El blog d'en Joan Ferran

10.10.19

CONJUGAR EL VERBO ACATAR




ACATAR Y/O PROTESTAR

 La gente sensata respeta las reglas del juego. Son la garantía para que las cosas fluyan con normalidad, sin estridencias ni trampas. Quizás por ello, y también por convicciones democráticas, acato las decisiones judiciales más allá de la opinión personal que me merezcan las mismas. Por idénticas razones no tengo inconveniente en defender la libertad de expresión de todos aquellos que están ansiosos por salir a la calle a manifestar su contrariedad y mal humor. Otra vez estamos ante las reglas del juego; eso sí, siempre y cuando las movidas estén impregnadas de espíritu cívico y respeto hacia los discrepantes. Algunos aspiran a que esas movilizaciones, marchas y performances se dilaten sine die en el tiempo; están en su derecho. Otros, en clave ‘adventista’, afirman que son sólo el aperitivo de algo que va a llegar irremediablemente. Sinceramente, a estas alturas de la película, uno ya no puede adivinar si ese final anunciado va ser Ítaca o el Leviatán. Me temo lo peor. Pero poco importa eso ahora. Hace ya un cierto tiempo el profesor Nuccio Ordine escribió un librito con un título sugerente: ‘La utilidad de lo inútil’ en el que nos hablaba de la locura de Don Quijote, héroe de lo inútil y lo gratuito. Sus reflexiones regresan a mi mente al hilo de todo lo improcedente e inexplicable racionalmente que sucede en este país. Pues bien, la fiesta comenzó; usen la calle, desfilen, alcen la voz, dejemos que todo fluya para satisfacción, realización y solaz del personal… Pero, no sin antes lanzar un aviso para los navegantes confiados: El fármaco de la huida hacia adelante, que recetan algunos iluminados, en lugar de sanar a este país enfermo lo está debilitando aun más. Por tanto sería conveniente que, antes de llegar a la extenuación, alguien sugiriera pactar dentro de la legalidad un reinicio sin aristas. Acatar y protestar libremente es lícito, son dos caras de una misma moneda de curso legal y de idéntico valor. Esa moneda hay que llevarla siempre encima sin reparar si cae del haz o del envés. ¿Somos demócratas o no?

¿ ESTAN CIEGOS ?



¡LA VIOLENCIA EXISTE, IDIOTA! 


 Que no nos vengan con milongas ni lloriqueos de tango triste. El personal sabe que detrás de los ‘istas’ (socialistas, anarquistas, falangistas, islamistas, independentistas etc.) existe un santoral con personajes ilustres y admirados, pero también un listado de malditos e innombrables. Alrededor de corrientes de pensamiento e ideologías se han dado cita desde grandes filántropos hasta sátrapas despreciables. No creo que sea necesario poner ejemplos. Un somero repaso a la historia de la humanidad y sus protagonistas dan fe de lo que les expongo. Por ello uno no puede más que asombrarse cuando en la pantalla del televisor aparecen individuos, como Quim Torra o madame Paluzie, afirmando con descaro que el independentismo es pacífico y pacifista por antonomasia. El espíritu violento vive en los demás y, sobre todo, en la pérfida España y sus gobiernos. Oigan, pues no. En el independentismo hay y hubo de todo como en botica. Entre sus filas descubrimos tanto a un místico Xirinacs como a los hermanos Badía; tanto a los fachas militaristas del Moviment Identitari Català como al más paciente y pacifico militante de base del maltratado PDECAT… Y lo mismo digo y hago extensible a otros ‘ismos’ y ‘istas’ de los que ya hablaremos otro día con detenimiento. Algunos escribas a sueldo y voceros del independentismo irredento han jugado estas últimas semanas a difuminar la condena de la violencia, sin darse cuenta que su actitud pude convertirse en un boomerang que les acabe golpeando sin piedad. A estos predicadores del secesionismo nadie les ha instado a que anatemicen a personas que se hayan sujetas a investigación judicial. Nadie, tan sólo se les ha sugerido una condena genérica de la violencia como método de combate político. Gabriel Rufián lo ha hecho sin renunciar a su credo y eso le honra, otros no tienen la gallardía suficiente que se le supone a un representante de los ciudadanos. El sectarismo nubla la razón convirtiendo al hombre civilizado en un cretino. Se avecinan tiempos difíciles en los que la convivencia va a peligrar aún más. Si los que ostentan la más alta representación institucional de Cataluña en lugar de sosiego transmiten ira, estamos apañados. Quim Torra tiene en su haber demasiados despropósitos políticos y multitud de excesos verbales. Vienen curvas peligrosas. Ha llegado el momento en el que es preciso exigir al President que recapitule y frene antes de que sea demasiado tarde. Dicen que a Torra le gusta leer a los clásicos. De ser así recordará sin duda aquella máxima de Sófocles que dice: “Cuando la violencia de las pasiones mengua y su fuego se amortigua, el hombre se ve libre de un pelotón de tiranos” Libérese de sus tiranos President.

2.10.19

BATLLE HO TE CLAR....I COLAU?




