El blog d'en Joan Ferran

16.2.24

SOCIEDAD CIVIL EN MARCHA

 

EL GREMI TIENE PODER 


 La creación de los gremios a lo largo de la Edad Media fue uno de los fenómenos que acompañaron al crecimiento de las ciudades. Estas corporaciones agruparon inicialmente a comerciantes y artesanos para, posteriormente, aglutinar a los practicantes de determinados oficios específicos. En algunos países, como en Italia, los gremios llegaron a ejercer un rol político relevante. El callejero de Barcelona es una muestra elocuente de la importancia de los antiguos gremios en la ciudad condal. En el siglo XIX con la industrialización y la creación de los sindicatos los gremios fueron perdiendo fuelle. Pero hay algunos de ellos que no solo se han modernizado sino que, incluso, se han convertido en catalizadores económicos y culturales de las ciudades. Es el caso del Gremi de Restauració de Barcelona que, año tras año, con motivo de la festividad de Santa Eulàlia, despliega su capacidad de convocatoria. Es una de las pocas entidades del país capaz de congregar en un evento conmemorativo a representantes institucionales, políticos, medios de comunicación, agentes culturales y mundo empresarial. Ahí estaba Jorge Javier Vázquez con la actriz Lola Herrera, pero lo más gratificante del acto fue contemplar como el alcalde Collboni, Artur Mas, Daniel Sirera, Ada Colau, Roger Torrent y tutti quanti conversaban amigablemente mientras personajes del star system catalán bromeaban. Tal como está el panorama político las treguas festivas son de agradecer. El Gremi las borda, el Gremi tiene poder.

9.2.24

Nebulossa - ZORRA (Benidorm Fest 2024)

 
                                                           ‘EUROPASMO’ 
  Soy consciente de que algunos de ustedes se van a enojar cuando les diga que este montaje que llamamos Festival de la Canción de Eurovisión es parte integrante del “panem et circenses” del que hablaba el poeta latino Juvenal. Eso sí, en versión siglo XXI y, cómo no, del brazo del futbol cual deporte rey. Nos tienen entretenidos disertando acerca del contenido de ‘Zorra’, de la composición química de la amnistía y la naturaleza de la ‘fachoesfera’; nos tienen ocupados discutiendo sobre donde empieza y termina la banalidad y el mal gusto. Estos días algun ingenuo con alma de cántaro intentará convencernos de la bondad de los mensajes explícitos de las canciones y del espíritu festivalero de Eurovisión. Legitimo todo ello, pero les confieso que vivo en un estadio de ‘europasmo’ que genera en mí mal rollo crítico hacia la celebración del evento. Me explicaré: a la Unión Europea de Radiodifusión (UER) le ha faltado tiempo para dictaminar que la canción española cumple con los requisitos del certamen y podrá participar en él sin ningun problema. La organización cierra así la polémica generada por el contenido de Zorra y puede presumir de tolerancia y libertad de expresión. Poco o nada que objetar a esa decisión de la UER, pero en cambio, sí lamentar su negativa a atender la peticion de los músicos de los países nórdicos que proponen rechazar la participación de Israel. A Rusia se la vetó para castigar sus bombardeos sobre Ucrania ¿Acaso lo que ocurre en Gaza no va de lo mismo?

8.2.24

ARDE EL CAMPO, SUFRE LA CIUDAD

 




AGRICULTORES ON FIRE 

 Hubo un tiempo en España en el que las agitaciones campesinas, la polémica sobre la propiedad de la tierra y las cuestión agraria marcó la accion política e institucional de los gobiernos de turno. De eso hace mucho tiempo y hoy en los medios de comunicación ya nadie recuerda los avatares de aquel campesinado insurgente. Nadie habla de campesinos; se lleva más citarlos como agricultores, ganaderos o granjeros. Precisamente son los herederos de aquellos hombres del campo los que estan en pie de guerra en media Europa y, en breve, lo van a estar también en España. En París, Berlín, Bruselas y otras ciudades los tractores colapsan las calles y bloquean autopistas. El problema ya no radica en la propiedad de la tierra como antaño, sino en determinadas políticas económicas de la Unión Europea y en los acuerdos de libre comercio que Bruselas ha firmado con terceros países. Se quejan los agricultores del mercado desregulado que permite importar productos extracomunitarios a bajo precio contra los que ellos no pueden competir. Así las cosas, lo peor que le puede pasar al proyecto europeo es que su ciudadanía empiece a pensar que formar parte de la UE genera más inconvenientes que ventajas, que lo de Ucrania y la sequía no lo justifica todo y que, a fin de cuentas, nadie defiende sus intereses. El ministro de Agricultura, Luis Planas, debe mover ficha de inmediato aquí y en Bruselas. En España, aunque sea por mimetismo, la situación del campo ya ha devenido un grave problema.

29.1.24

CIAO...LILITH VERSTRYNGE

Lilith Verstrynge deja su escaño y se aparta de la política activa dejando a Podemos en cuadro en el parlamento español. Siempre me ha llamado la atención la blanca palidez de esta mujer, su mirada perdida, su languidez. Un resorte inconsciente me trae a la memoria la cancion de Procol Harum Whiter Shade of Pale.

