l’Espanya d’avui precisa una oposició socialista sensata al servei de la ciutadania, urgeix acabar amb la interinitat, definir un projecte polític i vertebrar una direcció executiva sòlida. És en aquest sentit que militants del PSC, de diferents procedències i sensibilitats, afirmem que convé, al més aviat possible, la convocatòria d’un Congrés Federal del PSOE amb l’objectiu de triar una nova direcció del partit, al temps que s’activa un procés de primàries per a designar un nou/va secretari/a general. Donem suport a aquesta iniciativa conscients que no s’entendria un socialisme català desvinculat del socialisme espanyol, ni un socialisme espanyol sense la sensibilitat específica del PSC. No estem disposats a renunciar a una història conjunta que ha estat capaç de garantir la cohesió de la societat civil catalana al llarg de les darreres dècades. Confiem en les gestions de l’executiva del PSC adreçades a aconseguir una relació òptima, fluïda i fraternal amb el PSOE, al temps que continuem donant suport al treball dels nostres parlamentaris a Madrid.
Els impulsors d’aquest Manifest estem convençuts que el PSOE és un partit imprescindible per tal de garantir el joc democràtic a Espanya i fer possible la seva governabilitat. En aquest sentit ens comprometem a treballar, sense defallir, per retornar al socialisme de casa nostra el rol que li correspon, allunyat de personalismes i interessos particulars







27.11.16

LA ÚLTIMA BATALLA DE FIDEL







Fidel Castro combate y resiste incluso después de muerto. Su marcha de este mundo ha desatado de nuevo sentimientos encontrados. Recuerdos, esperanzas perdidas, respeto, consideración, pero también odio y desprecio. Fidel fue y seguirá siendo la antítesis de la indiferencia. Analistas e historiadores se prodigarán en los medios de comunicación y, en breve, aparecerán en el mercado decenas de biografías actualizadas. Las fiestas del exilio en Miami y las honras fúnebres en la Habana saturarán la actualidad. Las embajadas cubanas de todo el mundo recogerán pésames y manifestaciones urgiendo reformas democráticas. Lógico, nada que objetar al respecto. Tan sólo un ruego a todo ese personal que se esfuerza en loar, o maldecir, la figura del revolucionario cubano. Por favor, hagan un esfuerzo por contextualizar los hechos históricos; por intentar comprender dónde, cómo, cuándo y porqué emergió el líder cubano. Sean objetivos y busquen la razón, la multitud de razones, y el porqué miles de jóvenes de todo el mundo vieron en el proceso revolucionario cubano un viento de esperanza. Valoren también porqué gentes de centenares de pueblos oprimidos y explotados miraban esperanzados hacia el Caribe y sus barbudos. Fidel Castro y Ernesto Che Guevara han sido durante muchas décadas un referente emblemático de la lucha por la dignidad de los pueblos y su independencia ante lo que denominaban imperialismo. Me dirán que sin democracia no hay libertad, cierto, pero yo también le objetaré los crímenes, golpes de estado y creación de hidras terroristas alimentadas bajo el paraguas de la democracia más potente del mundo. No olvidemos que el estadista cubano sufrió centenares de intentos de asesinato, conatos de invasión militar y acciones armadas de cariz terrorista. El país se vio sometido a un terrible bloqueo económico que impidió un desarrollo armónico de su economía. ¿Vamos a olvidar todo eso? Recuerdo como si fuera hoy el día en que Joan Barril ganó el XXX premio literario Sant Joan con una novela sobre Cuba titulada “Las tierras prometidas”. Barril nos advirtió, en aquel momento, que su viaje literario a la ‘revolución más magnética de la historia’ no gustaría a los castristas pero que tampoco iba a ser jaleada por los cubanos exiliados en Miami. No se equivoco.La narración de Joan Barril tenía mucho de premonitoria respecto a lo que ahora acontece. Los ríos de tinta generados alrededor de la muerte de Castro, al igual que en su día la novela citada, no va a ser del gusto ni de unos ni de otros. Nicolás Maduro, Correa, Morales y otros líderes americanos glosaran su ejemplo. Otros como Françoise Hollande – la paja en ojo ajeno- hablaran de la ‘desilusión’… ¿Acaso la desilusión en las democracias europeas no es un síntoma de nuestro tiempo? Pero este sería otro tema. 
Fidel Castro ha muerto. Alrededor de su memoria se librarán un sinfín de batallas mediáticas e ideológicas. Son las batallas de nuestro tiempo, en otras coordenadas que las del suyo. Hagamos balance del personaje y su obra -sin justificar lo injustificable- con la equidad, la honestidad e intento de comprensión, que se les suponen a los demócratas no obnubilados por esquemas preestablecidos. Para otros, como para Joan Barril en su día, la revolución cubana seguirá siendo ‘la revolución más magnética de la historia’.