QUAN LA INSEGURETAT ESDEVÉ ANGOIXA

 Recordo haver llegit, no sense sorpresa, un llibre del filòsof italià, Toni Negri, amb referències elogioses envers el president espanyol Rodríguez Zapatero. En les pàgines de “Goobye Mr Socialism, el pare espiritual de molts esquerranistes radicals lloava la valentia de Zapatero en impulsar determinats drets civils en una societat, com la espanyola, on el pensament conservador havia niat molts anys emparat pel franquisme. Als inicis del seu mandat presidencial el vent bufava a favor i tot va ser políticament meravellós i agraït. Però l’art de governar és quelcom més que legislar en positiu aspectes que la societat ja ha assumit, o acceptat, en la pràctica. Governar també es preveure i resoldre satisfactòriament tot allò que es creua en el camí del gestor públic i que el ciutadà reclama. Zapatero, entossudit, es va negar a reconèixer que la crisi trucava a la porta i es va fer l’orni. Error greu. A partir d’aquell fet la seva obra de govern es va ressentir. No ha estat l’únic en voler tancar el ulls, sembla haver fet escola. Més enllà del serial del Procés, i les seves escorrialles, Catalunya viu una manifesta crisi d’inseguretat malgrat ho negui l’alcaldessa de Barcelona. Ada Colau avui, com Zapatero ahir, juga a no acceptar l’evidencia i cada dia que passa, com li va succeir al president espanyol, perd uns grams de credibilitat. No deixa de ser paradoxal que davant de notícies reiterades de morts, robatoris i ganivetades a dojo, la primera autoritat de la ciutat s’enroqui i parli de conspiració mediàtica. De res serveix centrifugar les culpes perquè els problemes no s’esvaeixen sols. Ha estat un element positiu que les diferents administracions concernides es reuneixin per abordar el tema; cert, però urgeix un debat profund i valent sobre les polítiques de seguretat i les qüestions que se’n deriven. En aquest debat pendent, sens dubte, hauran de participar-hi totes les forces polítiques del país, però és a les esquerres a les que s’exigirà un plus de realisme i una contenció en el postureo i la ingenuïtat. I no cal que en Josep Ramoneda escrigui articles al diari El País defensant iniciatives de la alcaldessa o intentant vestir de profunditat intel•lectual el tema. Tothom és conscient del paper de la droga i els narcopisos en aquest assumpte, i de la necessitat de politiques d’Estat al respecte, també de la utilització demagògica amb el segell dels Casado. Com és obvi no tot es soluciona amb un augment de plantilles i efectius patrullant pels carrers, ni amb quatre mossos fent guàrdia a les places. Calen mesures complementàries de fons de caire preventiu, educatiu i social. Es clar que sí! Però, quan la ciutadania atemorida reclama protecció, el polític té l’obligació d’acudir d’immediat i actuar. Diguem-ho clar, la seguretat a tots els nivells és una de les obsessions malaltisses de la ciutadania del segle XXI. També és, cal dir-ho, un dels negocis mes rendibles que va a l’alça. Tots ‘comprem’ seguretat. El ciutadà que es fa soci del RACC, generalment, no ho fa per passió associativa si no perquè l’entitat li ofereix ajuts de tipus sanitari, mecànic, repatriacions exprés o grua en cas d’avaria. El RACC ven seguretat. I què em diuen vostès de les alarmes, dels ‘segurates’, de les mútues i assegurances de tota classe? El ciutadà, per força o de bon grat, inverteix en seguretat. És per aquesta raó, i per les inherents a les funcions de les administracions, que qualsevol govern amb un mínim de solvència ha d’afrontar sense complexos tant el problema de la inseguretat com la percepció subjectiva de la mateixa. El turisme és un be caigut del cel però també un fenomen amb arestes a gestionar amb intel•ligència. Els narcopisos un estigma que cal eradicar, de la mateixa manera que les bosses de pobresa o el comerç fraudulent. Aquestes qüestions i altres de espinoses com el tractament dels il•legals, o els anomenats ‘menas’, estan en la ment de molts catalans preocupats per la bona marxa de la seva ciutat. Si els governs no actuen amb eficàcia el brou de cultiu per a ideologies extremes estarà a punt. Negar la realitat és un mètode de treball poc recomanable per a polítics amb ganes de solucionar temes. La gent prefereix aquells que s’arremanguen i es situen -si cal- davant la manifestació

LO VOLVERÉ A HACER





Lo volveré a hacer con mayúsculas. Sí, aunque sea a lo Carlos Gardel con la frente marchita y las nieves del tiempo plateando mi sien. Ya sé que el tiempo es oro, que pasan los años y se perdió de nuevo una oportunidad. Lo sé, pero volveré a votar a conciencia. Lo haré aunque sea a lo Maruja Torres, con una palangana bajo el brazo para contener la nausea que provoca el cabreo y el mal humor. Insisto, lo volveré a hacer porque estoy convencido de que los adolescentes aprenden de los errores y maduran. Es más, no se puede malograr el destino colectivo de un país ‘por una cabeza y todas las locuras’ (regreso de nuevo al rey del tango)… A un servidor de ustedes no lo van a camelar ni los tertulianos catastrofistas ni los publicistas del desánimo. Tampoco esas voces subterráneas interesadas en que la gente se quede en casa y aparque sus esperanzas pensando que no hay salidas, que todo es un cambalache. Menos aun me van a amilanar aquellos que juegan a denostar nuestro estado de derecho desde un pulpito institucional. Nos quieren con una actitud pusilánime, recostados en la molicie, contemplando la pantalla de un televisor. Y eso amigos lectores sería lo fácil, lo menos comprometido; pero, sobre todo, sería un agravio a todos aquellos que, a lo largo de la historia de la humanidad, lucharon para que podamos hoy ejercer ese derecho fundamental que diferencia las democracias de las dictaduras: el derecho al voto. Iré a votar por mis ideas y por civismo, pero también para que el gusanillo de la conciencia no pueda exigirme responsabilidades si mí querida España -toco madera- regresara al lado oscuro. Lo haré porque estoy convencido de que el abstencionismo preñado de desengaño abre las puertas del Averno político. Eso sí, no esperen de mi condescendencia para los culpables del hartazgo y el desánimo, tampoco justificación de lo injustificable. Voy a ir a votar con ganas, cuantas veces sea preciso, para intentar cerrar el paso a esos políticos carroñeros amantes del ‘cuanto peor mejor’.

18.9.19

QUIEN PAGARA LAS CONSECUENCIAS?