26.1.24

PAGAMOS TODOS

 



NUESTROS VÁNDALOS 

 El diccionario de la lengua describe el vandalismo como un espíritu de destrucción que no respeta cosa alguna, ni sagrada ni profana. Cuentan que este nombre toma su actual significado a partir del saqueo de Roma protagonizado por los vándalos allá por el año 455.  En nuestras ciudades y pueblos hay tribus de ‘destroyers’ que todo lo arrasan. Son los vándalos del siglo XXI, son gamberros en estado puro. Un grupo de desconocidos se introdujo la madrugada del sábado en unas dependencias del alcantarillado y distribución de aguas freáticas del paseo de Sant Joan de Barcelona. Parece ser que su objetivo era disfrutar de un botellón en un lugar insólito y decorar el espacio rociándolo con aerosoles. Pocas horas antes, alrededor de unas 70 personas celebraron una fiesta de cumpleaños pintarrajeando las estaciones de metro de Jaume I y de Passeig de Gràcia, y unos cuantos vagones de un convoy. En Girona arden coches y contenedores los fines de semana y en Barcelona apedrean trenes de cercanías. Sociólogos y psicólogos se estrujan el cerebro intentando dilucidar los motivos, las razones que impulsan a ciertos individuos a dañar gratuitamente el patrimonio y los bienes de uso colectivo. Algunos aducen que estas actitudes son expresiones de sabotaje cultural, de protesta social; otros consideran que es tan solo un ejercicio contra el aburrimiento. Sea lo que fuere ahora le toca a las administraciones, es decir a todos, reparar y costear los desperfectos. Y a las policías evitar que proliferen.

12.1.24

NO LO MANIPULEN TODO, POR FAVOR

 

 ‘MASCAMILONGAS’ 




 A los chacineros les encanta recitar el viejo refrán popular: “Del cerdo se aprovecha todo. ¡Hasta los andares! A algunos políticos a la búsqueda de brega cualquier cosa les vale para iniciar una trifulca, lo aprovechan todo. Poco les importa si el tema es serio o baladí si de él se puede extraer un rédito electoral. Las mascarillas vuelven a estar en el candelero. Su obligatoriedad se ha convertido de nuevo en un arma arrojadiza, tan poliédrica como desconcertante para el ciudadano de a pie. Al drama de los pélets de la costa norte, quizás para despistar, les ha salido competencia con los tapabocas. El oportunismo político ha vuelto a hacer acto de presencia alrededor de un tema que inquieta a muchas personas. Considero acertada la decisión de las autoridades sanitarias que han optado por la obligatoriedad de las mascarillas. Una medida preventiva que merece ser complementada con una actitud colaborativa y solidaria de los ciudadanos en el transporte público, los espectáculos e incluso en las reuniones familiares. En las decisiones de salud pública deben prevalecer los criterios científico-técnicos, conviene obviar otro tipo de consideraciones y hacer mucha pedagogía. Se espera para las próximas semanas un repunte de la gripe y el covid con muchos centros de atención sanitaria desbordados. Así las cosas, que no nos vengan con ‘mascamilongas’ baratas fruto del oportunismo político. La mascarilla no cura; cierto, pero puede ser una herramienta útil y eficaz para evitar contagios.

8.1.24

LA CALLE MÁS BELLA DEL MUNDO...DICE LORCA

 

  RAMBLEAR 


  La perseverancia de l’Associació d’Amics de la Rambla es encomiable. Con más de sesenta años de historia a sus espaldas, esta entidad no ceja en su empeño de recuperar la esencia del más famoso y universal paseo de Barcelona. En colaboración con el Ayuntamiento de la ciudad, la asociación está decidida a impulsar un proyecto multitemático cuyo principal objetivo es invitar a los barceloneses a ‘redescubrir’ su calle más emblemática. Federico García Lorca nos dejó dicho, en un discurso con motivo del estreno de Doña Rosita la soltera, que toda la esencia de la gran Barcelona, de la perenne, estaba en La Rambla. Quizás fue esa naturaleza especial que glosó el poeta granadino la que permitió que un topónimo de matriz árabe, como rambla, se convirtiera en el verbo intransitivo ‘ramblear’. Una acción, un movimiento indefinible, que es algo más que pasear o callejear. Los habitantes de Barcelona hemos rambleado bajo plataneros durante mucho tiempo y aspiramos poder seguir haciéndolo sin problemas. El conjunto de actividades dinamizadoras de carácter cívico y cultural que los Amics de la Rambla tienen previsto llevar a término son importantes; sin duda, pero no lo es menos la necesidad de generar entre los barceloneses un ‘efecto llamada’ que les invite a recuperar -y compartir con los visitantes- los espacios que les son propios. Urge ramblear de nuevo, recuperar todos y cada uno de los rincones de un paseo que, camino del mar, bulle repleto de historia, arte, literatura, flores y emociones.

31.12.23

¿AÑO NUEVO SIN CAMBIOS DE ESTILO?