Puedes leer también este articulo en www.economiadigital.com

14.11.16

OJITO QUE EL HORNO NO ESTA PARA BOLLOS....






EN CAN PSC: ¡¡Y DOS HUEVOS DUROS!! 



La nueva, flamante y numerosa ejecutiva del PSC tiene un toque de película de los hermanos Marx. Sus multitudinarias reuniones me traen a la memoria la entrañable escena de ‘Una noche en la ópera’ en la que, en un abarrotado camarote, se acumulan el barullo y las estrecheces. El film, estrenado en 1935, nos cuenta una historia que refleja -con un sarcasmo inigualable- una sociedad con profundas desigualdades sociales que observa, impotente, el avance imparable de los movimientos fascistas, autoritarios y populistas.
 Han pasado varias décadas pero nuestro presente tampoco está exento de dramatismo y de situaciones surrealistas. Tanto en lo político, como en lo social, emergen situaciones preocupantes. En la película, antes mencionada, Groucho solicita al camarero una larga lista de viandas y, cuando concluye, se oye una voz al otro lado de la puerta que grita: ¡Y también dos huevos duros! Instantes después suena la bocina de Harpo y, el del poblado bigote, interpreta y dice que en lugar de dos van a ser tres… Y así podríamos seguir hasta el infinito. 
Pues bien, entre las estrecheces del abarrotado camarote de la ejecutiva socialista, hay siempre alguien que pretende añadir un huevo duro a la ‘comanda’ sin preocuparse por las existencias ni la disponibilidad del cocinero. No sé si lo hace por mimetismo con los emergentes, para singularizarse o para hacer currículo de cara al futuro. No lo sé, ni me interesa. Es tan grande el ego, el cálculo y el afán de protagonismo de algunos personajes que sospecho que, llegado el día, no dudaran en practicar la tesis marxista que dice: ‘Estos son mis principios, si no les gustan tengo otros’. Y, tan panchos, nos los venderán como fruto de los nuevos tiempos y de la eternamente demandada renovación. Aunque, amigos, todos sabemos que el jugador que se desmarca no siempre acierta a marcar gol e, incluso, puede quedar en claro fuera de juego.

Puedes leer este escrito en catalán en www.catalunyapress.cat

9.11.16






COLAU, LOS SOCIALISTAS Y LOS NERVIOS 



Es muy probable que, en un plazo breve de tiempo, unas cuantas formaciones de la izquierda catalana acaben por articular un nuevo partido-coalición, configuren un liderazgo común y asuman el objetivo de intentar ganar todas las elecciones. Ningún problema al respecto. Quizás tengan éxito. Eso sí, antes tendrán que sincronizar sus relojes, repartir una única partitura y aparcar un montón de egos y protagonismos. Y es posible que todo ello acontezca para preocupación de competidores y adversarios. Lógico. Pero, mientras ello no ocurra, un servidor recomendaría, a los presuntos confluentes del partido en construcción, un pelín de sosiego y humildad. No vaya a ser que la alegría de las encuestas de hoy mañana se convierta en llanto. Ya saben, suele ocurrir. Le paso a CiU, le ha pasado al populismo de izquierdas y también al socialismo…