¿QUIEN PAGA LOS INTANGIBLES? No hubo sorpresas de última hora más allá de las ocurrencias ‘last minut’ de Albert Rivera. Nunca el refranero popular fue tan sabio:”Entre todos la mataron y ella sola se murió”. Feneció la legislatura y con ella la posibilidad de desafiar una nueva etapa. Pero lo hecho, hecho está. Corresponde ahora recapacitar acerca de las consecuencias y los intangibles que acompañan este momento histórico. Por encima de la ideología, religión o simpatías de cada cual hay cosas que conviene leer si no se quiere vivir excesivamente adocenado y perder la fe en el sistema democrático. Un servidor de ustedes recomienda los artículos de Zarzalejos, Rafael Jorba, Onega o Toni Puigverd. Paso de los trabajos de los, y las, escribas a sueldo por lo que tienen de previsibles. También sugiero repasar los blogs de Oriol Bartomeus y Bernat Dedeu; o seguir los twets, siempre selectos e inteligentes, del Club Cortum, Joan Coscubiela o Ignasi Guardans entre otros… Me dirán que estas recomendaciones se hallan ideológicamente muy alejadas entre sí. Evidente, pero quizás por ello conviene escudriñarlas con suma atención e intentar destilar un denominador común positivo; un hilo transversal que bien podría ser una exigencia de rigor y honestidad política e intelectual por encima de sectarismos y mentiras. Por ejemplo y sin ir más lejos, FernadoOnega en La Vanguardia y Oriol Bertomeus en su blog, nos advierten de los efectos colaterales a medio plazo de los bloqueos políticos, de la celebración de nuevas elecciones y de la verborrea populista al uso. Ya se verá qué resultados electorales obtiene cada partido el diez de noviembre, también si la abstención crece o si la extrema derecha pierde fuelle… Tiempo al tiempo. Pero ¿Alguien se ha parado a pensar en esos ‘intangibles’ que no aparecen cuantificados en las encuestas y amenazan con apoderarse del ánimo del personal? Situaciones como las vividas estos últimos meses minan la confianza del ciudadano en el funcionamiento democrático, devalúan el liderazgo y la credibilidad de los políticos y fomentan el desanimo. Volveremos a las urnas y ejerceremos nuestros derechos democráticos pero nadie nos garantiza que un intangible, confeccionado a partir del hartazgo, nos conduzca al reino del escepticismo y la desafección. En ese reino anidan monstruos deseosos de regresar y la estupidez.

17.9.19

SIN INDEPENDENCIA Y SIN IMAGINACIÓN



EL MISTERIO DE LAS CAMISETAS SEPTEMBRINAS 

Nada nuevo bajo el sol, y menos en un septiembre con gota fría. Por fin se ha sabido quien inspiro a los colegas de madame Paluzie el asunto de las camisetas pintureras que se compran en Bon Preu,Vilaweb o los bazares chinos. Dicen que un historiador erudito y enjuto, afín a la causa secesionista, les comentó la argucia empleada por el general golpista, Gonzalo Queipo de Llano, que ordenó a sus tropas desfilar repetidas veces por las calles de Sevilla ataviadas con distintos uniformes; que si de Guardia Civil, que si del Tercio, que si el de regulares… El objetivo no era otro que aparentar una fuerza castrense superior a la real. Y le funcionó el tema al militar de Tordesillas para desgracia de miles de sevillanos. Salvando las lógicas distancias en el espacio y el tiempo, los correligionarios de madame Paluzie llevan desde antes del 2012 gestionando el tingladillo de las camisetas para uso puntual de convencidos, figurantes y maniquíes. El efecto visual en TV3, apuntan, suma adictos a la causa. Un once de septiembre sin un color identificativo deviene para los creyentes una festividad insubstancial, anodina. Nada nuevo, Don Miguel de Unamuno ya dijo que a los catalanes nos puede la estética. Pero no se lo pierdan, hay incluso quien hace colección de ellas por colores y tallas. Visto el éxito continuado del producto los fabricantes de las codiciadas prendas -dado que el personal envejece y se ensancha- prometen para la próxima Diada nuevos tonos y tallas 6 y 7 XXL. El Punt-Avui cuenta que en algún hogar de prole numerosa se están planteando acudir a la Republica de Ikea para adquirir un armario ropero donde guardar los modelitos de años anteriores. También relatan que muchas familias patriotas han aplazado la compra a la espera de que la ANC ultime la lista blanca de los comercios y empresas fieles al talibanato secesionista. O sea que lo de Ikea, de momento, se mantiene en stand by. Al ritual político-emotivo-sentimental se le ha añadido el mercantil. ¡Ah! Y no olviden ustedes el casco amarillo que impide el sentido común y ahuyenta debilidades pactistas. Un articulista de La Vanguardia comentaba que septiembre le daba miedo “por lo que tiene de ‘déjà-vu’ y por las repeticiones de más de lo mismo para no ir a ningún lado”. Palabras cargadas de sentido común las suyas. Ho tornarem a fer han bramado cariacontecidos algunos miles de nuestros conciudadanos en el corazón de la plaza España. Eran muchos, cierto, pero no tantos como otras veces. Aunque eso, a estas alturas de la película, ya da igual. Sí el próximo año los forjadores de quimeras imposibles vuelven a confeccionar camisetas multicolores será porque aun no habrán asimilado que les conviene hacer las cosas de otra forma. No es bueno que un país languidezca de aburrimiento lloriqueando por las esquinas. Quizás el misterio que se oculta bajo las camisetas no es el corazón, la belleza y forma de los cuerpos que cobijan, si no el modus vivendi de unos mercaderes que aspiran a seguir siendo mandarines.

5.9.19

TSUNAMI PARA DESNORTADOS



¿HAIKU O TSUNAMI? 