 




          EL BOTELLAZO 
 El 2024 ya está haciendo ejercicios de precalentamiento para salir a la cancha e intentar hacer realidad el enunciado: Año Nuevo, vida nueva. Ustedes y yo sabemos que es de ingenuos pensar que un simple cambio de dígito va a traer consigo, gratis et amore, un ambiente político más distendido que el de los últimos meses pero... Al llegar a estas fechas muchas personas aprovechan la ocasión para manifestar el propósito -no siempre observado- de cambiar de hábitos o costumbres. En el ámbito institucional y político también se da este fenómeno. Buenas palabras y nobles intenciones afloran de los labios de muchos alcaldes, concejales y diputados pero, por desgracia, la chulería de algunos sigue marcando estilo. Mitigado el efecto del botellón en las calles de nuestro país ha hecho acto de presencia en los plenos municipales el botellazo y el improperio. Ni espíritu navideño ni gaitas. Lo vivido en los plenos de Madrid, o en Cangas, no es de recibo. La agresividad de Javier Ortega Smith lanzando una botella contra un edil de la oposición, o la violencia gestual y verbal apreciada en la localidad gallega han disparado las señales de alarma. A los ciudadanos no les gustan los brotes de violencia, no son edificantes. Si llegamos a la conclusión de que el año que dejamos atrás no ha sido todo lo bueno que era de desear; si estamos convencidos de que, por el bien de todos, conviene un nuevo código verbal en las relaciones políticas ¿Por qué no iniciamos el 2024 generando buen rollo?

TEATRO, PURO TEATRO

 



POR Y PARA EL TEATRO

 ¡Bravo! Se han coordinado y es de agradecer. Los principales agentes culturales del país, y las administraciones competentes en el tema, se han puesto de acuerdo para echarle una mano al mundo del teatro. El próximo sábado 16 de marzo del 2024 los ciudadanos catalanes estamos invitados a ocupar una butaca de teatro para dejarnos transportar, en brazos de Talía, más allá de nuestras preocupaciones cotidianas. La propuesta ‘Cap butaca buida’ es una excelente iniciativa cultural que intentará batir el record de espectadores en una sola jornada. La propuesta cuenta ya con la participación de muchas salas, tanto públicas como privadas. El evento promete y se huele el éxito del mismo. Nada que objetar al respecto, pero una vez conseguido colocar el cartel de ‘agotadas todas las localidades’, convendría perseverar en el empeño de fomentar las artes escénicas. La iniciativa no puede ni debe ser flor de un día. El inolvidable actor y director italiano, Vittorio Gassman, solía decir que el teatro no se hace para contar las cosas sino para cambiarlas. Lo más interesante de este tipo de iniciativas es su capacidad de cambio en las costumbres, de inocular en el personal el hábito y el placer de acudir periódicamente al teatro. Como colofón positivo del tema conviene saber que por cada localidad vendida para el 16 de marzo, un 2% de su precio, como mínimo, se destinará a financiar un proyecto cultural de carácter social. Solo nos resta exclamar: ¡Arriba el telón!¡Que comience la función!

11.12.23

ADEMAS DEL INFORME PISA

 

PORNO EN LA ESO 


 Hay preocupación y revuelo en muchas asociaciones de padres y madres de alumnos de la ESO de toda España. Su inquietud viene motivada por el contenido pornográfico de los mensajes que reciben sus hijos a través de Whatsapp, correos electrónicos o internet. No es para menos. Según un informe reciente elaborado por la Diputación de Barcelona, el 57% de los alumnos de 4º de ESO han consumido, o reenviado, vídeos porno a sus compañeros o amigos. En algunos casos incluso se ha llegado a mercadear con fotografías íntimas. Conviene, tanto desde los poderes públicos como desde el ámbito familiar y escolar reaccionar al respecto. Cuanto antes se hable en casa de las consecuencias nocivas del porno mucho mejor para los jóvenes. Una conversación seria y bien planteada les puede ayudar a apreciar la diferencia entre la pornografía y el sexo real, a diferenciar entre lo que son unas relaciones afectivas y la sumisión. La mayoría de los expertos consideran que obviar las conversaciones sobre sexo con los adolescentes no ayuda a su bienestar y salud en el ámbito sexual. Algunos relativistas nos dicen que no hay que alarmarse, que la pornografía acompaña y cohabita con los humanos desde tiempo inmemorial; que entre sus promotores, usuarios y adictos hubo, y hay, personajes regios, artistas y literatos ilustres. Cierto, pero en estos tiempos que corren, tan proclives a las humillaciones, no está de más que las nuevas generaciones sepan captar la diferencia entre el erotismo y la pornografía.

26.11.23

NUEVO GOBIERNO

 

‘SEÑAL’ HEREU



 Jordi Hereu ha aterrizado plácidamente en el Ministerio de Industria. Ha llegado desde la órbita del Hispasat; sí, de esa empresa operadora y proveedora de servicios de telecomunicaciones por satélite. Lo hace a las puertas de una época del año, la Navidad, en la que las señales que vienen del cielo tienen su importancia. Según algunos astrónomos fue la estrella conocida como ‘Sirius’ en latín, ‘aquella que brilla’, la que guió a los Reyes de Oriente hasta Belén. La misma estrella que a lo largo de los siglos utilizaron los marinos del hemisferio norte para orientarse durante la noche. La presencia de Jordi Hereu en el gobierno de España no obedece a un aviso del cielo, tampoco a una conjunción de los astros. Ahora bien, su entrada en el ejecutivo de Sánchez, como la permanencia en el mismo de Nadia Calviño, son el anuncio -la señal- de que se acabó la época de las improvisaciones y las estéticas huecas. Ambos ministros apuestan por la creación de un clima político propicio para los negocios. El ex alcalde se enfrentará en esta legislatura a la aprobación de una ley reguladora del sector industrial y a la gestion de las ayudas públicas destinadas a empresas estratégicas. Deberá para ello tejer consensos y complicidades con todos los sectores de su ramo; en este sentido la creación de una Secretaría de Estado de Industria deviene vital. Hereu, buen conocedor de la situación económica y laboral de Cataluña, sabe que el sector del automóvil estará muy pendiente de sus decisiones.
Publicado en 20 minutos