 La simple insinuación – más periodística que política- de una hipotética alianza de izquierdas en Cataluña ha provocado, entre los ‘comunes’, una reacción inmediata de rechazo cuando no de perversa ironía. El portavoz de Catalunya en Comú, Xavier Domenech, ha descartado cualquier tipo de alianza preelectoral con el PSC (por nadie pedida). Quizás lo ha hecho como medida preventiva para que nada enturbie, ni turbe, la unión política prevista para la primavera del 2017. Menos elegante ha sido Ada Colau cuando ha ironizado acerca de los ‘nervios’ que, según su criterio, denota la incierta oferta socialista. 
 Un servidor de ustedes no es adivino ni sabe que nos depararan los meses de abril y mayo. Ignoro si Xavier Domenech y Ada Colau serán decisivos o si tendrán en el futuro mucho poder. No lo sé ni me inquieta. Pero hoy, precisamente hoy, los nervios los tiene la alcaldesa Ada Colau cuando no puede aprobar tasas, ordenanzas, presupuestos, ni el famoso PAM. El equipo de gobierno municipal ni tan siquiera puede bromear con el ‘pim-pam-pum’ ni con el ‘run run’. ¿Por qué? Porque no seduce, porque está en minoría, porque no tiene votos suficientes y porque carece de un modelo de ciudad. Señora Colau, asúmalo de una vez, el nerviosismo en política es cosa es muchos. 
El ‘postureo’ y el populismo peronista da para lo que da, no más.

Versió catalana a www.catalunyapress.cat

2.11.16

CONGRESOS.....





SOBRE EL CONGRESO DEL PSC 



Últimamente los congresos de los partidos tienen un punto magnético. Conquistan la atención de politólogos, militantes, adversarios políticos, periodistas y plumillas a la caza de noticias con morbo y titular fácil. Para algunos lo importante no es lo que se dice sino lo que se cuece, las estadísticas y los nombres de los agraciados -o condenados- a ocupar los órganos de dirección de los partidos y poca cosa más. Las cuestiones de fondo no venden, el reduccionismo está de moda. 

El próximo fin de semana el PSC celebrara su XIII congreso. Tras unos meses en los que el proceso de primarias y la envestidura han ocupado la atención mediática, le llega el turno al cónclave socialista catalán. Los fabricantes de titulares hurgarán con ahínco en vías canadienses, protocolos de relación con el PSOE y alianzas futuras. No pasa nada, es natural que sea así y así seguirá, desgraciadamente, porque la política espectáculo está a la orden del día. Pero todo ello no es óbice para que los congresistas hagan lo que tienen que hacer: debatir abiertamente para servir mejor a la sociedad. 
 Tras la elección de Miquel Iceta como primer secretario del PSC, despejada la incógnita del liderazgo del partido, todo parece indicar que los socialistas catalanes podrán polemizar sosegadamente a partir de una ponencia marco ‘vintage’ escrita en tiempos convulsos. Nada que objetar al respecto, es lo que hay. Serán los delegados, en última instancia, los que decidirán libremente el contenido de las resoluciones y el mensaje que quieran mandar a la ciudadanía. 