Lo nipón está de moda, se lleva. Miquel Iceta suele obsequiar a sus seguidores, adversarios y amigos, con un haiku muchas mañanas. Ya saben ustedes que los haikus son poemas breves de pocas silabas, referentes a las estaciones del año, con los que el bueno de Miquel nos manda mensajes encriptados. Cada día un haiku afirma él; cada Diada un eslogan imposible, digo yo, en boca de los hiperventilados de turno. Cada Once de septiembre, casi siempre sin tarjeta, las mercaderes del apocalipsis patrio aguijonean a sus peones anunciándoles que el combate final es inminente, ‘a tocar de dits’. Erráticos, y sin discurso creíble, viven sin vivir en ellos a la espera de que una chispa prenda ese fuego purificador que todo lo ilumina. Desean que la humareda difumine su torpeza y desorientación. Ahora bregan para generar, dicen, un ‘tsunami democrático’. Observen, en ese hipotético maremoto a la catalana no hay ni mensaje, ni poesía, ni un mañana prometedor como en los haikus de Miquel. La palabra tsunami, aunque se adjetive democrático, tiene un algo de oxímoron, trae a la mente imágenes de aguas incontenibles y devastación. Los haikus, en cambio, insinúan momentos plácidos, buen humor y guiños. Nada que ver con aquella revolución de las sonrisas que ha quedado en las hemerotecas como un recuerdo de un pasado que no conviene repetir. La marea sube y baja; viene y va. Algunos plumillas, antaño de verbo desatado, hoy hurgan en el archivo de las políticas posibles buscando salidas honorables al ‘cul de sac’catalán. Del ‘Per què hem guanyat’ hemos pasado al ‘qué collons hem de fer ara? Toca haiku, molts haikus.

28.8.19

TORRA Y SUS TIGRES DE PAPEL


Vuelta a empezar. Observo en la televisión pública catalana imágenes que muestran cómo el ejecutivo que preside Quim Torra regresa al Palau de la Generalitat tras el paréntesis vacacional. En un primer plano aparecen la consellera tractoril, la que publicita cervezas obscenas, y un cherif Buch quejoso del poder judicial. En segundo término saca su cabecita la confusa Meritxell Budó que no ha dudado, en su primera comparecencia, practicar vudú informativo contra los de Sánchez por “incumplir las leyes” mientras ella y sus acólitos dicen que “lo volverían a hacer”. Vuelta a empezar con perlitas presidenciales sobre la División Azul, las conspiraciones del CNI y las bombas -no las picantes- de la Barceloneta que ‘encuentra’ la Guardia Civil. Por si fuera poco no olvidemos cómo el gran Aragonés ha osado llevar a los tribunales, por moroso, al gobierno de España. La tele pública catalana nos muestra consellers sonrientes y ufanos caminando bajo naranjos ornamentales hacia la mesa camilla que el Govern usa para oficiar su espiritismo político pasado de moda… Pero seamos objetivos, en las imágenes que nos ofrece la caja de resonancia patriótica de TV3 no pega, ni con cola, el conseller de Educación Josep Bargalló. Siempre me he preguntado qué hace un tipo culto y dialogante. como Josep Bargalló, rodeado de una peña de frikis desesperados en busca de un destino. Sí, ya sé que me dirán que este individuo en la Univesitat Catalana d’Estiu repitió cosas parecidas a las de Quim Torra. No se engañen, eso huele a disciplina y secreto gubernamental. Sospecho que para todo un ex conseller en Cap que ha participado en gobiernos serios junto a personalidades como Pasqual Maragall, Carod Rovira, Joaquim Nadal o Caterina Mieras, volver al parvulario de la política debe ser muy duro. Vuelta a empezar del govern Torra con sonrisitas y afirmaciones que intentarán ocultar su incapacidad de hacer política en positivo. Todos sabemos que se aproximan días difíciles que no estarán exentos de irracionalidad e impulsos estomacales. Atrás queda un verano repleto de despropósitos intentado ridiculizar, o anatemizar. a los discrepantes. Quim Torra agita un tigre de papel que incluso los más sensatos del Govern -como Bargalló o Aragonés- simularán aceptar. Me dirán que todo es teatro, de acuerdo, admitamos que la movida vale como espantajo, pero los tigres, y más si son de papel, no tardan en arder e incluso queman las manos de los que los agitan..

25.8.19

TORRA NO CONTROLA LO QUE DICE.



Esperpentos políticos caniculares




 Humoristas y cómicos a la antigua usanza están que trinan. Sus viejos chistes verdes ya no hacen gracia, no gustan. Las alusiones a tartamudos, féminas, suegras y homosexuales, además de políticamente incorrectas, suenan a rancio y desfasado. Las gracietas televisivas de tiempos del tardo franquismo ya no se llevan ni en los mítines de Vox. Algunos de aquellos humoristas se han jubilado, otros reciclado, pero a los que aguantan en el mundo del espectáculo les ha salido competencia desleal. ¿Desleal? Sí, para qué ir al teatro o los actos de las fiestas del pueblo si en los medios de comunicación aparece una concejal de ERC, Alba Gordó, que nos propone tener pocos hijos y así combatir el cambio climático. La noticia suena a esperpento. Como esperpéntico y grosero es que toda una consellera de agricultura de la Generalitat se fotografíe con una cerveza artesana que lleva por nombre un obsceno “Fuck Spain”. 
¡Ay la canícula! Los calores traen consigo viborillas de verano no deseadas, cierto, pero que son reflejo de un país en el que algunos políticos están perdiendo el rigor y la seriedad ante la mirada incrédula de los ciudadanos. Y qué me dicen ustedes de ese individuo que espitado por la coca –de Coca-Cola, claro- y harto de pizza, tilda a los emigrantes de “pasajeros bien comidos”. El fichaje estrella de Albert Rivera, Marcos del Quinto, se ha convertido en una naranja amarga. Si al paisaje añadimos las pajas mentales del Institut de Nova Historia les aseguro que la confusión cerebral está garantizada. 
Por si ello fuera poco, Quim Torra, nuestro vicario unilateralista, se pasea por la Universitat Catalana d’Estiu de Prades predicando el enfrentamiento con el Estado. Esperpento este mayúsculo, inadmisible en boca de un presidente de la Generalitat “comme il faut”. ¿Saben qué? Estoy harto de tanto político especialista en hazmerreíres caniculares, estoy tan harto que me atrevería a sugerir que los metan a todos juntos en un Escape Room a ver si son capaces de encontrar una salida razonable sin derribar el edificio. Lo dudo

8.8.19

LA GUERRA PUIGDEMONT - JUNQUERAS





AIXÒ VA DE ‘SORPASSO’