20.11.23

LA FIEBRE DEL MÓVIL

 

TRAS EL MÓVIL 


 Suena bien esa propuesta que emana de la Comisión de Derechos Sociales del Ayuntamiento de Barcelona, que solicita al Govern de la Generalitat establecer un mayor control sobre el uso de los teléfonos móviles en los centros escolares. Algunos estudios cuentan que en nuestro país siete de cada diez menores disponen de un móvil desde los 11 años de edad y, que uno que de cada tres está conectado varias horas al día a las redes sociales. Creo que la petición del consistorio recoge el sentir del movimiento de padres y madres originado en el barrio del Poble Nou y que ya se ha convertido en un fenómeno social en toda España. El tema preocupa a las familias y éstas necesitan, y reclaman, que el sistema educativo les eche una mano. No se trata de establecer prohibiciones gratuitas, ni anatemizar internet o las redes sociales; se trata de consensuar pautas generales para lograr que los más jóvenes estén convenientemente informados de los riesgos que comporta el uso inadecuado de los dispositivos electrónicos. El debate está servido, la sociedad civil se mueve y eso es bueno. Trabar relaciones y objetivos comunes entre padres y madres de distintas comunidades es edificante. Hay incluso quien propone impulsar una iniciativa legislativa popular para que el tema llegue al Congreso de los Diputados. Me alegra comprobar que estamos activos, que no todo el mundo se oculta en su zona de confort, que hay personas dispuestas a organizarse en defensa de una idea. Tras el móvil hay movida.
Publicado en diario 20 Minutos

10.11.23

SABEMOS QUIEN AGITA LA CALLE.

 

LO ESPONTÁNEO


 Hay quien sostiene con cinismo que tras las manifestaciones violentas y los altercados de estos últimos días no hay nada ni nadie, que los instigadores no existen. Algunos incluso intentan vendernos que el ruido callejero es consecuencia de la ‘espontaneidad de las masas’, que el asedio a las sedes de partidos es fruto del azar y que la violencia verbal es legítima. Este fin de semana el Partido Popular ha convocado manifestaciones y concentraciones contra la non nata Ley de Aminstía en todas las capitales de provincia de España. Nada que objetar al respecto, si estas transcurren en orden y sin incidentes. Ahora bien, lo lógico sería -si el PP se considera un partido de gobierno- que su oposición a la norma se desarrollara en el ámbito institucional y no sobre el asfalto. No vean en esta observación un intento de limitar la libertad de manifestación, nada de eso, sino más bien una invitación a destensar la calle y bloquear a los alborotadores. El ciudadano no es tan ingenuo como algunos creen. Sabe que en política nada acontece por generación espontánea, que tras las pancartas y las algaradas hay instigadores a los que, muchas veces, se les escapan las cosas de las manos. Tras los incidentes de la calle Ferraz las movilizaciones convocadas por Nuñez Feijóo serán observadas con lupa. Simbología, consignas, gritos y banderas van a estar sometidas, como es obvio, a la prueba del algodón democrático. Ojo avizor pues, no sea que a los ‘espontáneos’ les de por participar.
Publicado en diario '20 minutos'

6.11.23

SON ASÍ

 