Permítanme no obstante, y con respeto, un par de consideraciones más allá de la letra menuda de las ponencias. Siempre he creído que el socialismo catalán ha pecado, en exceso, de mimetismo respecto a otras ideologías y formaciones políticas del país. Ha vivido durante demasiado tiempo acomplejado, temeroso de no ser aceptado, preocupado por el qué dirán e incapaz de descararse. Y lo ha hecho, a veces, por partida doble tanto sobre el eje nacional como sobre el social. Pues bien, quizás le ha llegado la hora de pasar a la ofensiva y defender, sin complejos, su catalanismo federalista popular y social en contraposición a las propuestas independentistas. Debe hacerlo sin necesidad de hacerse perdonar nada. La formación política que más -insisto, más- ha trabajado por la unidad civil de la ciudadanía de Cataluña ha sido el PSC. Debe seguir siéndolo. Su propuesta federalista es hoy, ante la nueva situación política, razonable, factible y de una vigencia indiscutible. La otra deriva inercial que considero debe reconducirse es la del anuncio de un hipotético giro a la izquierda. El PSC ya es tan de izquierdas, catalanista y federalista como el más pintado. No precisa bañarse cada día en agua bendita para limpiar el estigma de un pecado original que no tiene. Debe, tan solo, ejercer lo que es. Amigos, el secreto no está en la verbalización sino en la práctica política cotidiana. De nada sirven las declaraciones altisonantes, o las soflamas congresuales, si el trabajo cotidiano se realiza en base a la simple administración de las cosas y al pragmatismo sin ideología. No se trata tanto publicitar un giro sino, más bien, ‘ser’ y recuperar lo que se es. 
Si Miquel Iceta es capaz de conjugar, en la confección de la Ejecutiva, experiencia, juventud, ideología y capacidad de gestión la cosa puede funcionar. Si, además, logra que la personalidad y el discurso del PSC se perfilen con nitidez hay socialismo catalán para rato. Y más, tras el No del PSC a la investidura de Mariano Rajoy.

26.10.16

LAS TÁCTICAS DE LOS ADVERSARIOS...








PABLO IGLESIAS Y EL ‘SAVONAROLISMO’ 



Pablo Iglesias es una especie de Savonarola español en pleno siglo XXI. Así lo define una buena amiga mía amante de la historia y de las historias del día a día. Hijo de familia ilustre y acomodada, el dominico Girolamo Savonarola, provoco con sus sermones exaltados y demagógicos no pocos incidentes y disturbios en la Florencia del siglo XV. Sus prédicas atacaban tanto al Papa y la jerarquía eclesiástica, como a las autoridades políticas. Savonarola instaba a las masas a levantarse violentamente contra lo establecido. Famosa es su Hoguera de las Vanidades - Falò della vanità- en la que ardían sin conmiseración los libros de Boccaccio o Petrarca junto a pinturas de Botticelli y cualquier otro símbolo mundano de lujo o paganismo. Vestido con andrajos, con una cruz entre las manos, las arengas del fraile contra la corrupción y las elites incitaban a la acción callejera… Ya saben ustedes como acabo la historia de Girolamo Savonarola: Excomulgado por el Papa, encarcelado, torturado y, tras sufrir garrote vil, quemado en la hoguera hasta la desaparición de sus cenizas llevadas por el viento. 

Desde que mi amiga comparo al dirigente de Podemos, con el dominico nacido en Ferrara, cada vez que veo a Pablo Iglesias pienso en Savonarola. Me viene a la mente su incisivo combate contra los Médici pero, también, la cruel y rigurosa dictadura que implanto en Florencia. 
Cuando Pablo Iglesias habla de ‘la gente’- antes ‘las masas’ en terminología gramsciana- justificando el cerco al Congreso de los Diputados pienso en Savonarola. Cuando justifica como libertad de expresión el acoso a Felipe González en la universidad, sigo pensando en el dominico autoritario. Cuando gesticula como un poseso, en el pleno del Parlamento hasta ser llamado al orden, veo la imagen del fraile con capucha. Cuando tilda de traidores a aquellos  a los que veto el camino de la Moncloa, veo al pirómano de las falsas vanidades. Pero lo cierto es, amigos, que los Savonarola desgraciadamente abundan. Se manifiestan en el abucheo a Lluís Rabell a la salida del Parlamento Catalán; en el intento de boicot al pregón de Pérez Andújar; en el hostigamiento a la exposición del Born; en los trompazos a los partidarios de la selección española de fútbol… 
 Este país necesita profundas reformas y decisiones políticas de calado, cierto. Pero no es menos cierto que sobran hogueras, demagogia y Savonarolas.

Puedes leer este articulo en catalán o castellano en www.catalunyapress.cat