 Diuen que el president Quim Torra està reorganitzant el seu equip fitxant nous assessors i deixant caure d’altres que no considera prou sòlids i solvents per resistir les tempestes polítiques que es preveuen la propera tardor. El president i els seus fidels, malgrat ser conscients que la legislatura catalana actual està exhaurida i sense capacitat per afrontar els problemes i necessitats de la ciutadania, pugnen per allargar l’statu quo imperant. Volen administrar el temps i la potestat de convocar eleccions. I ho volen fer fins trobar el moment mes idoni pels interessos de la facció que encapçalen. A aquestes alçades de la pel•lícula això ja no va de llibertat, o de país, si no que va de qui quedarà amb una posició de preeminència en el nou escenari polític català desprès de la sentència del Tribunal Suprem. I es que ja res és com era fa uns mesos. 
L’enfrontament dins el món independentista, per aconseguir l’hegemonia en l’espai secessionista, ha accentuat les contradiccions entre ERC i JxC. Els pactes municipals, i especialment el de la Diputació de Barcelona, han esberlat la unitat d’acció dels socis del Govern. Tot un símptoma que Pilar Rahola, la musa dels hiperventilants amb columna en premsa, s’atreveixi a afirmar que la tropa independentista està desorientada i sense rumb. Fins i tot la sempre entusiasta, Elsa Artadi, reconeix que ‘hem tocat fons’. Sols així s’entenen disbarats com les insinuacions sobre el CNI. Sospito que aquesta tardor la sentència del Tribunal Suprem ens regalarà penes dures i severes inhabilitacions. Tots sabem, també, que com a reacció se’ns cridarà a ocupar el carrer. I, per molt que es prediqui el contrari, les mobilitzacions aniran acompanyades de contenidors socarrimats, vidres trencats, carreteres tallades, bretolades i aturades laborals a diferents àmbits de l’Administració. Els estudiants faran vaga una vegada més, es manifestaran per la Diagonal i les parets del país apareixeran pintades maleint l’estat opressor. Els tractors es mouran i un munt de neumàtics vells cremaran. Quan això succeeixi, les cúpules d’alguns moviments secessionistes -amb Madame Paluzie al front, per exemple- pressionaran a ERC i JxC demanant-los aventures impossibles de difícil retorn. Amenaçaran amb explicar a la ciutadania que les institucions del país, i els seus partits nacionalistes, ja no serveixen per defensar el full de ruta de la secessió. Pressionaran com a fruit de la seva impotència i ho faran com mai. Arribat el moment més crític tan ERC com JxC hauran de reflexionar i decidir -aquest cop sí- si volen fer política de debò o seguir amb performances de colorets i samarretes. La competició entre els Torra-Puigdemont i ERC estarà servida i, molt em temo, que ambdós s’acusaran mútuament de traïció o, si menys no, de negligència i falta de contundència. Tot plegat foc d’encenalls; per que el que en realitat rau en el fons de la qüestió és la lluita per l’hegemonia en el camp de l’independentisme, l’herència del pujolisme i d’interlocució amb l’Estat. Alguns analistes sostenen la idea de que ERC, a diferència de JxC, té molt més elaborada que els seus competidors l’estratègia per aconseguir la preeminència. 
 El Partit Comunista Italià d’Enrico Berlinguer va encunyar un concepte -el sorpasso- que condensava en un mot el seu objectiu de desplaçar a la Democràcia Cristiana del poder. Iglesias també va jugar amb la parauleta respecte el PSOE però no se’n va sortir. Doncs bé, a Catalunya potser estem en portes d’un parell de ‘sorpassos’. A saber: el que pretén i desitja ERC superant i fagocitant el cosmos neo convergent, i el que el PSC pot aconseguir davant la fuga en direcció a Madrid de la gent de Ciutadans. La identificació del partit de Rivera amb la dreta espanyola, les coincidències amb VOX i la marxa de personalitats rellevants com Francesc De Carreras o Toni Roldán situen a Ciutadans en una posició de feblesa argumental en la política catalana. El PSC, de la mateixa manera que ERC en el àmbit secessionista, pot esdevenir en unes properes eleccions autonòmiques la primera força no independentista del Parlament català. Tothom lloa l’habilitat dels de Iceta en trencar la política de blocs i bastir pactes. Podríem estar en portes de un parell de ‘sorpassos’ molt útils per ‘desembussar’ Catalunya.

1.8.19

Luis Pastor - ¿Qué fue de los cantautores?

ARROZ TOXICO...





LAS PAELLAS DE PILAR 


No me lo invento. Ha saltado la noticia. Pilar Rahola lo ha confirmado en FAQS. Sí, en ese programa tan fantástico de la tele pública catalana que critican, incluso, algunos próceres serios del secesionismo. Dice ‘la bien pagá’ de tv3 que ha preparado para este verano un gran surtido de paellas en Cadaqués y en Waterloo. Peligro. Un servidor de ustedes desconoce si la materia prima para el experimento gastronómico llevara arroz del Delta y gamba de Palamós o bien, cosas de la lejanía, si la vocera independentista recurrirá al mejillón belga y la carbonara flamenca. No importa, se trata de hacer chup-chup incluso de vacaciones para llenar parrilla en el Tele Noticies. Sea como sea yo recomendaría a los posibles comensales mucha precaución. Las paellas de la Rahola son maléficas. Cuentan que las condimenta, de escondidas, un diablo unionista con un dron del CNI. Quien come de ellas suele complicarse la vida. Dicen que la digestión del plato en cuestión puede tener secuelas en el terreno afectivo, laboral y judicial. Si no que se lo pregunten a Trapero o al del palacete belga. Es más, si hay sobremesa con guitarra y canciones, y uno es de la lágrima fácil, la depre está garantizada. Ya ven, Pilar Rahola no descansa. Ahora que sus artículos faro-guía de La Vanguardia ya han fustigado a tirios y troyanos nos vende que desconecta sin desconectar. La omnipresente tertuliana de tv3 vive sin vivir en ella; es consciente de que ni en Barcelona, ni en Cadaqués, ni en Waterloo hay norte ni rumbo a seguir. Bon profit! Y que no se pase.

UN POCO DE ORDEN NO VA MAL...