INOCENTES ANALOGÍAS 


 Los centenarios sirven para rememorar momentos del pasado y también, por qué no, para establecer analogías con el presente. Se cumplen cien años del golpe de estado que protagonizó el general Miguel Primo de Rivera con la aquiescencia del rey Alfonso XIII. Hace un siglo un manifiesto, el del 13 de septiembre, anunció al país la disolución de las Cortes, el cese de muchos funcionarios y cargos públicos y el inicio de una etapa de mano dura para garantizar el orden público. Precisamente hoy, 31 de octubre, se cumplen ciento un años del la marcha sobre Roma protagonizada por las milicias fascistas de Benito Mussolini. Dos momentos de la historia que nos permiten diseccionar el pasado a la búsqueda de similitudes, o prácticas, que aun son empleadas sin rubor por actores políticos contemporáneos. Cuenta el doctor en ciencias políticas y autor de una excelente biografía sobre Miguel Primo de Rivera, Alejandro Quiroga, que el dictador fue el primer líder político en utilizar de forma sistemática un discurso populista desde el poder. Hizo bandera de la antipolítica, habló de ‘casta’, falseó la realidad e incorporó a su discurso grandes dosis de nacionalismo. La propaganda del régimen procuraba crear alrededor del general una imagen de líder carismático. Utilizó para ello los medios de comunicación más vanguardistas de su tiempo: la radio, el cine, multitud de publicaciones locales e incluso una agencia de publicidad le sirvieron de instrumento. Fundó un periódico, ‘La Nación’, y elaboraba ‘Notas Oficiosas’ de obligada publicación. Si bien el concepto populismo es ambiguo a la hora de definir movimientos, partidos e ideologías, la utilización de los medios de comunicación en ‘modo populista’ -salvando las distancias en el tiempo- permiten alguna que otra analogía. El pujolismo primigenio y sus epígonos después han utilizado a lo largo de décadas los medios de comunicación de la Generalitat para crear sentimientos identitarios y blindar el Govern de la Generalitat. No en vano el ex conseller de ERC, Joan Manuel Tresserres, insistía en el rol constructor de la nación catalana asignado a TV3 y Cataluña Radio. Jordi Pujol llegó a dictar las preguntas y respuestas de sus entrevistas a algunos periodistas que aun estan ejerciendo la profesión. En 1923 el Marqués de Estella interiorizó que la propaganda oficial, los medios de comunicación y las ceremonias patrióticas infundían legitimidad a las instituciones. Cien años después mucho ha cambiado en este país pero no lo suficiente. Los medios de la CCMA aun difunden el universo simbólico del nacionalismo catalán y magnifican sus actividades programadas. Hace un siglo el golpista Primo de Rivera que decía hablar en nombre del pueblo, señalaba un enemigo a abatir, manipulaba la historia, se escudaba en la bandera y fundaba un partido instrumental (UP). Alguien podría llegar a pensar que en el movimiento-partido de Carles Puigdemont curiosamente se concitan todos los elementos anteriormente señalados. Tómense el caso como una analogía rebosante de inocencia. El escritor Antonio Scuratti narra con todo tipo de detalles la Marcha sobre Roma de los camisas negras fascistas a finales de octubre de 1922. Retrata rituales, simbología, consignas y describe la atmósfera del momento. A Benito Mussolini le gustaba teatralizar los movimientos y acciones de sus fieles empleando el fuego como elemento atemorizador, mágico y emocional. Años más tarde Adolf Hitler haría lo mismo intentando conseguir un efecto místico, una embriaguez colectiva. Cuesta comprender como esta practica tenebrosa de las antorchas, propia de rituales fascistas, ha conseguido instalarse en el modus operandi de algunas formaciones y partidos que se consideran serios y democráticos. Pienso en la ANC, la CUP, Junts o ERC. Recientemente, en la ciudad de Barcelona, se celebraron marchas de antorchas y en ellas no faltaron los incidentes, insultos, agresiones y silbidos. Lo que para algunos es ‘una expresión popular y colectiva de reivindicación nacional’ para muchos ciudadanos es un acto intimidatorio. Los historiadores han polemizado acerca de los contactos entre dirigentes del independentismo catalán de los años treinta con prohombres del fascismo italiano. Eso es historia a estudiar me diran; cierto, pero un desfile de antorchas en noche cerrada da que pensar; otra analogía pergenada desde la inocencia de un humilde observador. Cien años no es nada si la bicha es fea.

17.10.23

¿AMNISTÍA?

 

EFECTO MARIPOSA



 Me arriesgo a que algunos amigos y conocidos abandonen rápidamente la lectura de este articulo. Lo comprendo, pero al mismo tiempo les advierto de que tengo la necesidad de sincerarme, de ser honesto conmigo mismo y con los lectores de Crónica Global. Puedo, incluso, llegar a compartir las palabras de Carmen Calvo cuando susurra que el presidente del gobierno, en el asunto de la amnistia, ‘haga lo que tenga que hacer’. Allá cada cual con sus planteamientos y necesidades vitales o laborales. Pero, ante lo que se esta cociendo en las tierras de España, un servidor de ustedes se siente moralmente obligado a manifestar su desagrado con el intento de aprobar una Ley de Amnistia. Es más, no deja de sorprenderme, el volumen de literatura y energia destinada a encontrar un encaje jurídico de la ley para hacerla intocable. Como ciudadano me preocupa más las consecuencias políticas, a medio plazo, de su posible aprobación que su constitucionalidad. La política española no esta vacunada contra un ‘efecto mariposa’ de consecuencias imprevisibles ni contra el fanatismo de los iluminados. No asistí el pasado domingo a la manifestación convocada por Sociedad Civil Catalana -entidad que respeto- porque antaño fui martillo y, como es sabido, esa herramienta es la antítesis de ‘El Yunque’. En el Paseo de Gracia había demasiado anti sanchismo, excesivo pensamiento Buxadé-Díaz Ayuso y oportunismo Núñez Feijóo monopolizando la marcha. Instrumentalizando una iniciativa ciudadana, apropiándose de banderas y símbolos de forma similar a la que nos tienen acostumbrados los independentistas el 11 S. Las fotos tipo ‘Colon’ las carga el diablo. Lo digo sin cautelas ni medias tintas. Soy reacio a la promulgación de una ley que, lejos de emerger como resultante de un acto de generosidad y acuerdo, irrumpe en escena como un trágala sin el cual no hay investidura para Pedro Sánchez. Me opongo a ella, entre otras cosas, porque me indigna el intrusismo de la vicepresidenta Yolanda Díaz. Una mujer que, en plan alumna aplicada, intenta hacer los deberes (copiados) antes que sus compañeros de clase. Patético y antiestético tanto oportunismo, tanto tacticismo hueco. Salvador Illa rebosante de sensatez pide sosiego, discreción y paciencia. Lógico, es el rol que le corresponde en esta función que ya dura demasiado. Ahora bien, alguien debería recordarle a Carles Puigdemont y a Pere Aragonès que fue el PSC quien gano las últimas elecciones en Cataluña obteniendo doscientos mil votos más que la suma de Junts, ERC y la CUP. Y, si me apuran, no esta de más explicar también que el PP fue tercera fuerza política rebasando a todos los grupos independentista. Cuando el prófugo de Waterloo, y su sacerdotisa Míriam Nogueras, pidieron ‘cobrar por adelantado’ lo ideal hubiera sido recordar a los peticionarios la oferta política que esbozaba originalmente Pedro Sánchez. A saber: La confeccion de un gobierno progresista con un fuerte contenido social; un reconocimiento de la plurinacionalidad de España; un dialogo tendente a desjudializar la política catalana... Eso debería de haber sido un ‘lo tomas o lo dejas’ y allá vosotros con las consecuencias. El buenismo de los socialistas ha abierto las puertas a la insolencia y las bravuconadas que emanan de los cenáculos independentistas. Cuando Jordi Pujol aconseja a sus correligionarios no caer en la candidez a la hora de negociar la investidura obvia la historia; olvida que el PSC facilitó la de Artur Mas en el 2010 y que luego este no cumplió los compromisos adquiridos. Puestos a desconfiar de las personas todo el mundo sabe que fue Puigdemont el que dejo en la estacada a todo su gobierno huyendo a Bélgica sin avisar. Pero el colmo de los colmos es cuando el fugado, con un escaso 11’7% de los votos, se arroga la representación de todos los catalanes y se niega a reconocer como interlocutor a Salvador Illa. Tanta chuleria, disculpen la expresión, me inquieta y me lleva a la conclusión de que esta gente no es de fiar, que en ellos no hay propósito de enmienda y que nos la van a jugar de nuevo. Una amnistia con el soniquete de la autodeterminación no es de recibo. Un individuo que desde Waterloo califica su chalaneo como el ‘compromiso histórico mas importante para Cataluña desde 1714, es preocupante. El efecto mariposa esta ahí; la teoria del caos nos dice que el resultado de un evento (¿la Amnistia?) esta sujeto a variables que no se pueden predecir y no siempre son buenas.