BATLLE... ¿NUESTRO RUDY GIULIANI? 


Albert Batlle es un concejal con experiencia en gestión. Me atrevería a decir que es uno de los integrantes del consistorio barcelonés que mejor conoce los entresijos de la Casa Gran y de las dinámicas municipales. Batlle ha asumido, con rango de teniente de alcalde, los temas de seguridad en el nuevo equipo de Ada Colau. Y se nota. Algunos comerciantes de Sant Antoni y el Raval me comentaban que tras solicitar entrevistarse con el edil, a causa de un aumento exagerado de delitos, este se persono de inmediato para ponerse manos a la obra y organizar la colaboración de las diferentes fuerzas de seguridad. La alarma generada en el barrio había alcanzado niveles preocupantes. Buen comienzo. Albert Batlle es un individuo hiperactivo y sin los complejos que atenazan a algunos personajes de la izquierda cuando hay que abordar los temas de seguridad. Actúa dentro de la norma pero sin rendijas para un ‘buenismo’ mal entendido. Que la seguridad es un tema complejo en el que no basta con las respuestas represivo-policiales lo dice y lo sabe todo el mundo. Que conviene adoptar medidas globales y transversales y no caer en la espectacularización del problema, también. Pero el gestor político debe actuar y Batlle lo ha empezado hacer con buen tino. Un amplio despliegue policial ha frenado en seco la ocupación de la calle de los ‘top manta’. Lo ha conseguido evitando altercados y enfrentamientos innecesarios. El teniente de alcalde Batlle es un político que no suele abandonar lo promovido ni andarse por las ramas. Intentara llegar -si le dejan- a los objetivos que se marcó hace apenas unos días. Va a requerir apoyo ciudadano y comprensión porque el problema tiene aristas y la demagogia abunda. Sospecho que, salvando las distancias, va a convertirse en nuestro Rudy Giuliani.

PÍLDORAS DE UN DEBATE INACABADO





¡AG!... ¡COMUNISTAS! 

 No teman, no voy a ponerme nostálgico; tampoco cascarrabias. Ahora bien, les diré que algunas expresiones de las empleadas en el debate de investidura me han dejado un regusto amargo, me han entristecido. Arremeter contra los adversarios políticos forma parte de la rutina parlamentaria, lo sé. El que lo hace persigue la devaluación paulatina de los contrincantes con la esperanza de que la opinión pública les retire la confianza o su credibilidad quede mermada. A lo largo de estos días he oído repetidas veces, en boca de portavoces parlamentarios, reproches airados a Pedro Sánchez acusándole de haber pactado con okupas, etarras, golpistas, populistas y…¡comunistas!. No han faltado tampoco alusiones al advenimiento de un nuevo Frente Popular portador de mil desgracias. Puede que muchas de estas imprecaciones sean hijas de una retorica parlamentaria vacía en la que la agresividad del orador se exprese más en las formas que en el fondo. Puede que sea así, pero a un servidor de ustedes no le gusta, por ejemplo, el uso del concepto ‘comunismo’ como arma arrojadiza contra el adversario. Tampoco la de fascista, que quede claro, cuando se verbaliza de forma gratuita e inapropiada. Me duele el uso sucio del adjetivo comunista, como reproche, porque en este país fueron miles de hombres y mujeres los que lucharon por la democracia y la libertad bajo las siglas del PC -o del PSUC- poniendo su vida y su libertad en peligro. A la mente me vienen nombres como los de Solé Barbera, Puerto Otero, Marcelino Camacho, Antonio Gutiérrez Díaz o Solé Tura... A muchos de ellos tuve el honor de conocerles y compartir anhelos de libertad desde otra mirada política distinta a la suya. Puedo dar fe de su honestidad, de su amor a la humanidad y de su lucha por la democracia… y fueron ¡comunistas! Corren tiempos de infamia y olvido. Conviene, por todo ello, recordar el verdadero nombre de las cosas y no usar la palabra en vano. Pero no se preocupen en exceso por los exabruptos y la ignorancia de los indocumentados, aunque sean diputados. El cantautor cubano Silvio Rodríguez, en su tema ‘El Reino del Todavía’ recita: ‘nadie sabe qué cosa es el comunismo y eso puede ser pasto de la ventura’. Y esos de las Cortes aun saben menos.

20.7.19

FRANCESC DE CARRERAS DEJA CIUDADANOS


Conocí a Francesc De Carreras una fría noche de invierno en un restaurante del Poble Nou. Fuimos allí para hablar de política y de lo era y no era el catalanismo, de las políticas lingüísticas y del pujolismo. Foro Babel aun no había empezado a andar y las tesis de Francesc eran un buen estimulo para la discusión, eran razonadas y razonables. Luego cada cual siguió su camino, a veces en línea paralela, rumbo a otra Cataluña más integradora que la del nacionalismo. Siempre he experimentado hacia su persona un cierto punto de admiración nacido del respeto a su solvencia académica y coherencia intelectual. Sin necesidad de insistir en demasía prologó uno de mis libros críticos sobre el ‘procés’. Con posterioridad hemos ido coincidiendo en eventos, tertulias, conferencias y encuentros varios. Sus palabras siempre me han parecido hijas de una reflexión serena y honesta. Incluso cuando criticó la iniciativa de Pedro Sánchez, la de abandonar el congreso de los diputados, construyo sus palabras sobre una lógica política profundamente democrática. No será un extraño como yo quien lance juicios de valor respecto a su salida de Cs, no serían objetivos, olerían a parte interesada. Tan sólo expresaré mi deseo de que Francesc De Carreras siga escribiendo, opinando e interviniendo como siempre en el debate democrático de este país. Sus aportaciones son un lujo y -vista la falta de criterio de algunos dirigentes partidarios engreidos- sus columnas periodísticas de análisis político harán falta. Ciutadans cojea, se pierde en un magma que hipoteca su futuro y, desgraciadamente también, malbarata su pasado. Una pena. Alguien se ha cargado la tarea de otros enviando a la papelera de la historia la consolidación de un partido liberal de corte europeo capaz de pactar y hacer política con mayúsculas.