ERC SIEMPRE DANDO LA NOTA

 




   ¡ROMPAN FILAS! 


 La están cocinando a fuego lento. Sabemos que la amnistía es el plato estrella del menú de la investidura, ahora bien, desconocemos si nos la servirán a palo seco o con guarnición; ignoramos si el precio a pagar incluye café, postre y chupito. Pero observen, hay tantas miradas y expectativas alrededor del guiso del perdón que obviamos comentar otros asuntos de relevancia.Temas que tarde o temprano, en el debate presupuestario, tendrán gran importancia. Pienso, por ejemplo, en las partidas de defensa, en las de seguridad o de protección social y civil. Así las cosas llegó, como cada año, la tradicional parada militar del 12 de octubre que discurre por las calles de Madrid. En esa jornada algunos de nuestros patriotas azules, muy Pelayos ellos y Margaritas ellas, suelen abuchear al presidente del gobierno Pedro Sánchez; ese mismo día también algunos de nuestros recién estrenados ‘independentistas-dialogantes’ plantan al Rey y opinan que las Fuerzas Armadas son demasiado caras, sus desfiles una exhibición imperialista y la celebración festiva del 12 O un acto xenófobo. Unos y otros se consideran los genuinos portavoces de todo un pueblo e intérpretes, en exclusiva, de no se sabe bien qué modelo de país. Gabriel Rufián, fiel a su modus operandi parlamentario, ha registrado en el Congreso de los Diputados una Proposición No de Ley para suprimir los desfiles y paradas militares en toda España. Lo justifica mentando el indeseable ‘trasfondo ideológico’ del evento. Flanquea al portavoz republicano el plumilla Francesc Marc Álvaro. Ambos echan mano de un conjunto de tópicos arcaicos sobre el papel de los ejércitos, la colonización de América y el exterminio de los indígenas. Puro folklore pseudopacifista e hispanófobo lo que se destila de la Propuesta No de Ley presentada, intencionadamente, un 12 de octubre por los republicanos. Los de Pere Aragonès y Oriol Junqueras han de dar cada día la nota para contrarestar el efecto mediático del galimático ‘compromiso histórico’ que propone Miriam Nogueras. La lucha por la paz y el antibelicismo no pasa por desenterrar viejos clichés contra el ejército. Actualmente nuestras fuerzas armadas no tienen nada que ver con las de la dictadura franquista. Hoy estan sometidas a la autoridad civil que eligen democráticamente los ciudadanos en las elecciones generales. La ministra Margarita Robles, al igual que el resto del Ejecutivo, da cuentas periódicamente de su actividad en las Cortes. Incluso muchos de los que en nuestra juventud hemos abominado del militarismo subyacente en la sociedad, hoy reconocemos el papel del ejército en misiones de paz o ante los incendios y las catástrofes naturales. El ex comandante Juli Busquets, uno de los fundadores de la Unión Militar Democrática (UMD) nos dejó para el estudio su obra ‘Militares y Demócratas’. Lo publicó como complemento a su conocido libro ‘El militar de carrera en España’. Textos ambos de obligada lectura para todo aquel que pretenda opinar o aproximarse a un análisis riguroso del papel del ejército en España. Algo parecido ha sucedido con la recuperación de la figura y el buen nombre de los Guardias Civiles que se mantuvieron leales al gobierno de la República en 1936. El caso del General Antonio Escobar es paradigmático al respecto. Los datos, las cifras y la práctica de nuestros militares desmienten las tesis de los que creen que todo sigue igual que antes del 78. Ahora bien, si lo que ERC busca en sede parlamentaria es escenificar para su público -cada vez más escaso y desmotivado- que rechaza el 12 O por sus reminiscencias franquistas y su exaltación del colonialismo tendremos un problema a medio plazo; si lo que ERC persigue es perpetuar hasta la nausea su competencia en clave patriótica con Junts, la legislatura española va a estar sumida en la inestabilidad y la catalana seguirá en la cuerda floja. El ‘rompan filas’ de ERC no es más que el ¡Viva Cartagena! de un cantante mediocre. Visto lo visto uno llega a la conclusión de que nuestro país necesita políticos hábiles y con una buena dosis de suerte. Le sobran, en cambio, políticos de fortuna. Mientras tanto, la cocina non-stop sigue abierta hasta finales de noviembre.

                                                                   SOLO LE PIDO...

 

Les aseguro a ustedes que estas lineas no son un ejercicio frívolo de equidistancia; tampoco una búsqueda de culpables -seguro que los hay- para echarles en cara su crueldad, su manifiesta maldad. Son tan solo un lamento, son la expresión escrita de la pena que me corroe por dentro tras contemplar el cuerpo  de una niña destrozado por las bombas en la franja de Gaza, o la garganta cercenada de una joven en un kibutz cercano a la frontera. Cuando la sinrazón y el odio se apoderan de las acciones de los hombres, la humanidad languidece y nos sumergimos en una barbarie en la que aflora la muerte. Tres minutos de imágenes de destrucción y guerra  en televisión bastan para remover el estómago de cualquier persona con un mínimo de sensibilidad. Esos mismos noticiarios que nos aterrorizan narrando las consecuencias de los combates, más tarde nos obnubilan mostrando manifestaciones de apoyo a uno y a otro bando, recogiendo declaraciones de jefes de estado y de sesudos analistas. Algunos políticos, los hay mezquinos,  incluso intentan obtener réditos de estas tristes circunstancias. Mientras todo ello acontece, bombas, balas y misiles siguen sembrando la muerte con la bendición de los gerifaltes de ambos bandos. En esos instantes, si les invade una extraña sensación de impotencia, les recomiendo recuperar la inolvidable canción de Mercedes Sosa que decía: “Solo le pido a Dios que la guerra no me sea indiferente. Es un monstruo grande y pisa fuerte toda la pobre inocencia de la gente”.

Mercedes Sosa - Sólo Le Pido a Dios (con León Gieco)

¡¡ YA VALE !!

 

ATRAPADOS Y CONFUNDIDOS


 El que no esté atrapado que tire la primera piedra. Ebrios de retórica, muchos de nuestros políticos son incapaces de reconocer que estan pillados en el laberinto de sus palabras. Cuando Pere Aragonès, desde la tribuna del Parlament, llama a sumar esfuerzos para hacer posible ‘la resolución del conflicto con el estado represor’, levita satisfecho sin pensar que genera conflicto; cuando una resolución de ERC y Junts intenta condicionar, con planteamientos maximalistas, la investidura de Pedro Sánchez, sus promotores muestran satisfacción pero saben que es un brindis al sol. Hay gesticulaciones que devienen obscenas en sí mismas porque todo el mundo sabe a qué obedecen. Enzarzados en una batalla a cara de perro andan los de Puigdemont y los de Junqueras pugnando por capitalizar los réditos que consigan obtener de sus negociaciones con el PSOE. Los republicanos no soportan ir a rebufo de los de Waterloo y éstos ansían venganza. Se cumple un año de la ruptura del ejecutivo catalán. Las consecuencias de esa enfermiza pelea por la hegemonía en el seno del cosmos secesionista pueden llevar al país a unas nuevas elecciones en el mes de enero. Es una obviedad demostrada que a los gerifaltes independentistas les importa un carajo la salud de la democracia española. Ellos medran y callan ante todo tipo de despropósitos. El pasado 1-O, desde la ANC convocaron una manifestación en la plaza Urquinaona con la ilusión de que algunos mozalbetes osaran levantar el asfalto -añoranzas del 68- a la búsqueda de adoquines y luego de playa. Son tan pueriles que piensan que el movimiento ha de hacerse ver para hacerse valer. Atrapados también lo están los jetzales vascos entre socialistas y Bildu; los de Núñez Feijóo entre las cacicadas de VOX en provincias, el sector duro del PP y las chulapadas de Isabel Díaz Ayuso. Atrapada está, a tres bandas, la vicepresidenta Yolanda Díaz con Unidas Podemos e IU. Y, porqué no decirlo, pillado está el socialismo hispano rumiando si vale la pena tanta mudanza y reforma si, como parece, los del llavín de la investidura prefieren vivir en una reserva. No en vano la portavoz de la ANC, Dolors Feliu, propone que de forma automática, y tras la consecución de la Amnistía, el Parlament proclame de inmediato la segregación de Cataluña del Reino de España. La política de este país tiene algo de Escape Room. Quizás por ello muchos ciudadanos manifiestan estar hartos, atrapados también en la nada de un debate territorial en el que donde dije digo, digo Diego. Ardo en deseos de oir lo antes posible al presidente Pedro Sánchez explicar su propuesta de acuerdo político para armar la investidura. Suele ocurrir que en ausencia de una voz autorizada otros, seguramente de buena fe, intentan cubrir huecos de discurso con sus propias ideas u ocurrencias. Hace un par de días el diputado del PSOE Oscar Puente, en declaraciones a la COPE, afirmó que veía inviable un referéndum de auto determinación en Cataluña. La pregunta venía al hilo de las soflamas que a lo largo de estas últimas semanas han pregonado los independentistas catalanes. Pero acto seguido, el pucelano se sacó de la manga un pensamiento híbrido capaz de confundir a propios y extraños. Llegó a afirmar que en la Constitución española sí cabe “una consulta para valorar un marco de consulta”. Galimatías de difícil comprensión que puede abrir la puerta a interpretaciones interesadas o torticeras. Me cuesta imaginar a Salvador Illa y a los socialistas catalanes descifrando ese trabalenguas. Que hable Pedro Sánchez y luego ya veremos que hace cada cual. Una cosa es estar atrapados buscando salidas y otra vivir eternamente confundidos. Ya vale.