17.7.19




DESPRÉS DE L’ENUIG...SENY?


 No sé si la senyora Elisenda Paluzie, i els socis de Òmnium, són aficionats a la sociologia política i consideren que les classes populars -i especialment la classe obrera- ja no juguen un rol transformador en els àmbits de l’economia i la política. Allà ells. Potser són tan moderns que prefereixen adaptar matusserament, a la catalana, les tesis de Toni Negri i Michael Hardt en les que s’albira un nou subjecte històric : la ‘multitud’ en marxa. Una multitud que de forma espontània, abnegada i il•lusionada serà capaç de forjar una alternativa democràtica global fins assolir la independència. Les cúpules d’alguns moviments secessionistes estan entossudides en voler fer creure a la ciutadania que les institucions del país, i els seus partits nacionalistes, ja no serveixen per defensar el full de ruta de la secessió. Però no sols això, també prediquen l’idea de que els que pacten son una colla de venuts als interessos de Madrid i amants del 155. Per fer sentir la seva veu, i indignació, varen enviar uns quants escamots amb estelades a les portes de la Diputació de Barcelona i a les seus del PDeCAT i ERC. Allí unes dues-centes persones es van desfogar titllant de traïdor i botifler al personal que, mirant-los amb cara de perplexitat, entrava i sortia de la cerimònia de proclamació de la nova presidenta Marín. La ‘multitud’, majoritàriament integrada per senyores benestants i jubilats, seguia així les instruccions dels dirigents de Òmnium i la ANC... Però això ja es anècdota. Hem tocat fons, com molt bé va dir Elsa Artadi. Malgrat que fins i tot hiperventilades com Pilar Rahola i Empar Moliner han reconegut que la tropa independentista està desmotivada i sense rumb, els dirigents ‘movimentistes’ estan disposats a jugar la última carta: la reacció airada al carrer contra la sentència del Tribunal Suprem. A tal efecte entraran en joc per escalfar al personal tots els instruments, públics i privats, a l’abast del independentisme més irredent. La premsa subvencionada i els seus escribes a sou ja estan esmolant les eines. La tele catalana ja ha començat la seva particular campanya mobilitzadora fent noticia de coses que no ho són gaire. Crida l’atenció l’entrevista efectuada a Jordi Sánchez en la que el reclús reclama ‘una aturada de país indefinida’, en el cas d’una sentència condemnatòria. Per acabar d’adobar la cosa la suposada informació afegeix unes declaracions de Joan Canadell en el mateix to agit-prop. Com a colofó Jordi Sánchez emplaça a l ANC i a Òmnium a que assumeixin la responsabilitat de dirigir les protestes tot cercant la unitat d’acció perduda. La desconfiança envers els partits aboca a presos, com Jordi Sánchez, a confiar en la lluita de la ‘multitud’ que suposadament encarnen Òmnium i ANC. 
Estem davant d’una aplicació mecànica i matussera de les tesis sobre els nous moviments socials teoritzades pel filòsof italià abans citat. Això sí, la gresca a generar ha de ser poc revolucionària, molt sorollosa i sense atemorir a la gent benestant. Les elits del país han de seguir prosperant, la independència està per damunt de les classes socials, diuen. Tots sabem que la sentència del Tribunal Suprem esta buscant un moment idoni per veure la llum i no irritar en excés. Sospito que hi hauran penes dures i severes inhabilitacions. Tots sabem, també, que com a reacció se’ns cridarà a ocupar el carrer. I, per molt que es prediqui el contrari, les mobilitzacions aniran acompanyades de contenidors cremats, vidres trencats, carreteres tallades, bretolades i aturades laborals a diferents àmbits de l’administració. Els estudiants faran vaga una vegada més, es manifestaran per la Diagonal i les parets del país apareixeran pintades maleint l’estat opressor... Tot plegat succeirà com expressió i símptoma de malestar i cabreig però... i després de la rauxa què? 
Desprès de la rauxa caldrà tornar a construir. S’han d’acabar les declaracions i les crides que proposen encerclar les institucions i fer por. S’han d’ acabar les llistes negres d’empreses i els boicots. S’ha d’acabar l’escarni i la marginació que es projecta sobre el discrepant. S’ha de reincorporar al diàleg polític a tothom. Caldrà reconstruir i pactar, pactar i pactar sense parar. Fins hi tot potser caldrà aprendre a perdonar en totes direccions.

9.7.19

FONDO...PERO FONDO





PILAR & ELSA ...TOCANDO FONDO



 La inefable Pilar Rahola posee tele amiga y columna periodística permanente bien remunerada. Desde ellas suele ejercer de agorera. A veces acierta. Acertó en su día, desde las páginas de La Vanguardia, cuando aconsejó al ex presidente Jordi Pujol que explicara los orígenes del peculio que atesoraban tanto él, como su esposa y prole. Luego llegó el escándalo y la vergüenza se apoderó del cosmos nacionalista. Pilar le ha dado de nuevo a su pluma pitonisa para narrar que estamos asistiendo a la caída de un simulacro: el simulacro de la unidad del independentismo. Las negociaciones y pactos para gobernar la Diputación de Barcelona le han servido de excusa para lamentar que nadie en el mundo secesionista tiene claras las estrategias, que los intereses de partido se han apoderado del personal y que la cuestión nacional ha sido ladeada. La omnipresente Pilar de TV3 -sin parafrasear a Artadi pero de acuerdo con ella- también afirma que el independentismo ha tocado fondo, que unos y otros pretenden llegar los primeros a la tierra prometida. Anhelan esa cosa tan manoseada que Antonio Gramsci denominó hegemonía. Pero tanto Elsa, como Rahola, obvian lo más grave y triste de la situación. A saber: los ejecutivos procesistas que han gobernado Cataluña a lo largo de estos años han lesionado gravemente la unidad social del pueblo catalán, han perjudicado su economía y bienestar. Tanto los de Puigdemont, como los de Junqueras, no sólo no han conseguido su quimera independentista sino que también han maleado su propio movimiento. No hay unidad si no simulacro dice una; hemos tocado fondo argumenta la otra. Gabriel Celaya en sus ‘Cantos iberos’ escribió: “…nuestros cantares no pueden ser sin pecado un adorno. Estamos tocando el fondo.” Hasta ahora todo ha sido un adorno, un patético adorno exento de belleza y preñado de conflictos.

8.7.19

MÁS LOCURAS EN LA ANC





LA TÁCTICA DEL MIEDO, SEGÚN LIZ 



 La gente de la ANC no tiene rival en la práctica del arte del cambalache. Venden camisetas al por mayor, confeccionan listas para ‘seleccionar’ empresas o montan rutas turísticas patrióticas con final sorpresa y resultado patético. Sus voceros, o voceras, no tienen parangón en el inframundo del frikismo político. Una de ellas, Madame Elisenda Paluzie, es pillada in fraganti rajando contra una profesional de los medios de comunicación a la que, despectivamente, cataloga como morenita ‘española’. Otra, la californiana Elizabeth Castro, ni corta ni perezosa ha recomendado a las huestes secesionistas que el próximo once de septiembre, en lugar de jugar a las performances de colorines, practiquen el miedo y la intimidación… Vaya, que las turbas patrióticas y el ejercito de tractores rodeen los puntos estratégicos del país para amedrentar al personal. Basta con un repaso a los libros de historia para comprobar cuan perversa ha sido la utilización política y religiosa del miedo. La ínclita vocera de la ANC debería saber que la creación de una atmosfera artificial de miedo genera impulsos imprevisibles en sentido opuesto. Para muchos psicólogos el miedo es una emoción capaz de segregar adrenalina y preparar los músculos para el ataque. ¿Acaso es eso lo que pretende la ANC, sus predicadores y voceras? Estoy seguro que la estadounidense Liz Castro reprueba la vieja táctica del Ku Klux klan de amedrantar a sus adversarios -rodeándoles con antorchas y cruces en llamas- amparándose en la oscuridad de la noche. El anonimato que garantiza una acción en grupo de esas características es un síntoma de cobardía. La propuesta de recurrir al miedo, en cualquiera de sus formas o modalidades, es un despropósito que solo cabe en la mente de los fanáticos.

3.7.19

RIDÍCULO INDEPE






PUIGDEMONT INTERRUPTUS



 El prófugo de Waterloo y sus monaguillos han contribuido como nadie al enriquecimiento del vocabulario político y la jerga periodística. A partir de hoy, visto lo visto en Estrasburgo, el concepto ‘Puigdemont interruptus’ pasará a la historia como aquel método que, tras prometer e insinuar instantes intensos inimaginables, se bate en retirada. Y es que, amigos, supongo que el grado de insatisfacción y frustración de los independentistas desplazados hasta las puertas del Parlamento Europeo ha sido notable. Han arribado a la capital alsaciana por tierra y aire, en autocares fletados por la ANC, en vehículos privados, ataviados con merchandising secesionista, esteladas y otros símbolos totémicos. Lo han hecho con la ingenua pretensión de ‘sensibilizar’ a la vieja Europa. Abducidos por el discurso de un montón de irresponsables y vividores aun no han comprendido que no hay nada que no sea digerible o asimilable por la lógica de los estados. Imagínense el panorama: Europa preocupada por cómo se distribuye el poder y se estructuran sus órganos de gobierno mientras un puñado de turistas procesistas vociferan sobre el puente Joseph Bech. Un día redondo para el gremio de la restauración de Estrasburgo, hoteles y farmacias. La reencarnación de la leyenda del Capitán Araña -aquel que embarcaba a todos mientras él se quedaba en tierra- se ha consumado con un ‘Puigdemont interruptus’ a escasos kilómetros de la concentración. Las cosas son así. En este país hemos transitado del tópico de ‘L` Avi turista’ al turista procesista; del concurso de Miss Camiseta Mojada a coleccionar camisetas cada once de setiembre para disgusto de Clara Ponsatí. Eso sí, no se pierdan las declaraciones de un vehemente Eduard Pujol denunciando que es una anomalía la ausencia de los fugados obviando que, lo realmente anómalo es que se escondan.

1.7.19

TARUGO!!





BUCH O BÛCHE 

De porteros de discoteca, al igual que de responsables de Interior, los hay de agradables y desagradables, de eficientes y de inútiles. Toda profesión, o dedicación, tiene sus buenos y sus malos profesionales. La vida es así. Lo preocupante del tema llega cuando a los ciudadanos nos toca lidiar, y aguantar, a gente desabrida y escasa de luces. Con media Cataluña ardiendo, y otra media en peligro de incendio, solo a un conseller de Interior sectario y falto de cintura, como Miquel Buch, se le puede ocurrir poner adjetivos y comillas a la ayuda de la UME del ejército español. Esta gente del Govern son tan mezquinos, tan prisioneros de sus mentiras que incluso en los temas delicados que les toca gestionar aun no han interiorizado aquello de “la republica no existe, idiota”. Pretender a estas alturas de la película seguir triturando al personal con filigranas conceptuales respecto lo que es un estado, o un país vecino, no les va servir de nada a los vividores del ‘procés’. Quizás en estos instantes las mentes calenturientas del ejecutivo catalán están maquinando cómo centrifugar sus responsabilidades de gestión respecto a las catástrofes naturales. Ser tan desagradecido como para no valorar el esfuerzo de los que acuden ayudar es propio de mentes enfermas y fanatizadas. El suma y sigue al que nos viene acostumbrando el mundillo independentista -sobre todo en su vertiente piugdemontista más rudimentaria- va acabar generando toneladas de frustración. Lo dicho, Miquel Buch no es un virtuoso de la política ni un tipo tendente a trabar amistades. Allá él y sus amigos de cofradía, ahora bien, que quede claro que miles de catalanes solemos ser agradecidos con todo aquel que nos echa una mano. Fíjense en la similitud entre Buch y la palabra francesa ‘Bûche’. Esta última significa ‘adoquín’, ‘tarugo’, ‘estúpido’…