19.9.23

 

¿ A DÉBITO O A CRÉDITO? 



 Hay quien afirma que la izquierda en nuestro país es especialista en auto lesionarse, que en ella hay demasiado masoquismo, demasiada complacencia en sentirse maltratada, demasiado personaje resentido que no sabe salir de escena y dar un paso al lado. Algo de cierto debe de haber en todo ello cuando por ejemplo, en esa tierra de nadie que hay entre investiduras, Ione Belarra, -y lo que queda de Podemos- plantea como condición sine qua non para apoyar un futuro gobierno de Pedro Sánchez, la continuidad de Irene Montero al frente del ministerio de Igualdad. Petición a todas luces inoportuna en parámetros políticos, también en términos de agenda, cuando aún anda pendiente la presentación en sociedad de Núñez Feijóo. Exigencia tan improcedente y errónea como lo fue la visita de Yolanda Díaz a Waterloo a principios del mes de septiembre. La dirigente de Sumar, y su monaguillo Jaume Asens, situaron a destiempo a Carles Puigdemont en el epicentro del debate de las investiduras. Ahora pagamos las consecuencias de esa tremenda torpeza. La supuesta ala izquierda del ejecutivo español ha contribuido, con su afan de notoriedad, a colocar en el núcleo de las discusiones lo identitario en detrimento de lo económico y social. Sí, algunos sectores de la izquierda son especialistas en auto lesionarse, en mecerse en lo táctico olvidando lo estratégico renunciando a su ideario y programas. Por si ello fuera poco, en el cosmos socialista las declaraciones de Felipe González y Alfonso Guerra ante la non nata ley de amnistía, han generado incomodidad y gran controversia. El debate suscitado no ha estado exento de desafortunados comentarios, insultos y descalificaciones contra los objetantes. Los los medios de comunicación y las redes sociales han sacado punta de ello. Flaco servicio a la libertad de expresión la de los dogmáticos que olvidan que en el PSOE, desde su más temprana historia, hubo siempre pareceres diversos y confrontados (Largo Caballero, Indalecio Prieto, Julián Besteiro Juan Negrín...). Hay tanta sequía de verso libre en el seno de nuestra izquierda que no estaría de más, como terapia, aplicar aquella conocida máxima de Mao consistente en “Permitir que cien flores florezcan y que cien escuelas de pensamiento compitan...”. Eso sí, con respeto y sin dar munición a los adversarios. Hace pocos días un apesadumbrado Fernando Onega comentaba en uno de sus artículos, que en este país no faltaba ningún ingrediente para poder proclamar el ‘estado de crispación’. Acertaba el veterano y laureado periodista. La agresividad verbal de algunos portavoces de los principales partidos políticos, la convocatoria de actos y manifestaciones anti amnistía en toda España y los planteamientos cada vez más intransigentes de los dirigentes independentistas no auguran nada bueno. Núñez Feijóo agita la calle, no tiene apoyos suficientes para conseguir que prospere su candidatura, actua como oposición y renuncia a vertebrar un discurso y una propuesta creíble. La izquierda mientras tanto se dispara un tiro en el pie tolerando bravuconadas independentistas con resignación. Los tuit de Carles Puigdemont en jerga bancaria ensucian y dificultan cualquier negociación política. Todo huele a nuevas elecciones. ¡Abran juego señoras y señores! Se aceptan apuestas acerca de quien va a pagar la factura política de llevar de nuevo a los ciudadanos ante las urnas. A fin de cuentas tiene mucha razón Rafael Jorba cuando en sus artículos sostiene la idea de que el verdadero problema ya no es la viabilidad constitucional de una amnistía, sino el coste político que supone plantearla como el elemento clave para lograr la investidura de un gobierno progresista. Nadie sabe si la investidura la vamos a pagar a débito, a crédito o si va a saltar la banca. Tiempo al tiempo. Así las cosas, igual lo mejor para la izquierda hispana, en lugar de auto lesionarse, sería echar mano de Mariano José de Larra y releer su ‘Vuelva usted mañana’.